La renta financiera no recaudaría más de u$s 1000 millones en todo el año

Es equivalente a sólo el 0,17% del PBI, según estimaciones de Quantum, la consultora de Daniel Marx. Además, por tratarse de modificaciones a la Ley del Impuesto a las Ganancias, se coparticiparía. 

"Renta financiera" pareció ser la palabra prohibida en el escenario de la Bolsa de Comercio durante la presentación de Byma, ya que ni el presidente Mauricio Macri ni el anfitrión Ernesto Allaria la pronunciaron en ningún momento. Pero fue lo más comentado entre los operadores en el antes y el después del convite. La pregunta que se hacían todos era para qué hacer semejante movida por lo poco que representaría en términos recaudatorios para el Estado.

Para poner blanco sobre negro, un informe de Quantum Finanzas, la consultora del ex Secretario de Finanzas, Daniel Marx (recordar que en el 2000 y 2001, cuando estuvo, Finanzas no tenía rol de Ministerio, como ahora, que el Estado quiere achicar el déficit pese a haber creado mayor cantidad de Ministerios), sin considerar mínimos no imponibles, el impuesto recaudaría anualmente el equivalente a entre u$s 770 millones y u$s 1000 millones, equivalentes a entre el 0,14 y el 0,17% del PBI, bajo el supuesto de tipo de cambio real constante. Además, por tratarse de modificaciones a la Ley del Impuesto a las Ganancias, se coparticiparía.

Para Quantum, la incorporación de este gravamen se justifica por razones de equidad impositiva, cuidando que se aplique al componente real de la renta. Con ese motivo la mayoría de los países, incluyendo en la región, lo aplican.

Por otro lado, consideran que en el marco de la política económica actual, el impacto sobre tasas de interés tanto en pesos como en dólares es poco significativo. Obedece a la relativamente baja participación de los tenedores individuos en el total de los activos financieros afectados por la norma, y por las alícuotas propuestas. Además, porque si bien cabe suponer que la disminución de la rentabilidad real puede inducir cambios en el portafolio de los inversores, en la medida que sólo se grave la renta real no deben esperarse cambios con impactos significativos en las tasas de rendimientos observables en el mercado.

Como en otros países, las alícuotas se aplicarían sobre el cupón de los bonos, o sea, sobre los intereses efectivamente percibidos. Por otro lado, no se ha mencionado si gravar la ganancia ni desgravar la pérdida de capital cuando dicha ganancia o pérdida se realice. "Al respecto, cabe mencionar que debido a la reducción de tasas aplicables a Argentina desde el momento de emisión de títulos hoy vigentes, la mayor parte de la deuda pública cotiza por encima de la par. Por consiguiente, calculado sobre el rendimiento el impuesto efectivo sería mayor al 15%. Además, de todas maneras, hay determinados títulos con cupones más bajos que otros con rendimientos comparables", dice el informe.

Técnicamente, ello significa que varían las proporciones de remuneración al tenedor entre lo obtenido por pago de cupón de renta y lo correspondiente a apreciación del capital. En consecuencia, para buscar neutralidad entre fuentes de ingreso por cobro de intereses o valorización de capital, en varios países se incorporan los resultados (ingresos corrientes y ganancias menos pérdidas de capital) para el cálculo de la base de impuesto a tributar. En ese sentido, no sorprendería que aquí se termine siguiendo esa práctica computable sobre resultados realizados, no devengados. Para ello deberían determinarse los precios de adquisición correspondientes. Al tratarse de un impuesto nuevo y donde no se le quiere dar retroactividad, podría subsanarse este aspecto fijando un precio base congruente a los observados en el mercado en la fecha de efectivización del gravamen.

Otro aspecto a considerar para Quantum es la forma de pago del tributo. En particular si se hace por retenciones o integración como resultado de una liquidación, al estilo de la declaración jurada anual actual de ganancias y bienes personales. Marx piensa que esta última forma puede resultar la prevaleciente por razones prácticas (mecanismos internacionales de operación de los custodios) y como búsqueda de minimización de controversias o eventuales reclamos.

Tags relacionados

Destacadas de hoy

La limitante a comprar un máximo de u$s 38.000 semanales provocó que cayera de u$s 20 millones a u$s 5 millones la operatoria diaria. Llamados del regulador persuaden a no transaccionar

Nuevo cepo de CNV desplomó volumen negociado de dólar Bolsa

Más de Finanzas y Mercados

Noticias del día
La limitante a comprar un máximo de u$s 38.000 semanales provocó que cayera de u$s 20 millones a u$s 5 millones la operatoria diaria. Llamados del regulador persuaden a no transaccionar

Nuevo cepo de CNV desplomó volumen negociado de dólar Bolsa

Una de cal y una de arena había provocado en la City la regulación de la CNV que bajaba de dos días a uno el parking para poder comprar dólares en la Bolsa. Esa era la noticia positiva, que estaba arriba de todo, pero abajo de todo en la circular decía que se limitaba a un máximo de 100.000 nominales las operaciones de cable, por lo cual ninguna empresa ni persona podía comprar más de u$s 38.000 por semana a través del contado con liquidación. O sea, para mandar divisas al exterior.
Lo que provocó esta noticia fue una abrupta caída del volumen negociado en el CCL, al descender de u$s 16 millones diarios a u$s 5 millones en el AL30c, que es el ticker del Argentina Ley Local 2030. Pero también provocó una caída en la operatoria del dólar MEP, ya que el AL30D cayó de negociar u$s 30 millones a u$s 20 millones por día.
Pero la caída fuerte estuvo en el AL30C, el Argentina 2030 cable, que cayó de entre u$s 25 y u$s 30 millones diarios, con fuerte presencia oficial suministrando liquidez (el mercado cree que es el BCRA), a u$s 5 millones diarios.
El uso de los AL30, el bono referencia para el cable, colapsó por la normativa, y comenzó a migrar hacia los Globales, GD30, y eso generó el desarbitraje.
Los llamados a los brokers por parte del regulador para persuadirlos a que se limiten a operar dólar MEP y CCL asustaron también a los Alycs que no recibieron los llamados, pero por precaución se abstuvieron de negociar esos títulos. "Por coletazo tuvimos que bajar el ritmo. Nadie quiere tener al regulador en la nuca vigilándote cada segundo, con el riesgo de comerte un sumario y una suspensión por el poder que tiene", se sincera el dueño de una de las grandes sociedades de bolsa, que cambia su anonimato por sus sinceras palabras.
El rulo cablero denominan en el mercado al 2% que se podía llegar a ganar por la diferencia que llegó a haber entre las cotizaciones del dólar MEP (divisas que se compran a través de bonos en el mercado bursátil y quedan en el país) y el contado con liquidación, que siempre es más caro porque son billetes que van a parar directo a cuentas del exterior.
Este desarbitraje se dio porque la regulación sólo afectó a los bonos de ley Argentina, mientras que los globales quedaron libres.
fue utilizado por un bróker en forma masiva a través de un robot, con distintos cuits de clientes (u$s 30 les pagaba a cada uno, y ellos se hacían de u$s 760) hasta agotar el cupo de los u$s 38.000 semanales con cada uno. Dicen que se abusó de la situación entonces el conflicto estalló por los aires.
El regulador no impide que se haga, pero sí pide que no sea de manera masiva, sino sólo con unos pocos clientes, los más importantes, como si fuese una suerte de rulo VIP. Y quienes lo hagan serán monitoreados y auditados con la lupa por parte del regulador.