Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Las tasas de los depósitos bajaron 5 puntos pero las de préstamos sólo 1

La baja de tasas que encara el BCRA se traduce en menos rendimientos para los ahorristas pero no en menores costos para los que toman créditos personales. Según los bancos es porque antes existían topes normativos, menores encajes y costos de comercialización que se movieron a la par de la inflación y no de la tasa de referencia

Las tasas de los depósitos bajaron 5 puntos pero las de préstamos sólo 1

La tasa de interés de referencia, la de la letra Lebac a 35 días, perdió casi 10 puntos porcentuales desde fines de abril, su último pico. Sin embargo, el costo financiero que pagan los consumidores por los préstamos personales aflojó apenas 0,8 puntos porcentuales en el mismo período, una diferencia que en el sector explican por la eliminación de topes a las tasas, porque los costos de comercialización de créditos se han movido a la par de la inflación y por decisiones del Banco Central (BCRA), la suba de encajes, que encareció el fondeo de las entidades.

En materia de tasas, los usuarios y consumidores se están llevando la peor parte: el rendimiento de sus ahorros baja mientras que el costo de financiarse se sostiene.

Por un lado, las tasas de las letras Lebac caen a toda velocidad, las que pagan los bancos por sus ahorros a plazo fijo acompañan –perdieron 5,1 puntos porcentuales entre abril y agosto. Por el otro, el costo de financiarse a través de un préstamo personal prácticamente no siente el efecto de la relajación de la política monetaria: pierde 0,8 puntos desde abril y sólo 1 punto porcentual desde enero, su mes récord.

Los plazos fijos nunca llegaron a gozar del todo la suba de tasas patrocinada desde la entidad que conduce Federico Sturzenegger en dos tramos: cuando llevó a la tasa de la Lebac más corta al 38% en diciembre pasado y cuando la devolvió a ese nivel en marzo último. La tasa promedio de los plazos fijos minoristas (de menos de $ 100.000) llegó a promediar 27% en diciembre y 27,3% en mayo –tras subas de menos de 1 punto porcentual respecto a meses anteriores–, siempre a más de 10 puntos porcentuales de distancia de las letras del BCRA. Los depósitos mayoristas reaccionaron mejor, pero siempre lejos de las subas de la tasa de referencia.
La poca mejora en el premio por ahorrar no impidió que desde noviembre, antes de la suba de tasas, los depósitos a plazo en bancos crecieran 20,3%, $ 8328 millones de nuevas colocaciones. En el mismo período la tenencia de Lebac fuera de las entidades financieras creció 257%, $ 238.489 millones comparando los promedios de noviembre con los de agosto. Los plazos fijos no fueron el mejor lugar donde aprovechar la suba de tasas.

Siempre desde el punto de vista del usuario minorista, toda esta volatilidad de tasas sólo se sintió al momento de las alzas, nunca de las bajas. Las tasas de préstamos personales pasaron de promediar 36,9% en noviembre a 43,2% en enero, 6,3 puntos porcentuales de suba. En abril tuvieron otro pico del 43,1% promedio, sólo para sostenerse en 42,4% el mes pasado a pesar de la baja de tasas.

Según explican en el sector, el principal factor de explicación de la suba no fue monetario sino regulatorio.
Con fecha del 17 de diciembre, día de la eliminación del cepo cambiario, el BCRA eliminó de pisos a los rendimientos de los depósitos y de topes a los préstamos personales, entre otras vías de financiamiento.

"Lo principal es la eliminación del cap, mientras que después no ves una baja de las tasas a la par de las Lebac porque se trata de plazos distintos: un préstamo personal tiene un período de vida de 4 años, el plazo fijo de 30 días", dijeron.

Más tarde, además, el BCRA elevó los encajes bancarios en mayo para acompaña su política de baja de tasas sin que los bancos volcaran demasiado circulante a la calle, con lo cual para las entidades se encareció el costo de fondeo sin que ello repercutiera en una mejoría para los ahorristas.

Otro factor son los costos del préstamo personal, que no siempre son monetarios. "La tasa de referencia no es tan determinante para la de los préstamos personales, porque otros elementos tienen una influencia mayor", dijo Guillermo Barbero, analista de First Corporate Finance Advisors. "La logística, los alquileres, los salarios y toda la estructura necesaria para la venta tiene una incidencia mucho mayor, y esos costos subieron con la inflación, no con la tasa."