Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La tasa de la Fed recién subiría en junio y no complicaría a la Argentina

Luego del incremento de las tasas en diciembre último se espera que Janet Yellen no anuncie cambios en las tasas de interés hasta el segundo semestre del año. En un contexto de tasas negativas tanto en Europa como en Japón, analistas locales afirman que se extiende la ventana de oportunidad para que el Gobierno salga a captar capitales extranjeros, con un buen rinde pero sin demasiado encarecimiento

La tasa de la Fed recién subiría en junio y no complicaría a la Argentina

Los mercados internacionales estarán atentos al discurso que hoy brinde la presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos, Janet Yellen, respecto de una eventual suba de tasas de interés. Y la Argentina no es la excepción. Es que si se cumplen las previsiones del consenso financiero global, la Fed no anunciará ninguna modificación en los tipos de interés (hoy en 0,25-0,50%) hasta el segundo semestre de este año y eso es favorable para el país, en el contexto de búsqueda de financiamiento externo.

Los analistas locales reconocen que, si bien se prevé que los funcionarios de la Reserva Federal adelanten que la esperada alza de tasas no está tan distante, a partir de una mejora en los niveles de inflación y del mercado laboral estadounidense; que el Banco Central de EE. UU. haya decidido morigerar su estrategia de quita de estímulos al mercado, puede verse como una oportunidad favorable a la intención de Macri de salir a buscar capitales al exterior.

Las nuevas proyecciones de los 17 miembros de la Fed apuntarían a tres o posiblemente dos alzas de tasas en el 2016, menos que los cuatro aumentos previstos para este año en diciembre, la ultima vez que los pronósticos fueron publicados. "Después de diciembre, el mercado dió por descontado que para fin de año las tasas estarían en 1%. Sin embargo, indicadores mixtos de las últimas semanas imprimieron cautela a la quita de estímulos", dijo Juan Pablo Rondero, economista de Abeceb.

"La Fed se mantiene en la posición de que su política de tasas es "data dependiente", por lo que los cambios que realicen están sujetos a la evolución de la economía, tanto la de Estados Unidos, como los datos de la economía global", explicó Luis Palma Cané, director de Fimades Consultora.

La semana pasada, el Banco Central Europeo anunció una reducción de la tasa de depósito a -0,4%, en una clara penalización de los bancos de la zonaeuro por guardar dinero en vez de prestarlo. Algo que ya había hecho el Banco Central de Japón a principio de año. "Esto es favorable para la Argentina ya que, por un lado, no se van a incrementar los costos de deuda internacional. Por el otro, significa que se mantiene en el mundo un contexto de enorme liquidez", afirmó.

La expectativa del mercado es que recién para el segundo semestre de este año, la autoridad monetaria estadounidense vuelva a revisar sus tasas al alza. "Se espera que se anuncie una pequeña subida a partir de junio, pero con poco impacto para las bolsas internacionales" señaló el economista José Siaba Serrate consultado por este medio.

"Con este escenario de tasas controladas, la Argentina sigue bien encaminado en su objetivo de atraer capitales ya que puede ofrecer buen rinde a inversores internacionales sin encarecer demasiado su deuda", dijo Leonardo Chialva de Delphos Investment. "Lo que parecía ser un año de encarecimiento de crédito, terminará siendo uno sin mayores sobresaltos, especialmente en un contexto de tasas negativas tanto en Europa como en Japón", agregó.

Sin embargo, los analistas reconocen que el Gobierno de Macri deberá aprovechar este "tiempo de gracia" y agilizar su plan de apertura al mundo. "Si bien es cierto que las tasas comenzarán a subir tarde o temprano, lo hacen desde el subsuelo", recordó Rondero.

En la agenda de reapertura global, el Gobierno debe finiquitar lo más pronto posible el arreglo con los holdouts, ordenar la macro y mejorar la situación de su marco regulatorio. "En un contexto más complicado para que los emergentes a la hora de conseguir financiamiento, luego de 10 años de fiesta de tasas, la Argentina tiene ahora la oportunidad de convertirse en la excepción de la región, si hace las cosas bien", agregó.