Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Los giros de utilidades se dispararon pero no volvieron a sus niveles anteriores al cepo

El año pasado las filiales locales de empresas extranjeras giraron dividendos por casi u$s 3000 millones, por debajo de los u$s 4500 millones del año 2011

Los giros de utilidades se dispararon pero no volvieron a sus niveles anteriores al cepo

Las filiales de empresas extranjeras en el país giraron en todo el año pasado u$s 2996 millones, el nivel más alto desde 2011 cuando se giraron u$s 4495 millones. En los cuatro años de cepo cambiario, las cifras se mantuvieron en mínimo, pero una vez liberadas de ese las trabas cambiarias no hubo un aluvión de giros al exterior como se temía en 2015.

"Los giros de utilidades y dividendos a través del mercado único y libre de cambios (MULC) totalizaron u$s 410 millones en diciembre (...). En el acumulado del año, los giros de utilidades y dividendos a través del MULC totalizaron u$s 2996 millones, nivel más elevado desde el año 2011, en línea con las flexibilizaciones en el acceso al mercado de cambios producidas este año", explicó el Banco Central (BCRA) en su informe de Balance Cambiario de la semana pasada.

En diciembre, "en la desagregación sectorial, se destacaron los giros de los sectores ‘Oleaginosos y cereales’, ‘Metales comunes y elaboración’, ‘Petróleo’ y ‘Seguros’ por u$s 86 millones, u$s 75 millones, u$s 35 millones y u$s 33 millones, respectivamente, concentrando entre estos cuatro sectores el 56% de los egresos por el concepto", detalló la entidad conducida por Federico Sturzenegger.

Desde que a principios de noviembre de 2011, tras la reelección de Cristina Fernández de Kirchner, la AFIP y el BCRA empezaron a obstaculizar el acceso al mercado cambiario, el giro de utilidades de filiales locales a casas matrices en el exterior empezó a ser seguido de cerca por el Gobierno.

Las autorizaciones pasaron a hacerse una por una y, en 2015, momento en que las reservas quedaron en serio jaque, el cierre fue total: se transfirieron u$s 100 millones en concepto de distribución de dividendos y transferencia de utilidades en todo el año. En 2014 fueron u$s 1316 millones, en 2013 u$s 1344 millones y en 2012 u$s 253 millones.

Antes de la salida del cepo cambiario, distintas consultoras estimaban en más de un tercio de las reservas las utilidades que las filiales locales de empresas extranjeras no habían podido girar al exterior, en base a los cerca de u$s 4000 millones anuales en giros de dividendos que se movían en los años previos a la instauración del cepo.

Los cálculos de los economistas iban desde los u$s 8000 millones a los u$s 12.000 millones, que hacían temer un aluvión de salida de divisas en caso de eliminarse las trabas que componían al cepo.

El aluvión finalmente no se concretó, porque al nuevo precio del dólar que emergió el 17 de diciembre de 2015 las empresas no se volcaron a girar todos los dividendos adeudados (alguna recurrieron a inversiones inmobiliarias ante las trabas al giro al exterior, por ejemplo) y porque parte del flujo quedó fuera del MULC: se movió a través del contado con liquidación y la sobrefacturación de importaciones.