Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La tasa interbancaria saltó al 36% por la suba de encajes bancarios

La tasa interbancaria a un día saltó casi 4 puntos porcentuales y llegó al 36% ayer, primer día de vigencia del aumento a encajes que decidió el Banco Central (BCRA) para sacar pesos de la plaza sin tener que pagar tanto por ellos con sus emisiones semanales de Lebac. La medida le permitió a la entidad conducida por Federico Sturzenegger mantener una política monetaria restrictiva a pesar de los 3,75 puntos que recortó al rendimiento de sus letras durante mayo y evitar, así, un rebrote inflacionario.

La tasa de call a un día entre entidades de primera línea pasó del 32,25% al 36% anual ayer, primero día de junio. La tasa de call entre entidades de segunda línea pasó del 33,75% al 39% anual. Son subas del 11% y del 15,56% en el costo de fondeo de corto plazo, una prueba de lo poco líquido que está el sistema.

Los saltos en las tasas de corto plazo se dieron como resultado del comienzo de la vigencia de una nueva norma del BCRA decidida hace pocos días. La semana pasada el directorio de la entidad anunció “una suba de encajes de 2% (discriminada en un aumento de 2,5% para depósitos a la vista y de 1,5% para depósitos a plazo) para el mes de junio, y por un porcentaje equivalente para el mes de julio”. Lo hizo para dar margen a la baja de tasas de Lebac sin inyectar demasiados pesos a la economía.

Cálculos del merado estimaban en $ 50.000 millones el monto que saldría de la calle entre junio y julio juntos como resultado de esta suba de encajes. En el mercado estimaban que ayer, en el primer día de vigor de la suba, alrededor de $ 15.000 millones habían tenido que ser inmovilizados por las entidades financieras.

En el sector estiman que esta suba de tasas de corto plazo se va a traducir en aumentos de las tasas de préstamos y depósitos el sistema.