Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La crisis política anima al mercado: la bolsa trepó 6,6% y el real subió 3%

La crítica situación de Lula, que fue suspendido de su cargo a menos de una hora de asumir, amplificó la volatilidad de los activos brasileños, que lideraron las ganancias a nivel mundial. En la misma sintonía el real se apreció más de 3%. La Cámara de Diputados de Brasil aprobó ayer la creación de una nueva comisión de juicio político para iniciar el proceso de destitución a Dilma, por haber adulterado las cuentas públicas

La crisis política anima al mercado: la bolsa trepó 6,6% y el real subió 3%

En medio de la tormenta política brasileña, que ahora gira entorno de la presidenta Dilma Rousseff y el ex-mandatario Luiz Inacio Lula da Silva, los mercados festejaron a lo grande con importantes apuestas a que se produzca un cambio de gobierno, para terminar con el estancamiento económico de Brasil.

El Bovespa escaló ayer un 6,6% mientras que la moneda brasileña se apreció más de 3% luego de conocerse la suspensión casi inmediata de Lula en la jefatura de Gabinete – a menos de una hora de asumir –, mientras crecía la posibilidad de que Dilma enfrente un juicio político, después de que el miércoles se hiciera público el audio que reveló cómo arregló con Lula su designación en el gobierno.

Es que el nombramiento fue visto como una maniobra para otorgarle fueros a Lula, tras haber sido acusado de lavado de dinero y fraude como parte de la investigación de corrupción centrada en Petrobras. A su vez, los inversores interpretaron la aparición de Lula como una manera de mantener a Dilma en el poder, con la posibilidad de incrementar el gasto público para estimular el crecimiento, consignó la agencia Bloomberg.

Estos acontecimientos dejaron allanado el camino para que la Cámara de Diputados de Brasil aprobara ayer por la tarde la creación de una nueva comisión de juicio político para iniciar el proceso de impeachment a Dilma, por haber adulterado las cuentas públicas con el objetivo de esconder el déficit. Así, una comisión de 65 miembros estudiará si existen razones para destituir a la mandataria por haber manipulado las cuentas estatales.


Todo el caos político amplificó las oscilaciones de los activos brasileños – que lideraron las ganancias a nivel mundial – e imprimió al Bovespa con su nivel más alto de volatilidad en más de un año, de acuerdo a Bloomberg. Además, la bolsa de San Pablo alcanzó su mayor nivel desde 2009, liderado por las acciones de los bancos Itaú (10,92%) y Bradesco (12,08%).

Por otro lado, sensible a las noticias locales e impulsadas por una suba del crudo, las acciones preferenciales de Petrobras escalaron un 12,03%. La euforia el mercado fue tan grande que el volumen de operaciones con acciones casi duplicó el promedio de las operaciones diarias.


A su vez, el real escaló 3,1% hasta 3.628 por dólar, después de que el Banco Central de Brasil dijera que ve espacio para relajar el programa de swap cambiario, con el que buscaba impulsar el valor de la moneda. Pero la gran nota la dieron los contratos contra un seguro de impago brasileños, los CDS, que a 5 años cayeron a su nivel más bajo desde diciembre de 2014.

El llamado a juicio político se convirtió en una prueba de supervivencia para Dilma en medio del escándalo de corrupción y la peor recesión económica de Brasil en décadas. Se necesitará la aprobación de dos tercios de los 513 diputados para proceder a un juicio formal en el Senado. El presidente de la Cámara baja, Eduardo Cunha, dijo que va a acelerar los procedimientos tanto como sea posible.

Asesores del Gobierno estaban confiados a principios de este año de que podrían reunir los 171 votos necesarios para bloquear el intento de destitución, pero las fuertes revelaciones en la investigación de corrupción pusieron en un estado crítico la continuidad de Dilma.