La revolución del crédito: Lending Club sale a la Bolsa y se expande el fenómeno del crédito "entre personas"

Es la plataforma de préstamos persona a persona más grande del mundo y su precio en Bolsa la ubica entre las mayores ofertas públicas de una empresa de Internet

La tecnología parece haber modificado todo: la industria del crédito también. Primero, para tomar nota, ya no se trata de una industria en el sentido "clásico". Contrariamente a lo que se cree, lo último es, casi, lo primero: las personas han vuelto a prestarse dinero entre ellos. Los crédito "peer-to-peer" o "p2p" (entre particulares) que utilizan generalmente una plataforma on-line para conectar oferta y demanda parecen ganar cada día mayor cantidad de adeptos. De esto dan cuenta no sólo los desarrollos en los mercados financieros sofisticados como el de Estados Unidos con el Lending Club, sino también en la Argentina, donde la plataforma local de Internet Afluenta (www.afluenta.com) está a un paso de convertirse en un fenómeno regional.

Uno de los datos es la salida a bolsa del Lending Club que tendrá lugar hoy. La firma busca recaudar más de u$s 900 millones y está ofreciendo acciones entre 12 y 14 dólares cada una, de acuerdo con los precios que han trascendido en las últimas horas.

De concretarse esos valores, la empresa será valuada en unos u$s 6.500 millones.

Pero, ¿qué es Lending Club? Con sede en San Francisco, es la firma de crédito p2p más grande en el mundo, después de haber concedido más de u$s 6.200 millones en préstamos a través de su plataforma, tres veces la cantidad de su rival más cercano, Prosper. Sin embargo ese mercado hoy es incluso mucho más activo y ostenta un número cada vez más alto de jugadores.

Claro que no escapa que detrás de la Oferta Pública Inicial (OPI) hay un antes y después para el innovador "p2p" o lo que es lo mismo, la posibilidad de que las personas presten y tomen dinero sin intermediarios, que ha crecido de un puñado de startups enfrentadas con los grandes bancos, en un conjunto de empresas que han llamado la atención de los principales inversores de Wall Street y su red de banqueros profesionales e inversores.

Atraídos por los mayores rendimientos que ofrece invertir en préstamos p2p, los fondos de cobertura y administradores patrimoniales han invertido dinero en el sector en los últimos años, pero el propio sector mira con recelo la participación de las entidades financieras. Renaud Laplanche, cabeza del Lending Club, se mantuvo sistemáticamente renuente a señalar quiénes han "apostado" por su emprendimiento, pero ha tomado estado público que tanto Google, como otros grandes inversores del sistema financiero, ya forman parte del negocio.

El caso argentino

El escenario local también da que hablar. La plataforma Afluenta (www.afluenta.com), que ya se expande por toda la región y que se dedica al "crédito humano" entre particulares que buscan rentabilidad y recursos, ha sido reconocida hace semanas como uno de los 10 emprendimientos de mayor impacto social de América latina según la Agencia Suiza del Desarrollo y la Colaboración y Ashoka. La empresa cumplió dos años de operaciones en el mercado argentino y en ese lapso la comunidad de esta red superó las 90.000 personas, se otorgaron $ 23 millones en créditos a más de 1.200 familias, los cuales fueron financiados por más de 800 inversores que realizaron 70.000 aportes individuales. Los intereses generados para los inversores superaron los $ 4,7 millones.

"Ya hemos recibido ochenta mil solicitudes de crédito y se logró que el conjunto de solicitantes ahorrara más de trescientas mil horas de su tiempo por la rápida respuesta recibida. El rango de retorno esperado para los inversores va desde 36% a 46% anual, dependiendo del perfil del cliente y del plazo del crédito. El valor promedio actual se encuentra en 41% anual", señala Alejandro Cosentino, CEO de Afluenta.

Según Cosentino, el promedio de inversores que financian cada solicitud superó las 100 personas, lo que refleja a las claras la atomización del riesgo. Por otro lado, el 80% de las personas reinvierten el dinero obtenido y el 50% suman nuevos fondos periódicamente para continuar invirtiendo en solicitudes.

"Afluenta opera a través de un fideicomiso ordinario de administración regulado por la Ley 24.441, donde los inversores son fiduciantes y esta empresa, el agente fiduciario", concluye Cosentino.

A la vez señala que "hemos cambiado el paradigma de las finanzas. Hemos probado que se crea valor compartiendo, que prestarse dinero sin intermediación brinda el valor de obtener mejores rendimiento, es más económico y rápido".

Tags relacionados

Noticias del día