Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Los algoritmos han desterrado a los traders de Wall Street

Goldman Sachs ha reemplazado casi en su totalidad a los operadores de su mesa de dinero por algoritmos automatizados, que procesan gran cantidad de información en segundos. La disputa es ahora entre los hombres de negocios y los ingenieros informáticos, que programan esas aplicaciones

Los algoritmos han desterrado a los traders de Wall Street

Los recintos llenos de agentes de bolsa que gritan nerviosos "comprá", "vendé" en Wall Street , tan propios del imaginario popular, son cosas del pasado. El avance de las aplicaciones tecnológicas ha hecho que los gigantes de la industria financiera reemplacen a sus traders y altos ejecutivos por programas digitalizados y robots.

Por ejemplo, la mesa de dinero de Goldman Sachs en Estados Unidos pasó de tener 600 operadores en pleno auge del mercado a comienzos de 2000 a sólo dos empleados en la actualidad. Los programas automatizados de trading se apoderaron de la escena y los expertos en finanzas fueron reemplazados por más de 200 ingenieros informáticos.

Según reportó el MIT Technology Review, la revista de tecnología de la prestigiosa casa de estudios estadounidense, en un reciente simposio sobre el impacto de la informática en las actividades financieras, Marty Chavez, subdirector financiero de Goldman Sachs explicó como fue la migración "de humanos a robots" en los últimos 15 años en la bolsa.

Chavez afirmó que incluso las áreas dedicadas al comercio de monedas y la banca de inversión también sentirán en breve este impacto.

Actualmente, el 45% de las operaciones bursátiles se realiza en forma electrónica, según Coalition, una consultora británica que sigue de cerca la actividad de los mercados. Las máquinas no sólo han desplazado a empleados administrativos, sino que han conseguido dejar sin empleo a profesionales bien pagos.

De esta manera, las firmas se ahorran mucho tiempo, ya que los algoritmos pueden procesar gran cantidad de información en segundos, y dinero.

Las operaciones donde el precio de lo que se vendía se podía determinar fácilmente en el mercado fueron las primeras en ser remplazadas por complejos algoritmos, algunos capaces de repetirse automáticamente.La principal ventaja que proveen los algoritmos de trading es la minimización del impacto en el mercado de las operaciones de gran volumen, reduciendo los costos de ejecución y mejorando la eficiencia en varios mercados. Ahora, las áreas de comercio de monedas y futuros, que no son operadas en una bolsa de valores como en NYSE están siendo cada vez más automatizadas. Para esto, los algoritmos han comenzado a emular cada vez con mayor precisión los comportamientos de un "trader humano".

En su viraje hacia la automatización Goldman Sachs no ha dejado de contratar ingenieros informáticos hasta llevarlos a un tercio de todo su personal. El próximo paso que dará la compañía será la automatización de las tareas de su banca de inversión, trabajo que hasta ahora se llevó adelante gracias a las habilidades comerciales y de relacionamiento de sus operadores. Otro de los hitos de Goldman Sachs es su nueva plataforma de crédito al consumidor, Marcus, destinada a la consolidación de los resúmenes de tarjetas de crédito, que opera sin ningún tipo de intervención humana.