Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La esperanza en la llegada de inversiones y la salida del default sostuvieron al Merval

Cerró en terreno positivo pese a la caída mundial de las bolsas. El mercado cree que la visita de Macri a Davos fomentará inversiones y los ‘holdouts’ podrían acordar con el país

Después de padecer la volatilidad extrema de las bolsas del mundo durante semanas, ayer el mercado local pudo mantenerse al margen de la histeria.
El Merval subió 0,6%, a contramano de lo que pasaba en Europa y Estados Unidos, donde las bajas llegaron a ser de 2% y 1,6%, respectivamente. Por si fuera poco, el petróleo –commodity que rige el rumbo del índice porteño– también perdió, y casi un 6%, pero esta vez la caída no condicionó de lleno a la bolsa.

Para los analistas de la City existe un mejor humor, otro clima de negocios en comparación a las ruedas previas, todo gracias a la esperanza que dejó la participación del presidente, Mauricio Macri, en Davos y el entusiasmo por el éxito que pudieran tener las negociaciones entre el país y los holdouts. No obstante, este ánimo festivo del mercado probablemente sea temporal.

Durante la sesión de ayer, el Merval operó tanto en terreno negativo como positivo, aunque sobre el cierre quedó en alza. Las acciones energéticas y financieras fueron las que pudieron sostener el avance. Pampa y Edenor saltaron 4,4% y 2,1%, en tanto, Macro y Galicia sumaron 2,5% y 0,6%. También fue remarcable la performance de YPF, que pese a la baja del crudo creció 2,2%. Entre números negativos se destacaron las acciones de Francés y Tenaris, que retrocedieron un 2,8% en ambos casos.

"Creo que el mercado cambió de humor, un poco por las repercusiones de Davos y otro poco por la expectativa que genera la negociación con los holdouts", comentó el operador de Mayoral Rubén Pasquali.
El experto señaló que los papeles que tomaron mayor impulso ayer fueron los de las empresas que podrían verse beneficiadas en los próximos meses: Pampa y Edenor, por aumentos en las tarifas de energía, y los bancos por un acuerdo con los fondos buitres.

Por su parte, un analista que pidió no ser identificado, coincidió en que "los precios de ayer demostraron que hay un mejor clima pese al contexto externo", sin embargo también advirtió que el volumen de negocios no fue el ideal para una suba. Ayer se operaron algo más de $ 109 millones en acciones, una cifra considerada pobre por el mercado, ya que representa menos de 10 millones de dólares.

"Los inversores saben que va a haber un acuerdo, que será tarde o temprano. En definitiva será lo mejor tanto para los acreedores como para la Argentina", dijo una fuente de la plaza porteña. Otro factor que benefició al mercado local fue que Wall Street profundizó su caída en la última hora de operaciones, 60 minutos que el Merval "se perdió" porque ya había cerrado sus operaciones. Por eso es que los ADRs no estuvieron tan firmes: hubo mayoría de bajas. Pampa y Petrobras Energía ganaron 2,3% y 0,9% cada uno, pero en terreno opuesto cerraron Ternium (-4,5%), Tenaris (-3,9%) y Francés (-2,4%).

En Europa, la peor caída fue la del índice de Roma, un 2% negativo, seguido por el Ibex de Madrid, que bajó 1,8%. La mala situación de los bancos en Italia y la incertidumbre política en España provocaron los derrumbes.
En el el resto de las bolsas se vieron descensos más moderados, de entre 0,2% y 0,6%, entre los cuales sobresale el 0,3% que registró el índice de Francfort.

En el Viejo Continente los cierres en rojo no fueron tan profundos como los que se vienen registrando desde comienzo de año, ya que el optimismo se renovó luego de que el Banco Central Europeo (BCE) anunciara la semana pasada que está dispuesto a incrementar el plan de estímulo.

Por el lado de Wall Street, el Dow Jones operó en baja desde el inicio de la rueda y profundizó la tendencia negativa con el correr de las horas hasta finalizar con un retroceso de 1,3%. En el caso del indicador S&P 500, la caída fue del 1,6%, la misma que la del Nasdaq. A las bolsas estadounidenses las golpeó más el hundimiento del crudo. Wall Street volvió a sufrir una ola de ventas, en especial en el sector energético.

Los precios del petróleo cayeron casi un 6%, nuevamente por el exceso de suministros. Esta vez la noticia sobre el récord de producción que alcanzó Irak el mes pasado acrecentó los temores de sobreoferta. El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) cayó 5,75% y cerró en u$s 30,34 el barril mientras que el crudo Brent, el referencial mundial, perdió un 5,22% hasta quedar en u$s 30,50 el barril (ver página 4).

Según Pasquali, el desplome del oro negro no afectó a las acciones de YPF ayer porque "ya se están empezando a recomendar más" para el mediano plazo. "Si bien las acciones del crudo en general bajaron mucho, lo difícil es elegir el timing. Todavía no se sabe cuánto más puede caer", señaló el experto.

Al menos por ahora los mercados emergentes no deberían preocuparse por un nuevo aumento de la tasa de interés por parte de la Reserva Federal. Entre hoy y mañana los miembros del banco central se reúnen en Comité para debatir cómo seguirá la política monetaria de EE.UU., pero lo más probable es que no encuentren motivos en los indicadores económicos del país para acelerar el proceso de suba. Es que un incremento de la tasas haría que los inversores abandonaran posiciones más riesgosas, como las que ofrecen las bolsas emergentes, para volcarse en terrenos más seguros con mejores rendimientos.