Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La era Obama: Desde los mínimos sub-prime, Wall Street se disparó más del 200%

El Merval acumula una suba en dólares del orden del 400%. Por ejemplo, las acciones de Grupo Financiero Galicia (GGAL) despiden al demócrata con un avance del 1770%

2 de 1 x 7.ai

2 de 1 x 7.ai

Los días de Obama en la Casa Blanca están contados ya que mañana, el magnate Donald Trump asumirá como próximo presidente de EE.UU. luego de dos mandatos consecutivos del demócrata y una gestión que Wall Street nunca olvidará.

Es que las acciones neoyorquinas recibieron a Obama en mínimos, golpeadas por la terrible crisis financiera de 2007-2008, que dejó como saldo pérdidas mayores al 50% en la mayoría de los índices bursátiles americanos.

El Dow Jones valía en octubre de 2007 14.200 puntos y en marzo de 2009 se ubicaba en 6500 puntos, con un retroceso del 54%. El sector financiero fue quizá el más golpeado, ya que el índice de esa industria perdió un 84% entre 2007 y 2008, pasando de niveles de 31 dólares a 4,77 dólares en marzo de 2009.

En términos generales, Wall Street encontró su piso en marzo de 2009, poco más de dos meses después de la llegada de Obama al poder y desde allí inició un largo recorrido que ubica hoy al índice en máximos históricos, cercanos a los 20.000 puntos, arrojando una ganancia del 205%.

Por su parte, el sector financiero recuperó el 60% de las pérdidas evidenciadas en 2007-2008 y logró un avance del 382% en toda la era Obama. Las acciones tecnológicas perdieron entre 2007 y 2008 un 55%, según surge del rojo que registró el Nasdaq100, pasando de 2240 puntos a 1018 puntos en noviembre de 2008. Pero desde allí las acciones del sector iniciaron uno de los bull-market más importantes de la historia de Wall Street con avances del 395% en toda la era Obama.

Obama consiguió lo que no pudo alcanzar la administración anterior, permitiendo que las acciones tecnológicas recuperen más del 100% de las pérdidas sufridas en la burbuja tecnológica puntocom. Los primeros cuatro años de Obama, las acciones tecnológicas ganaron un 170% mientras que los segundos cuatro años, la ganancia fue del 84%.

Respecto del Dow Jones, en la primera parte de la gestión Obama, el mercado supo recuperar el 97% de las pérdidas registradas en 2007-2008, mostrando un avance del 112%, pasando de 6500 puntos a 13770 puntos. Los segundos cuatro años, el mercado avanzó un 50% adicional.

Durante su mandato, la Fed implementó políticas monetarias expansivas dentro de un plan conocido como Quantitative Easing (QE) y que tuvo tres etapas. Dicho plan se inició en noviembre de 2008, luego tuvo una expansión en marzo de 2009, mientras que las otras dos etapas se dieron a conocer en agosto de 2010 y el último en septiembre de 2013. El mercado generó sistemáticamente nuevos máximos y puso contra las cuerdas una y otra vez a los analistas más prestigiosos de Wall Street que anticipaban la proximidad de un techo de mercado y el regreso de la tendencia bajista, disparando un debate sobre la posibilidad de que el mercado entrase en un escenario de doble caída (doubble dip o W).

A nivel internacional, el gobierno de Obama tuvo que enfrentar innumerables desafíos como la crisis económica en Europa, la guerra en Afganistan y el asesinato a Osama Ben Laden, la guerra en Siria, la primavera árabe, la crisis económica griega, la crisis china y las debilidades de los mercados emergentes, el bear market del petróleo y más cerca del fin de su gestión, la crisis de los bancos europeos, los ataques terroristas en Europa llevados a cabo por el grupo extremista ISIS y finalmente el Brexit. En concreto, ninguno de todos estos eventos hicieron que las acciones en Wall Street tocaran un techo e iniciasen un ciclo bajista. Los ajustes que hicieron los índices americanos fueron siempre una oportunidad de compra.

En la gestión Obama, el dólar mostró un avance del 17%, permitiendo que el Dollar Index pasase de 86,20 puntos a comienzo de su gestión y se despida en los 100,75 puntos. Dicha fortaleza del dólar le jugó en contra a las materias primas que finalizan el ciclo Obama con una pérdida del 19,55% en los últimos 8 años. En la misma línea, los emergentes vivieron años de elevada volatilidad durante la presidencia del demócrata, aunque con un saldo positivo, ganando un 65%. Los primeros cuatro años fueron los mejores dentro de la gestión ya que lograron un avance del 102%, permitiendo que el índice de emergentes (EEM) pase de cotizar 22,20 dólares en enero de 2008 a 44,75 dólares en enero de 2013. Los segundos cuatro años fueron de mayor volatilidad: perdieron un 18% cotizando actualmente en niveles de 36,65 dólares. Un comportamiento similar tuvo el petróleo, con ganancias en los primeros cuatro años de mandato de Obama del 112% y una pérdida en los segundos cuatro años del orden del 46%, aunque con un saldo positivo de 14,50% de ganancia en todo su mandato.

De todos modos, el mercado que nunca olvidará la gestión Obama será el argentino ya que las ganancias que han mostrado las acciones argentinas en Wall Street fueron muy importantes. El Merval acumula una suba en dólares del orden del 400%. Por ejemplo, las acciones de Grupo Financiero Galicia (GGAL) valían en el comienzo de la gestión de Obama 1,70 dólares y despiden al demócrata en máximos de 31,80 dólares, mostrando una suba del 1770% en dólares.

Francés registró avances menos impresionantes del orden de 665%, mientras que Banco Macro gano un 563%, pasando de 11 a 73 dólares en el mismo período. Los registros de Pampa Energía cotizando en Wall Street comienzan en octubre de 2009 cuando valía 13,10 dólares y actualmente cotizan en 42,15 dólares, con una ganancia del 221%. La segunda presidencia de Obama será inolvidable para las acciones de Pampa, que ganaron un 986%, pasando de cotizar 3,88 dólares en enero de 2013 hasta valores actuales. Dentro del mismo sector, las acciones de Edenor ganaron en toda la era Obama un 572%, pasando de 4.54 dólares a comienzo de su gestión y valiendo 30,50 dólares actualmente.

En concreto, el saldo de la era Obama para Wall Street es más que positivo. No sólo recuperó el 100% de las pérdidas de la crisis sub-prime sino que también se ha dado una continuidad en las subas alcanzado niveles cercanos a los 20.000 puntos para el Dow Jones.

A nivel local, el resultado para las acciones argentinas en estos últimos ocho años ha sido de enorme volatilidad con importantes crisis económicas, sociales y políticas, aunque el saldo deja a las emisoras argentinas con ganancias extraordinarias en términos de dólares haciendo que la era Obama sea difícil de olvidar.