Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La soja subió en Chicago por la depreciación del dólar y los temores de sequías

La oleaginosa trepó un 1,54% y ubicó casi en u$s 423 por tonelada. También fue apuntalada por el alza de Wall Street y el petróleo.

La soja subió en Chicago por la depreciación del dólar y los temores de sequías

La oleaginosa subió en Chicago en una jornada impactada por la depreciación del dólar y los temores de sequías. A su vez, en un contexto donde las bolsas internacionales y el precio del petróleo lograron importantes repuntes, luego de las caídas provocadas por el "brexit".

La soja disponible para julio trepó u$s 6,43 por tonelada, un 1,54% y se ubicó en u$s 422,74 por tonelada, mientras que la disponible para agosto subió un 1,46% y llegó a los u$s 421,17 por tonelada.

Principalmente, debido a la debilidad del dólar frente a las principales divisas internacionales, la preocupación por el clima caluroso que azota al Medio Oeste estadounidense que traería consigo problemas de sequía y a la buena demanda del grano de dicho país.

“No sólo afectó la baja del dólar, sino también que los operadores están temerosos de que no llueva por el calor, al mismo tiempo que se espera que China estará bastante activa en las compras de soja norteamericana”, aseguraron desde la consultora Granar.

Otro dato que impulsó los precios fue que el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), sostuvo que la cosecha de soja se encontraba en un 72% en “condiciones buenas a excelentes”, lo que significó la reducción de un punto porcentual con respecto a las mediciones de la semana pasada.

En cuanto a sus subproductos, los movimientos fueron dispares: en el caso del aceite disponible para julio, se produjo una caída del 0,47% y se ubicó en u$s 685,85 por tonelada, mientras que la harina subió un 2,18%, ganó u$s 9,26 y cotizó a u$s 432,54 por tonelada.


En lo que va de junio, la soja acumula una suba de 4,56%, hasta los u$s 18,46 por tonelada.


El maíz cerró sin cambios para la posición de julio y se quedó en los u$s 151,67 por tonelada, mientras que el disponible para septiembre cerró un 0,12% abajo y descendió hasta los u$s 153,04 por tonelada.

La toma de ganancias por parte de los fondos especulativos empujó los precios hacia la baja, aunque el dólar, los problemas climáticos, donde prevén para la semana próxima altas temperaturas, moderaron las caídas.

En cuanto al trigo, el retroceso de los valores para las posiciones de julio fue del 0,67% y cerró a u$s 163,05 por tonelada. Los motivos que presionaron al cereal para que cotizara en terreno negativo fueron la gran oferta y débil demanda mundial y, especialmente el avance de la cosecha norteamericana, cuatro puntos porcentuales por encima del promedio de los últimos cinco años, lo que provocó que el 45% de la siembra ya fuera levantada.

A esto se le sumó que Egipto, el mayor comprador de éste cereal del mundo, reportara buenos stocks hasta 2017, por lo que las ventas podrían verse afectadas.

Sin embargo, el estado del trigo cosechado en los Estados Unidos mostró un descenso; el cultivo que se encuentra en la categoría de “condiciones buenas a excelentes” bajó a 72%, contra el 76% publicado la semana anterior.

En Argentina, la soja cerró con ganancias por segunda jornada consecutiva, alentada  por el interés que mostraron los compradores.                 

En la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), donde opera el principal mercado de granos del país, la soja cerró a entre 4.300 y 4.400 pesos (288/295 dólares) por tonelada, desde los entre 4.200 y 4.300 pesos del lunes.