Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

"La relación crédito-PBI puede pasar del 14% al 18% en tres años"

Moodys cambió a positiva su perspectiva de los bancos tal como indica su vicepresidenta. Se compensaría la compresión de margen con mayor volumen de negocios. Pronostican un alza de la relación de créditos/PBI para 2020

En sintonía con el optimismo que mostró en marzo por los bonos soberanos, Moody‘s modificó también su perspectiva de calificación del sistema bancario a positiva desde estable, una perspectiva que permanecía como estable desde 2015.Según la calificadora, "los bancos argentinos se beneficiarán de una mejora de la economía, ya que el aumento del consumo y las inversiones ayudarán a impulsar el crecimiento y a desacelerar la inflación". En concreto, espera que la economía crezca alrededor del 3% en 2017 y 3,5% en 2018, lo que representaría "el más rápido crecimiento desde fines de la década del 2000". Valeria Azconegui, Vice President-Senior Analyst de Moody’s, explicó que se trata de una perspectiva positiva sobre las posibilidades de negocios de los bancos: "Los banco tomarían más riesgo para prestar mas". Incluso indicó que en 3 o 4 años, el país podría crecer del 14% de su relación créditos/PBI a 18%.

–¿Qué implica esta mejora?
–Significa que hay un reconocimiento de que la mejora que se espera para este año de la economía termine plasmándose en mayores oportunidades de negocios para los bancos, que les permita de alguna manera compensar la compresión de margen que se espera con mayor volumen de negocios.

–El repunte es todavía muy incipiente. ¿Cuándo veremos un crecimiento más sólido?
–Tal vez se plasme más a partir del segundo trimestre y con mayor claridad entre el tercer y cuarto trimestre de este año. En cuanto a la inflación, creemos que será del 20%. No va a ser fácil, como ya lo estamos viendo, pero entendemos que el gobierno va a lograr reducirla hasta llevarla incluso a un dígito en 2019. Estas proyecciones sumadas a que existe un mejor marco regulatorio y un soporte de parte del gobierno hacen que a futuro los bancos puedan mejorar sus negocios.

–¿Creen que finalmente los bancos dejarán de invertir en tasa para prestar más?
–Ante la recesión de los últimos años se enfocaban en Lebac y se fondeaban con depósitos a la vista, ahora es el turno del negocio de intermediación. El sistema financiera es de los más chicos de la región, la relación préstamos sobre PBI es de 14%. No es nada, lo que da mucho margen para crecer.

–¿Pero cuándo se dará ese cambio?
–Lentamente va a virar. Es un negocio más de volumen. Los bancos van a tratar de desarrollar más negocios comisionables para contrarrestar posibles presión a la baja por menores márgenes. Esto los obligará a competir con productos más interesantes. En términos nominales, la rentabilidad bajaría pero en términos reales esperamos que se fortalezca, todo por la premisa de que la inflación será de 20% y no de 40% como el año pasado. Con la baja de la inflación habría una mayor demanda de líneas de hipotecarios y una recomposición del salario real, lo que impulsa el consumo y los préstamos.

–¿Cuándo se podrá percibir un crecimiento en el nivel de créditos?
–En nuestra proyecciones, que son números nominales, vemos que el total de préstamos para este año se incrementaría en un 31% y en 2018 en un 25%, con lo cual, la idea es que en un escenario de tres o cuatro años los préstamos por PBI suban al 18%. Tampoco esperamos un boom o explosión, pero las medidas pro mercado van a continuar y eso va a ayudar a que continúe la mejora de la confianza.

–¿El incremento de la tasa condicionó en algo estos pronósticos para la banca?
–No. La suba de tasa es algo circunstancial. Entendemos que va a volver a bajar en la medida que la inflación continúe descendiendo, algo más en el segundo trimestre y con más intensidad en el tercer y cuarto trimestre.

–¿Y las elecciones? ¿Cambia en algo la perspectiva una victoria de la oposición?
–A priori no cambia nada. Está contemplado en las distintas proyecciones esa posibilidad. Creemos que comenzó un camino que no se va a revertir sea cual fuera el resultado de las elecciones legislativas de octubre.