Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La demora de la Ley de Mercado de Capitales resta atractivo a los fondos comunes para el blanqueo

Con cierto malestar, en la industria de FCI creen que la normativa, que quita la doble imposición a los fondos, no llegará antes de la fecha límite del 31 de diciembre

La demora de la Ley de Mercado de Capitales resta atractivo a los fondos comunes para el blanqueo

El ruido político que generó el debate por la reforma al Impuesto a las Ganancias congeló la discusión por la Ley de Mercado de Capitales, clave para el desarrollo del blanqueo. Concretamente, el proyecto enviado por el Gobierno al Congreso a mediados de noviembre, corrige el tratamiento impositivo que tiene los fondos comunes de inversión cerrados, el instrumento financiero estrella del sinceramiento fiscal.

Actualmente los fondos cerrados están gravados por el impuesto a las Ganancias, lo que genera una doble carga tributaria para aquellos que invierten en ellos, que desalentó el desarrollo de la industria de FCI cerrados en el país en los últimos años.

Por el blanqueo se crearon distintos fondos cerrados que permiten al contribuyente sincerar su capital a partir de u$s 250.000, y ser eximido de pagar una penalidad del 10%, con la condición de dejar el dinero inmovilizado por cinco años. Estos fondos invertirán en economía real: desde proyectos de real estate, pasando por inversiones en agro y energías renovables. También habrá instrumentos que brinden financiamiento a empresas.

Durante todo este año, las administradoras de fondos estuvieron expectantes por la modificación de la Ley de Mercado de Capitales actual, con la esperanza de que, con un mejor tratamiento impositivo y a partir del impulso del blanqueo, la industria de los fondos cerrados finalmente se desarrolle en la Argentina.

Ahora, a tan sólo diez días hábiles de la fecha límite para los blanqueadores para suscribir a estos instrumentos y evitar la penalidad del 10%, los jugadores de la industria están cambiando posiciones. Hay cierto malhumor en la City: "Esperábamos para esta altura del año tener más claridad", se queja más de uno. "El debate por Ganancias ganó las tapas de los diarios. El Gobierno tuvo que reordenar prioridades y eso hizo que un proyecto que era importante y relevante para el éxito del sinceramiento fiscal quede postergado por algo más urgente que importante‘", dijo un ejecutivo de una administradora de fondos.

"Sentimos que es el juego de la oca: dimos pasos para atrás en las últimas semanas", afirmó Juan Politi, vicepresidente de Allaria.

Si bien hay cierta incertidumbre sobre el éxito que tendrán estos instrumentos post blanqueo, el consenso es que los fondos cerrados que apuntan a proyectos inmobiliarios son los que mejor quedan parados en este escenario.

"Para el fondo que estamos planeando sacar,tenemos una proyección de tasa de retorno, con algunos supuestos razonables, que le dan al inversión un rendimiento, después de todo gasto, entre 7% y 8% en dólares: esto sin incluir la quita del impuesto a las ganancias", explicó Cristian López, CEO de Consultatio Asset Management. La gestora de fondos de Eduardo Constantini prepara un instrumento para invertir en la construcción de emprendimientos de oficinas y viviendas premium. "Si la Ley se aprueba, que puede aprobarse de acá a cuatro años y es indistinto ( porque el fondo va a pagar ganancias cuando termine de hacer los edificios), seguramente habría una mejorar del 35% de esa tasa, porque estaría exento de pagar", agregó.

Hay una idea generalizada de que los argentinos se sienten cómodos invirtiendo en ladrillos. "En la inestabilidad argentina que conocemos todos, el negocio inmobiliario es una protección de valor", sostuvo Politi.
Para Norberto Mathys, vicepresidente del Banco de Valores: "Los que más sufren son aquellos fondos que están encapsulando deuda, por ejemplo los de energías renovables o agrarios. Pero, independientemente del tratamiento de la Ley, hay fondos cerrados que mantienen su atractivo".

Muchos creen que los "fondos cerrados han venido para quedarse" y que el oficialismo más temprano que tarde impulsará un marco legal acorde.

En medio del vértigo de las últimas semanas de diciembre, muchos están recalculando sus posiciones. Sin embargo, la percepción de la City es que el ruido legislativo no desalentó a aquellos que habían decidido ingresar al sinceramiento fiscal.

"Cada uno de los individuos que blanquee van a tener que tomar una decisión. Y hay alternativas para cualquiera de ellas, afirmó, Pablo Santiago Presidente de Mariva Asset Management. "Es difícil recomendar algo: estamos tratando de brindar opciones a los blanqueadores. Esto no es una decisión de inversión: es una elección estratégica de cómo blanquear".