Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Las bolsas europeas cayeron con un ojo puesto en Wall Street

Los principales mercados del Viejo Continente ajustaron posiciones también cautelosos del resultado de la próxima reunión de la OPEP.

Las bolsas europeas cayeron con un ojo puesto en Wall Street

Las principales bolsas del Viejo Continente concluyeron la jornada con signo negativo, en sintonía con los ajustes que muestran los indicadores en  Wall Street.

También influyó en la cautela de los inversores la proximidad de la reunión que mantendrá la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) con países por fuera del cartel en la que intentará llegar a un acuerdo para recortar la producción.

En Inglaterra, el FTSE 100 bajó 0,60%, hasta situarse en los 6799,47 puntos; y en España, el IBEX 35 retrocedió 0,64%, hasta los 8619,30 enteros.

En Alemania, el DAX 30 cayó 1,09%, hasta las 10.582,67 unidades; mientras que en Francia, el CAC 40 descendió 0,88%, hasta ubicarse en los 4510,39 puntos.

Además, los ojos de los inversores, sobretodo europeos, también están puestos en el referéndum del próximo domingo en Italia.

En ese país, el FTSE MIb cayó 1,81%, hasta los 16.216,95 enteros.

Las encuestas anticipan una derrota de la reforma constitucional defendida por el primer ministro, Matteo Renzi.

La derrota podría complicar su continuidad al frente del gobierno italiano o, al menos, debilitar su posición para introducir nuevas reformas.

El temor a una nueva fase de incertidumbre política en Italia, en medio del auge de partidos contrarios al euro, pasó factura a su prima de riesgo, cerca ya a los 190 puntos básicos.

El diferencial negativo respecto a España alcanza ya los 50 puntos. Pero un rebrote de la tensión en Italia podría pasar factura al resto de mercados periféricos, y a la cotización del euro.