Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Los gurúes financieros cambian el tablero en Wall Street

Los gurúes financieros cambian el tablero en Wall Street

El fantasma de una gran crisis financiera como la de 2008, está siempre presente en el mercado de renta variable. En las últimas semanas se dio un movimiento bastante peculiar en las bolsas internacionales que encendieron una nueva señal de alerta sobre la solidez de Wall Street. Cada uno a su tiempo, George Soros y Carl Icahn, dos gurúes de las inversiones, han decidido abandonar sus posiciones en el mercado de acciones.

Como contracara, Warren Buffett, otro gigante de las inversiones, desembarcó por primera vez en Apple, pese a su conocida aversión por las empresas de tecnología. ¿Qué está pasando en la bolsa de Nueva York?

Por un lado, Soros recortó por primera vez en más de un tercio su participación en el mercado de renta variable y eligió posicionarse en activos de oro.

En concreto, vendió el 37% de sus acciones y al mismo tiempo, compró una participación de u$s 264 millones en la minera Barrick Gold, lo que representa el 7,36% de su portafolio.

Casi simultáneamente, los inversores se desayunaron con la noticia de que el famoso especulador Carl Icahn se desprendió durante el primer trimestre este año de un paquete de acciones por una suma de u$s 21.500 millones. Al mismo tiempo, por primera vez en su historia, no compró ningún título en esos 3 meses.

No es la primera vez que Icahn advierte que la bolsa estadounidense está muy cerca de explotar con una nueva burbuja. En más de una oportunidad, dijo públicamente que considera que el mercado bursátil está sobrecalentado por la política de bajas tasas y los estímulos monetarios que los Bancos Centrales le han inyectados a las principales economías del mundo. Ahora, pasó del dicho al hecho.

Según un comunicado presentado en la SEC, el inversor se deshizo de la totalidad de su paquete accionario en más de 15 compañías. Lo que más llamó la atención fue su salida de Apple, lo que seguro motivó el desembarco del Oráculo de Omaha. La entrada de Berkshire Hathaway le puso un piso a la caída de los títulos de la firma de la manzanita, aunque no logró contrarrestar el éxodo.