Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Los bancos pronostican un real de hasta 4,50 por dólar para fin de año

El día después del "Sí al impeachement" a Dilma de los diputados, el real, que venía fortaleciéndose, cedió 2%, hasta 3,597 por dólar pero fue el Banco Central el que se encargó de frenarlo. El Bovespa perdió 0,6% por presión externa pero sube 20% este año. Según el promedio de 14 bancos citados por Bloomberg, el real estará por arriba de los 4 por dólar a fin de año

Los bancos pronostican un real de hasta 4,50 por dólar para fin de año

Luego de que la votación en Diputados dejara a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, al borde del impeachment, los inversores se preguntan qué será del futuro económico del país. Si bien lo que sobran son dudas, primero porque Rousseff todavía no fue destituida y segundo porque es una incógnita qué es lo que podrá hacer su sucesor, el vicepresidente Michel Temer, lo que asumen en la City es que el año "está perdido". Por eso es que al momento de buscar una referencia, como las previsiones para el real, los bancos tienen pronósticos tan dispares: para fin de año 14 entidades ven a la moneda entre los 3,58 y los 4,50 por dólar, mientras que el promedio da 4,01 por dólar. Esto es, que más allá de la recuperación que vino ligada a la eventulidad del juicio político, volvería a debilitarse.

Ayer el real se depreció un 2% hasta 3,597 para la venta. Dado que la moneda llegó a valer 3,53 por dólar, el Banco Central de Brasil intervino para evitar que siguiera recuperando terreno y ofreció u$s 4.000 millones en derivados.

De concretarse el peor de los pronósticos, el de Barclays, la moneda brasileña se hundiría a fin de año un 25%. En cuanto a la variación anual, sería menor, ya que el real abrió 2016 a 4,03 por dólar; si lo cerrara en 4,50, la devaluación anual sería de 11,6%.

"Cualquier político que asuma la presidencia de Brasil tendrá dificultades para introducir medidas para arreglar la economía, porque la receta para salir de la crisis contiene muchas decisiones impopulares como, por ejemplo, cambiar reglas del sistema de jubilación. Por este motivo, imagino que después de un corto período de encanto por la nueva administración, la percepción de que los retos son los mismos deberán provocar alguna devaluación del real hacia el fin del año", dijo Jankiel Santos, economista jefe del banco de inversión Haitong.

Por su parte, el especialista en mercados internacionales Luis Palma Cané sostuvo que el país vecino enfrenta dos escenarios, uno negativo y uno positivo o favorable: "Suponiendo que Dilma deja el poder, existe un lado positivo, se espera que un gobierno de Temer sea más afín al establishment, más market friendly, mientras que por el lado negativo se vienen 180 días de incertidumbre, en los cuales hay que ver cómo sigue la acusación que caer sobre Temer por el Petrolão".

En esa línea, el experto anticipa que en un escenario favorable, el real no debería superar los 3,80 por dólar. Asimismo, aclaró que una devaluación mayor perjudicará a la Argentina, porque si la moneda de su principal socio comercial se abarata, también se vuelve más competitiva. De todas formas, Palma Cané cree que "el año está perdido", y que en el mejor de los casos la economía brasileña podría desacelerar la caída. Según el último Focus del Banco Central de Brasil, la expectativa es que el PBI cierre este año en 3,8% negativo, la misma previsión que dio el Fondo Monetario Internacional (FMI) la semana pasada. No obstante, un mes atrás, el mismo Focus calculaba un resultado levemente mejor, una contracción de 3,6%. Cabe citar que Brasil enfrenta la peor recesión desde 1930.

En cuanto a la reacción del Bovespa a la aprobación en Diputados, cedió 0,6%, tanto por la dependencia de la bolsa al contexto externo y como por la toma de ganancias. Es que el índice paulista venía subiendo un 20% en el año, impulsado por la posibilidad de que se llevara a cabo el juicio político.

Una de las acciones de mayor peso, las de Petrobras, de derrumbaron un 4,6%, en sintonía con la debilidad que mostraron los precios del petróleo. El crudo volvió a caer debido al fracaso de las negociaciones en Doha entre naciones de la OPEP y países fuera del cártel para congelar la producción de oro petróleo.