Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La libra ya se desplomó 12% este año y compite con el peso argentino

"La libra le ganó al peso como la moneda que nadie quiere", resaltan medios del exterior. Pese a que en 1,2955 por dólar se encuentra en mínimos de 31 años, todavía no habría tocado su piso

El Brexit se confirmó, por medio de un referendum, el 23 de junio pasado, y desde esa fecha la libra esterlina se hundió tanto que llegó a convertirse en la moneda más golpeada de 2016 entre las que son consideradas "más duras".
Se trata de una caída de 12,1%, que es prácticamente la misma que acumula el peso en el mismo periodo, 12,9%, con la diferencia que las condiciones económicas de Gran Bretaña no son las misma que las de Argentina y que el desplome británico se gestó en menos de un mes.
La comparación la realizó un medio internacional; incluso destacaron que "la libra le ganó al peso como la moneda que nadie quiere". Explican que el hundimiento de la divisa británica se produjo en un par de semanas mientras que "Argentina está sumida en una crisis desde hace años y presenta una inflación del 40%".
Sucede que entre las monedas que componen el G10, la libra presentó la peor performance en lo que va de 2016, por lo que hay que revisar los comportamientos de los mercados emergentes para encontrar una baja similar. Es ahí donde se encuentra el peso argentino, seguido por el peso mexicano, que se devaluó un 7% en el año. Pero existen depreciaciones peores en el mismo lapso de tiempo, como la del dólar surinamés, de 43,8%, o la del bolívar venezolano, de 37%.
El viernes la libra rebotó levemente, hasta cerrar en 1,2955 por dólar, pero aun así permanece en niveles que no se veían hace 31 años, desde mediados de 1985.
El derrumbe tuvo mayor impacto porque poco antes de conocerse el resultado del referendum que decidió que Gran Bretaña abandonará la Unión Europea (UE), la libra esterlina se ubicaba en valores máximos de 2016, de 1,4877 por dólar. Esto se debió a que los últimos sondeos daban como ganadora la decisión de permanecer en el grupo económico.
La caída de la libra desde el Brexit fue de 14%, pero si se toma todo el año, no supera el 12,1%. El mínimo se marcó el jueves pasado cuando quedó en 1,2908 por dólar cuando muchos fondos de propiedades recordaron los temblores registrados en los inmuebles durante la crisis financiera que se desató en 2007. No obstante, según calculan en el mercado, todavía la divisa no llegó a su piso: Société Générale la ve en 1,23 por dólar mientras que el gurú financiero George Soros estimó que podría tocar los 1,15 por dólar.
"La libra va a caer mucho más en tanto se asoman desde la penumbra los efectos de esa incertidumbre sobre la inversión y el crecimiento", escribió Kit Juckes, estratega macroeconómico de Société Générale en Londres, en una nota a los clientes.
Para el especialista en mercados internacionales Luis Pama Cané, "es extremadamente difícil pronosticar un número", de todas formas considera que aún tiene algo de camino para recorrer: "Hoy pareciera improbable que baje más de un 5% adicional. A la fecha, diría que 1,25 por dólar sería el límite".
Otro punto que mencionan en la prensa extranjera es lo barato que se volvió Londres para los turistas, al mismo tiempo que alertan sobre cuánto más caro se volverá Gran Bretaña para los británicos.
En cuanto al peso, había llegado a mostrar una depreciación mayor, dado que a fines de febrero el dólar mayorista alcanzó el valor de $15,80, lo que significaba una devaluación en el año de 21%. Inmediatamente después, el Banco Central (BCRA) se encargó de desinflarlo, logró revertir la escalada del tipo de cambio con una fuerte política de tasas de interés. A mediados de junio el tipo de cambio tuvo un repunte, justamente cuando estalló el Brexit, pero en julio volvió a debilitarse, esta vez por el ingreso de divisas de los exportadores, y en el corto plazo no habría cambios en la tendencia.
El jueves, último día hábil de la semana, el dólar mayorista terminó a $ 14,725 y las pizarras ofrecieron el billete por debajo de la barrera psicológica de los $ 15, a $ 14,96 para la venta.