Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

"La preocupación es la sostenibilidad de la deuda pública"

El mercado brasileño respondió ayer convulsionado ante la decisión del presidente interino de la Cámara de Diputados, Waldir Maranhao, de anular la sesión de votación por la que la cámara baja pidió formalmente al Senado que inicie un juicio político a Rousseff. Sin embargo, el presidente del senado, Renan Calheiros, confirmó más tarde que el proceso de impeachment continuará, pese a la medida que buscó su nulidad.

En medio de un ambiente político caldeado, la presidente Dilma Rousseff podría dejar esta semana sus funciones, en principio por 180 días, mientras es sometida al proceso de impeachment. Su lugar sería ocupado por el vicepresidente, Michel Temer. Es en este contexto que El Cronista entrevistó a Bruno Rovai, analista de research para América Latina de Barclays, para analizar los últimos acontecimientos en Brasil.

–¿Cuáles son las preocupaciones más grandes del mercado con respecto a la actual situación política y económica?
–La sostenibilidad de la deuda pública sigue siendo la piedra angular de todos los desequilibrios macroeconómicos, y como tal, la mayor preocupación se centra en la capacidad del gobierno, el que se mantiene en el poder, para hacer frente a todos los desequilibrios del presupuesto federal.

–¿Cómo afecta a las inversiones un nuevo recorte de la nota crediticia por parte de la calificadora Fitch?
–La rebaja de Fitch pone a Brasil al mismo nivel que Standard and Poor’s y Moody‘s. Que el soberano tenga una calificación más baja también impacta sobre los costos de endeudamiento de las empresas. Y creemos que entre emitir nueva deuda a costos más altos u honrar sus servicios de la deuda, las empresas optarán por este último. La consecuencia de esto es que los gastos de capital, es decir, las inversiones, tendrán que ser reducidas.

–¿Cómo cree que la suspensión de Eduardo Cunha puede afectar a Temer y las medidas de austeridad que prometió implementar en caso que Dilma sea juzgada en un eventual juicio político?
–Creemos que esta decisión cristaliza los riesgos de que un posible gobierno de Temer tendría que enfrentar diversas situaciones. El partido PMDB también está involucrado en las investigaciones de Petrobras, y sus líderes podrían ser acusados, desapareciendo gran parte del apoyo político para Temer. Si la Corte Suprema decide obrar de manera similar con el presidente del Senado, Temer habrá perdido los dos pilares principales de su base en el Congreso. Esto muy probablemente retrasará aún más cualquier reforma económica que los mercados esperan, amplificando así el espacio para la decepción.

–¿Cuándo considera que Brasil podrá recuperar el crecimiento económico?
–El PBI real de Brasil debería mostrar una tasa de crecimiento positiva el próximo año, pero la pregunta que queda pendiente es cuál sería el potencial de crecimiento de Brasil después de esta recesión. Creemos que la destrucción de capital observada desde 2014 está llevando al país a una tasa de crecimiento potencial entre 1 y 1,5%.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar