Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Las condiciones financieras mejoraron nuevamente en marzo

El indicador elaborado por el Instituto Argentino de Ejecutivos en Finanzas (IAEF) y la consultora Econviews marcó un nuevo récord desde octubre de 2007. De esta forma, las condiciones financieras permanecieron en zona de confort por noveno mes consecutivo.

Las condiciones financieras mejoraron nuevamente en marzo

En marzo, el Índice de Condiciones Financieras (ICF) mejoró por segundo mes consecutivo y sumó 1,5 puntos con respecto a febrero al alcanzar 55,1 puntos. El indicador elaborado por el Instituto Argentino de Ejecutivos en Finanzas (IAEF) y la consultora Econviews marcó un nuevo récord desde octubre de 2007. De esta forma, las condiciones financieras permanecieron en zona de confort por noveno mes consecutivo. 

“Mientras las condiciones locales se deterioraron levemente en el mes por un peor desempeño relativo de las acciones argentinas —habían crecido con fuerza en los dos meses previos— las condiciones externas volvieron a exhibir un avance de la mano de mayor confianza entre bancos y liquidez global”, dijeron los creadores del ICF en un comunicado. 

Históricamente, la economía argentina creció cuando las condiciones financieras permanecieron en zona de confort durante un lapso de tiempo prolongado. En este sentido, señalaron que “a pesar de que el último dato del Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE-INDEC) mostró un retroceso de 0,5% mes contra mes de acuerdo a la serie desestacionalizada, en términos interanuales la actividad avanzó 1,1% según la serie con estacionalidad, la primera suba de la serie desde marzo del año pasado”.

El ICF resume las condiciones financieras argentinas, principalmente, la disponibilidad y el costo del financiamiento. Para calcularlo se utilizan 20 variables financieras de acceso público y se promedia un subíndice de condiciones locales y otro de condiciones internacionales. La mejora del índice registrada en marzo se explicó por un desempeño favorable de los parámetros externos que contrarrestó el leve retroceso de las condiciones locales. 

Las variables locales alcanzaron 32,4 puntos en marzo, si bien estuvieron 0,1 puntos por debajo del mes anterior, permanecieron en zona de confort, tal como sucede desde febrero de 2016. Este pequeño deterioro se originó por una desaceleración en la buena performance de las acciones argentinas, que habían crecido con fuerza en los dos meses previos, y también por un menor crecimiento de depósitos en dólares en comparación a meses anteriores, que habían experimentado un fuerte impacto del blanqueo de capitales. “Estas desaceleraciones fueron parcialmente compensados por una caída en la tasa Badlar privada, menor devaluación esperada y menor riesgo legislación”, explicaron IAEF y Econviews.

El deterioro en las condiciones locales fue más que compensado por un nuevo repunte en las variables externas, que se mantuvieron por encima de los niveles previos al triunfo de Trump y alcanzaron nuevamente el mejor registro desde 2014. En marzo, el subíndice internacional alcanzó los 22,7 puntos y mejoró 1,7 puntos con respecto a febrero. “Esta performance se vio impulsada por una mayor confianza de bancos, mayor liquidez global y menor riesgo de emergentes”, comentaron los creadores del ICF. Y agregaron: “Este avance en el índice no fue mayor aún debido a un aumento en la volatilidad en acciones emergentes, en commodities y en acciones de Estados Unidos, en un contexto en donde la suba de tasas de la Fed en marzo añadió incertidumbre a pesar de estar descontada en el mercado”.

Las condiciones financieras muestran una mejora sustancial con respecto a un año atrás, de 63,4 puntos. Según indicaron, casi el 60% de la mejora anual de las condiciones financieras se explica por el avance de 36,9 puntos que tuvieron las variables externas, aún a pesar de los temores que disparó la elección de Trump. Dicha performance se sustentó en una menor volatilidad en acciones y un menor riesgo de emergentes, sumadas a una menor inflación esperada en Estados Unidos y una reducción en la volatilidad de commodities. Por su parte, las condiciones locales mejoraron 26,6 puntos en el último año, de la mano de una menor inflación núcleo mensual, una baja en la tasa Badlar y menor devaluación esperada.