Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La bolsa saltó 4,7% pero inversores esperan ahora tasa de nueva emisión

La bolsa saltó 4,7% pero inversores esperan ahora tasa de nueva emisión

Los inversores celebraron el fin del largo conflicto con los fondos buitre y la bolsa porteña saltó ayer un 4,7%, tras conocerse el resultado de las negociaciones en Nueva York. La noticia, esperada en el mercado desde el comienzo del mandato de Macri, se tradujo en una suba generalizada de las acciones.

Ahora, la mirada de los hombres de la City está puesta en la primera colocación de deuda, anunciada por el ministerio de Hacienda para el próximo lunes, especialmente para conocer a qué tasa el país sale al mercado. Hoy se estima que el costo estaría en torno al 8% o incluso por debajo.

La expectativa por el acuerdo en Nueva York implicó un mayor volumen en la bolsa local. Al concluir la jornada, el volumen de negocios operados en acciones totalizó $324,8 millones (u$s 22,2 millones), un 27% más que en la rueda anterior.

Los papeles de Banco Macro fueron los que más subieron, con un alza de 10%. Le siguieron Pampa Energía y el Grupo Financiero Galicia, que avanzaron 8,5% y 7,5%.

La novedad no sólo impactó positivamente en las cotizaciones de las acciones sino también en los bonos soberanos argentinos, que tuvieron una positiva respuesta a través de mejoras promedio del 0,8% en sus cotizaciones en dólares.

"Es un gran paso, después de estar quince años alejados del mundo", sintetizó Alejandro Bianchi, gerente de inversiones de InvertirOnline.

No sólo los operadores locales brindaron con la noticia. En Wall Street, las ADRs saltaron hasta 9,1%.
Tras el festejo de ayer, se espera que los inversores retomen la cautela. "Puede ser que el buen humor dure un par de días", adelantó el economista Claudio Zuchovicki. "Pero ya pasó el impacto de la noticia, era algo muy esperado en la City, entonces pierde un poco el glamour. Ahora hay que esperar la colocación de deuda, para que conocer a qué tasa Argentina sale efectivamente al mercado", afirmó.

"Las tasas están altas todavía para la Argentina, fundamentalmente comparado con Brasil. Pero en el mundo hay apetito por el riesgo argentino y en el país hay ganas de colocar", coincidió Bianchi.

Para el corto plazo, los analistas consultados por El Cronista son optimistas, pero prudentes. "Cuando las agencias de calificación mejoren la nota local, los fondos que no podían comprar activos argentinos podrán hacerlo, lo que aumentará el volumen del mercado", recordó Diego Martínez Burzaco, economista jefe de Inversor Global. "La Argentina es el único mercado latinoamericano importante que todavía es considerado mercado de frontera, salir del default era un requisito básico para atraer a nuevos inversores", añadió.

"Es el momento de tomar riesgo argentino", aseguró Bianchi. "Si tengo que optar por acciones o bonos, prefiero las acciones. Priorizaría los papeles de los bancos, ya que en todo inicio económico son las entidades bancarias las responsables de financiarlo entonces presentan más crecimiento", agregó.

Zuchovicki también se mostró a favor de tomar posición en el mercado de renta variable. "Seguro que va a ser un ciclo en que a las acciones les va a ir mejor que a los bonos, tienen más para subir", afirmó. El economista destacó a los papeles relacionados con la obra pública, como los preferidos a la hora de armar una cartera a mediano plazo.

En tanto, para el corto plazo, Martínez Burzaco se volcó a los títulos vinculados al agro. "En mayo se van a conocer los balances del primer trimestre y el campo fue el sector que tuvo más para ganar en estos tres meses, por lo que priorizaría el sector de agroalimentos", cerró.