Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

"La reducción de la tasa no la vamos a ver de inmediato"

El presidente del Banco Provincia anunció que además del soberano, la entidad emitirá deuda para diversificar su fuente de fondeo y bajar costo del crédito. Espera que crezca el crédito hacia fin de año

Un arreglo con los holdouts permitirá al gobierno nacional volver a los mercados internacionales de deuda si bien la reducción de la tasa de interés será progresiva en el transcurso de los próximos años. Ese nuevo acceso también beneficiará a los bancos, en la medida en que contribuirá a reducir el costo de los créditos para empresas e individuos, hoy encarecidos por la política del Banco Central (BCRA) para bajar la inflación.
Así lo explicó Juan Curutchet, el presidente del Banco Provincia, quien confía en que la "inflación reprimida" que se ve estos días "claramente irá a la baja en los próximos meses". Y mientras espera que el parlamento bonaerense apruebe la forma de cancelar la deuda del Tesoro provincial con el Banco con títulos atados a la Badlar, ya se anotó para cuando se estrene la línea de hipotecarios indexados para otorgar unos 5.000 préstamos en 8 meses.

–¿Hay espacio para que Argentina emita la cantidad de bonos que quiere emitir?
–Creo que sí. El tema es que, como la emisión es importante, la reducción de tasa y del riesgo país quizá la vamos a ver a lo largo del tiempo, no de inmediato. Ese es el precio que estamos pagando. Los u$s 15.000 millones tiene un colchón, porque, en parte, van a recomponer reservas. Están aprovechando para emitir en abril lo que necesitan en el segundo semestre. Tampoco me parece que sean cifras prohibitivas. Hay otros mercados con los que podíamos competir y que ahora son menos atractivos.

–¿Cómo puede beneficiar a los bancos y al Banco Provincia el arreglo con los holdouts?
–Este banco como otros bancos importantes de la plaza van a salir a buscar fondos. Tiene que diversificar su matriz de fondeo para a mediano y largo plazo bajar el costo de fondeo y, por lo tanto, el costo de los préstamos para empresas e individuos.

El costo va a ir bajando regularmente en los próximos cuatro años: un punto por la baja del riesgo país, otro punto es por la posibilidad de emisión y de tener una oferta mayor y otro tema es la baja de la tasa de inflación a medida que se vaya produciendo.

–¿Hoy la tasa está equiparada a la de Brasil, cuándo podremos equipararnos al resto de los vecinos?
–Cuando empiece a verse el resultado del plan económico. Si se trabaja bien, en un plan consistente, va a bajar todos los días un poquito.

–¿Llega muy tarde Argentina?
–No me preocupa, porque venimos de un nivel de deuda baja pero cara. Vamos a estar mejor el día después. Sigue ahí el mundo, entonces podemos subirnos ahora. En ciclos históricos, la tasas son las mas bajas del siglo. Son importantes las oportunidades por delante.

–¿Que planes hay de emisión de deuda del banco?
–No hay nada concreto. Tenemos una visión que es diversificar las fuentes de fondeo y bajar el costo de la tasa pasiva del banco. Veremos el costo y las circunstancias. Si podemos este año, mejor. No lo necesitamos, es un tema de visión estratégica. Nos pone en otra categoría si generamos un papel por el cual el mercado tenga apetito por ese riesgo y después tener un activo calzado con ese pasivo. Puede ser en el mercado local o en el exterior. En dólares es limitada la capacidad de prestar. Estamos esperando los nuevas reglas de juego.

–¿Puede beneficiar a la Provincia, que les debe $ 29.000 millones?
–En marzo se supone que se discute en el parlamento bonaerense la recomposición de deuda con el Banco Provincia. No todo requiere de la emisión de deuda. Parte es documentación de deuda intradministrativa; mientras la reconozcan y la paguen, no tiene que haber un título. Hay que honrar los acuerdos de 2012 y 2013 que estaban suspenso. Típicamente te dan un bono a varios años a una tasa vinculada a la Badlar o se paga con compromisos símil bonos Badlar. No tenemos expectativa de drenaje de caja, sino que se documente la deuda con un cronograma de pago y se devenguen los intereses. En realidad, son más de $ 30 mil millones lo acumulado en los últimos cuatro años, porque hay además $ 2.000 millones con el grupo Bapro, porque la Provincia no le pagaba los seguros. Esta era la foto de diciembre, ha habido una recomposición de las cuentas públicas provinciales, y una parte como deuda de cuenta corriente está mejor.

