Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La incertidumbre sobre las retenciones a la soja en Argentina impactó los precios de Chicago

La oleaginosa disponible para septiembre subió un 0,38%, pero los contratos largos cerraron en negativo. Por su parte, el maíz y el trigo cerraron al alza.

La incertidumbre sobre las retenciones a la soja en Argentina impactó los precios de Chicago

Los contratos de granos terminaron en alza, después de los retrocesos de la jornada de ayer producto de las estimaciones de cosecha récord de maíz y soja en los Estados Unidos por parte del Departamento de Agricultura de ese país (USDA, por sus siglas en inglés). Sin embargo, sólo el contrato más cercano de la oleaginosa terminó en positivo.

La soja disponible para septiembre subió un 0,38% hasta los u$s 357,15 por tonelada, mientras que todas las posiciones futuras cotizaron a la baja, con pérdidas entre u$s 0,37 y u$s 0,46 por tonelada.

Los datos arrojados por el USDA el lunes siguen presionando los precios, aunque también influyó “la incertidumbre acerca de los planes de Argentina para las exportaciones de soja” y estas dudas  “se hicieron sentir para los futuros con vencimiento más lejano”, consideraron desde la consultora Granar. Esto se debe a que el Gobierno argentino pospondría la reducción en un 5% de las retenciones a la soja para el año que viene, ya que no está contemplado en el presupuesto 2017.

Por su parte, los subproductos cerraron en con cotizaciones diferentes: el aceite cayó un 0,15% hasta los u$s 694,44 por tonelada, aunque las posiciones futuras subieron, mientras que la harina subió un 1,70% hasta los u$s 347,99 por tonelada, y las posiciones más lejanas cerraron a la baja.

El maíz trepó un 0,93% y cerró a u$s 126,86 por tonelada, a pesar de que las estimaciones de un aumento en la producción estadounidense, como así también de la argentina.

Según Granar, “el precio fue sostenido por los elevadores, procesadores y las terminales de los Estados Unidos, que no dejaron que siga cayendo. Además, en el mercado estiman que los incrementos en la cosecha china de maíz no va a ser tal, desconfían un poco de los números y que va seguir sostenida la demanda del cereal”.

Por último, el trigo disponible para diciembre subió un 0,49% hasta los u$s 148,08 por tonelada. Los precios del trigo fueron alentados por los mercados europeos, sostenidos a su vez por débiles exportaciones francesas.

El organismo para-estatal France AgriMer anunció que prevé una caída importante de las exportaciones francesas este año, de 15,6%, hacia el resto de la Unión Europea y principalmente de 62,8% hacia terceros países, luego de que las cosechas se vieran afectadas por el clima.

Los futuros de trigo fueron respaldados también por un dólar débil que reforzó las perspectivas de  una mayor demanda exportadora para el cereal estadounidense. 

En Argentina

La soja cerró a la baja, presionada por las caídas que reportaron los futuros largos en Chicago. En Rosario, cerró a $ 3.750 (unos u$s 249,5) por tonelada, desde los $ 3.800 del martes. 

En el Mercado a Término de Buenos Aires (MATBA), la soja para entrega a Mayo 2017, cayó 50 centavos de dóalr a u$s 250 la tonelada. El trigo para Enero 2017 quedó a u$s 143,50. El maíz Abril 2017 repuntó 50 centavos y cerró a u$s 145,50.

Entre las noticias del agro nacional, se destacó que la superficie destinada al maíz en Argentina crecerá un 18% en la temporada 2016/17, lo que resultaría en una cosecha de entre 33 millones y 35 millones de toneladas, según informó la Bolsa de Rosario.

Los agricultores sudamericanos sembrarían un 57% más de superficie con las semillas de soja de segunda generación de Monsanto RR2 Pro en la nueva temporada que comienza el jueves, según informó la compañía.                

Intacta de Monsanto Co, modificada genéticamente  para tolerar el glifosato y resistir a las orugas, fue sembrada en 14 millones de hectáreas en Brasil, Argentina, Paraguay y  Uruguay en la temporada 2015/2016.  Los productores sembrarían entre 18 millones a 22 millones de hectáreas esta temporada, dijo Maria Luiza Nachreiner, jefa de operaciones para Sudamérica de Monsanto, en una entrevista antes de que la compañía anunciara que aceptó una oferta de  adquisición de Bayer.     

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) estimó que este año las inversiones en la compra de maquinaria agrícola sumarán un monto de alrededor de u$s 1.650 millones, lo que representa un incremento del 14% respecto a 2015.