Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La volatilidad se disparó hasta un 84% en el mercado brasileño tras la crisis política

La volatilidad se disparó hasta un 84% en el mercado brasileño tras la crisis política

Luego de las escuchas telefónicas que comprometieron al actual presidente Michel Temer, las acciones sufrieron importantes caídas en dólares y la divisa norteamericana funcionó como cobertura ante la escalada de incertidumbre, con un avance de 7% en las últimas ruedas. Las acciones se mantienen un 13% en dólares debajo de los valores registrados hace una semana atrás y el índice de volatilidad tocó máximos del año la semana pasada, subiendo un 85% desde el miércoles pasado: actualmente se ubica un 38% por encima de los niveles de hace cinco días.

Operadores del mercado en Brasil consultados por El Cronista sugieren que esto llega en el peor momento ya que pone en dudas las posibilidades de que la economía logre despegar. "Desde comienzo de año el humor entre empresarios e inversores había cambiado y se pensaba en que era posible la salida de la crisis. Esto pone todo en ‘stand by" ya que para salir de la crisis se necesitan medidas económicas y leyes que propone el Ejecutivo y aprueba el Congreso. Con una crisis política como ésta, se dificulta la posibilidad de encarar esas reformas y se retrasa el fin de la recesión económica".

El impacto negativo de la noticia que involucra a Temer fue tal para las acciones brasileñas que el índice de volatilidad tuvo el salto semanal más importante desde 2014 subiendo un 84% en los últimos días. En septiembre de 2014 Brasil se prestaba a llevar adelante las polémicas elecciones presidenciales que dio a la formula Rouseff-Temer como presidente y vicepresidente de Brasil hasta 2018.

La duda hacia adelante es ver cómo Brasil resuelve desde el punto de vista institucional la crisis política actual aunque para los mercados es difícil saber en el corto plazo cuáles pueden llegar a ser los próximos movimientos de las acciones y del tipo de cambio. Por eso lo recomendable, al menos de corto plazo, es mantener cierto nivel de cautela ya que este tipo de eventos son prácticamente imposibles de anticipar y las carteras que tengan incorporados activos financieros brasileños sin dudas terminarán sufriendo. La diversificación termina siendo clave y manejar el riesgo en los portafolios es fundamental, entendiendo que este tipo de circunstancias pueden darse en los mercados financieros.

La incertidumbre que instaló en el mercado llega al punto de que los inversores aún no saben cómo asimilar las noticias ni los discursos tanto de Temer como de la oposición. ¿Es bueno o malo para las acciones que Temer se vaya? ¿Es bueno o malo para las acciones que Temer se quede hasta 2018? Los fundamentals de Brasil sí cambiaron ya que el dólar subió más de un 7% en las últimas ruedas y la crisis política genera cambios de expectativa, que es lo que más necesitaba modificar Brasil en el corto plazo. Que suba el dólar puede ser positivo para que Brasil sea más competitivo pero negativo para muchas compañías (como Petrobras) altamente endeudadas en dólares. Es cierto también que la compañía petrolera estatal está en un proceso de reestructuración de deuda y de reorganización interna luego de semejante crisis en los últimos años.

¿Es esta baja de las acciones de Brasil una oportunidad de compra? Probablemente lo sea y difícilmente este nuevo escenario lleve a los precios de regreso a niveles registrados a comienzo de 2016 cuando el fondo EWZ valía 17 dólares (hoy vale 33 dólares) o Petrobras valía 2.75 dólares (hoy vale 8.65 dólares). Brasil ha demostrado ser una inversión de largo plazo aunque día a día se pone a prueba esa estrategia.

Para quien vea a Brasil como una inversión de largo plazo, esta caída será atractiva pero habrá que esperar un buen tiempo para confirmar esa expectativa.