–¿Cuál va a ser el vínculo entre el Tesoro provincial y el Banco?
–Lo que tenemos hablado es planificar el año. El tema no es no prestarle a la Provincia, que puede ser rentable, el tema es no tener sorpresas, que no te pidan $ 8.000 millones en el último mes del año. La carta orgánica habilita cierto nivel de préstamos a la Provincia; en la medida que esté previsto y pactado, no hay ningún problema.

–¿Qué tanto se abusó del financiamiento del Banco Provincia?
–El BCRA tiene encuadrado al Banco Provincia en un plan donde le señala que tiene que fortalecer su capital, porque en términos proporcionales es más débil por la falta de pago de la Provincia. Estamos por debajo del promedio de los bancos del sistema. El lado positivo es que el banco es eficiente, que tiene la operatoria de préstamos y depósitos mejor que otros bancos. Pero tendría que fortalecer los parámetros que fija el BCRA. El plan en el parlamento bonaerense es buena parte de la solución: no podés fondearte a Lebac si una parte importante de tus activos después no te rinde nada porque no te lo pagan. Si dos o tres años después lo regularizás, el negocio era bueno.

–¿Por qué el dólar sigue subiendo, pese a que un acuerdo sumaría reservas?
–Mi lectura es que no tenés estrés cambiario. Al 10 de diciembre, el nivel de cobertura de base monetaria contra reservas era del 40% y hoy es del 77%. Tenés un aumento de u$s 3.000 millones de depósitos de empresas e individuos en el sistema bancario. No hay fuga, que antes la había. Y un aumento de reservas de u$s 4.000 millones. La película de fondo está mucho mejor. Frente a eso, tenías un atraso artificial del tipo de cambio y una inflación reprimida, que es lo que se está viendo y que claramente irá a la baja en los próximos meses. El tipo de cambio obedece a la ola inercial que se agota. Para mí, se está quedando sin nafta. La base monetaria es más chica que hace un año atrás y ese fenómeno monetario se va a evidenciar en la góndola también.

–¿Que pasará con el crédito mientras se acomodan las variables?
–El crédito va a ir renaciendo. En el corto plazo siguen siendo más fuertes los préstamos personales y de tarjetas que los de largo plazo. En el segundo semestre la guerra comercial de los bancos será feroz. En el primer semestre todos los bancos están viendo cómo se acomodan las variables y tomando envión para las nuevas reglas de juego. La parte minorista va a seguir siendo importante en los bancos.

Cuando el BCRA saque la norma de hipotecario, salimos a la cancha. También queremos expandir el crédito a las pymes y empresas y el tema agropecuario va a seguir siendo muy importante. Y haremos un gran esfuerzo tendiente a informatizar el banco, mejorar los procesos y ser mas eficientes en la gestión.

¿El crowding out no preocupa?
El crowding out existe, es una realidad, pero debería ir disminuyendo.

¿Cómo afectan las tasas altas que aplica el BCRA?
Mantiene las tasas del sistema altas y complica la colocación de préstamos. Pero hay necesidad de bajar la inflación. En unos meses va a quedar evidenciado que hay un programa consistente para bajar la inflación y que son medidas de manejo de la coyuntura. No me cabe la menor duda de que vamos a un escenario de crecimiento real del crédito, que se va a empezar a ver para fin de año.

¿El nuevo modelo de hipotecarios genera demanda?
-El nuevo modelo baja a un tercio la cuota, con lo cual va a tener demanda. Aumenta enormemente la accesibilidad de la clase media. Después falta terminar de bajar la inflación para llegar a un nivel más bajo. Mientras, el esquema de créditos hipotecarios indexados aumenta el universo de hogares que puede acceder al crédito hipotecario, que hoy es reducido.

¿Hay pensado un monto para prestar?
Tenemos ejercicios teóricos entre uno y dos millones de pesos por operación. Lo lógico es arrancar apuntando a las 5.000 hipotecas en 8 meses. Después es un tema de cuánto fondeo se va a conseguir. Suponemos que se van a licitar fondos previsionales.

¿Cómo pueden ayudar los u$s 15.000 millones que colocará el gobierno?
Va a ir bajando la tasa de interés y, por lo tanto, las empresas y personas van a poder endeudarse a plazos mas largos y tasas más bajas. Esto ya se va a ver este año. Y el año que viene va a ser muy bueno.

El sentido de este esfuerzo es que estamos convencidos de que va a mejorar la economía real. Habrá más inversiones y más trabajo y mejorará la calidad de vida de la gente. Creemos que Argentina estará mucho mejor a mediano y largo plazo si entra en un sendero de inserción en el mundo. Una pyme también está pagando un precio por el desbarajuste. El desbarajuste reputacional, financiero y económico lleva a un país que desde 2011 a la fecha casi no generó empleo privado. Ahora se trata de construir sobre una nueva visión.