Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

"Los inversores se fijan en Macri, pero también en lo que vendrá después"

De visita para que CNV incorpore al CFA en sus programas de idoneidad, Smith reflejó el interés extranjero pero también la cautela para ingresar capital de largo plazo

Los inversores extranjeros están entusiasmados con los cambios en Argentina, pero los fondos de largo plazo, que invierten en las obras de infraestructura que el país necesita, requieren estar convencidos que el cambio es real. "No sólo se están fijando en (Mauricio) Macri, sino también en lo que vendrá después de Macri", dijo Paul Smith, quien lidera el CFA Institute, que certifica a profesionales de la industria de la inversión con altos estándares de educación y éticos, pero sólo cuenta con 200 en Argentina.

"Muchos inversores comenzarán colocando una parte del dinero", agregó, hasta que se convenzan de la "consistencia en la política impositiva, el marco legal, la forma en que los inversores extranjeros son tratados". De visita en Argentina, estuvo reunido con la CNV para incorporar a CFA a la lista de los programas para certificar idoneidad, pero también con Anses y legisladores en el Congreso.

–¿Cómo ven a Argentina los inversores del exterior?
–Los administradores de inversiones alrededor del mundo están entusiasmados. Hay una escasez de buenas inversiones, la tasa es cero en muchos países. Argentina está en un punto de inflexión donde esperamos que el nuevo gobierno velará para que las regulaciones sean más amigables con los inversores. Los inversores odian la incertidumbre, están buscando una política consistente. Fue el gran tema en los últimos 15 años. El tipo de capital que Argentina necesita requiere certidumbre y que el país sea políticamente estable.

Este capital no tiene que estar en Argentina, se tomará su tiempo para decidirse a invertir en el país. Muchos inversores comenzarán colocando una parte de lo que podrían. Y avanzarán conforme vean que el gobierno sostiene el cambio.

–¿Cuánto tiempo puede tomar?
–Es una cuestión acumulativa. Primero, que haya un nuevo gobierno en escena. Segundo que cambien las regulaciones. Un poco del dinero comenzará a ingresar. Y gradualmente el gobierno irá armando una trayectoria. Es una bola de nieve. Algunos inversores están viniendo relativamente rápido, los que toman más riesgo y tienen más flexibilidad. Una porción grande del capital necesita ser convencido de que el cambio es permanente y que durará varios años.


"Muchos inversores comenzarán colocando una parte del dinero", advirtió Smith


Las elecciones legislativas el año que viene serán una señal interesante para saber si las cosas realmente cambiaron.

–Primero ingresará una porción menor del dinero disponible

–Lo que está pasando es que Argentina está ahora siendo monitoreada. Pero se necesitan armar muchas cosas. Después de los diez años que pasaron, los inversores no tienen cuenta, ni custodia, es necesario armar la infraestructura básica. Ingresará y saldrá dinero para ver cómo funcionan las regulaciones, entrarán más en confianza e ingresará más dinero.

–Hoy entran capitales golondrina

–Con un nuevo gobierno, la gente es más optimista y trata de obtener ganancias a corto plazo. Pero lo que realmente Argentina necesita es capital de largo plazo. Y eso toma tiempo porque es un tema de confianza. Es necesario ver que el gobierno realmente cambió. El punto importante es consistencia en la política impositiva, el marco legal, la forma en que los inversores extranjeros son tratados.

–¿Quieren ver qué hará un próximo gobierno?
–Sí. El capital de largo plazo necesita un mínimo de cinco años, probablemente están mirando de cinco a diez años. No sólo se están fijando en (Mauricio) Macri, sino también en lo que vendrá después de Macri. El capital de largo plazo es complicado, necesita evaluar que las cosas realmente cambiaron. Muchos inversores no tienen poder político. China es un gran inversor. No te peleas con los chinos, son un buen amigo para tener. Pero puedes defraudar a los amigos más pequeños y es por lo que realmente están preocupados.


El CFA Institute certifica a profesionales de la inversión pero sólo hay 200 en Argentina


–¿Cuál será el desafío cuando pasemos a ser mercado emergente?
–Ingresa más dinero y eso puede ser difícil de manejar. Muchos de los que siguen el índice son fondos de inversores minoristas. Eso puede ser un desafío porque más dinero entra y sale y la volatilidad puede crecer. Salvo que ese dinero sea igualado por otro tipo de capital, otras instituciones. El mercado no es lo suficientemente grande, se necesitan instituciones domésticas. Argentina no tiene fondos de pensión que tradicionalmente estabilizan.

–¿Que se necesita para que baje el riesgo país?
–Las finanzas públicas son muy importantes. Llevarlas al equilibrio. Que haya un manejo sensato del presupuesto.

–¿También que la baja del déficit fiscal sea más agresiva?
–La gente está más interesada en el sentido de la dirección que en la escala del cambio. La consistencia y la dirección son importantes. Nadie espera milagros. CFA tiene un papel crucial porque somos intermediarios, manejamos el dinero de otras personas. Somos intermediarios entre Argentina y los inversores extranjeros y tenemos que tener las calificaciones y ética correctas en ese papel.

–¿Cómo está Argentina en términos de ética?
–Solamente tenemos 200 certificaciones en Argentina. Es una tasa muy baja de penetración. Necesitamos trabajar más para incrementarla. Por eso estuvimos conversando con los reguladores. El sistema financiero no puede trabajar como debería a menos que esté bien calificado y cuente con la ética que tiene que tener. No conozco la de Argentina, pero es baja la penetración de CFA. Brasil cuenta con 823; el regulador adoptó CFA en su registro. CFA es una calificación global y Argentina está tratando de integrarse al sistema global.

–¿Cómo puede ayudar a Argentina en su relación con el mundo?
–Primero, los jóvenes argentinos toman exactamente el mismo examen que en Nueva York. Segundo, es un examen en inglés. Ellos están en seguida habilitados para hablar el mismo idioma, en términos técnicos y de lenguaje. Es un gran activo.