La baja de la tasa de referencia llegó a los depósitos pero no a los préstamos personales

Mientras que los depósitos a plazo fijo perdió 15 puntos desde principios de septiembre, la de préstamos personales poco más de un punto. En ese plazo la tasa de la Leliq cayó de casi 86% a 63%.

Según el relevamiento del Banco Central, el 3 de septiembre los bancos pagaban 59,8% por los plazos fijos y hoy 45%, pero la tasa de préstamos personales, que era del 75,6%, apenas se fue a 74,3%. El costo promedio de los préstamos del sistema fue muy rápido para seguir la suba de tasas de agosto, pero no parece tener apuro por acompañar la baja.

Los bancos bajan su stock de plazo fijo porque presumen que vuelven las líneas productivas con subsidio de tasa. Históricamente el monto de líneas productivas era un porcentaje de los depósitos con el sector privado. Entonces, a menos depósitos, menos préstamos a tasa subsidiada. Obviamente que a los bancos no les conviene caer en depósitos a la vista entonces la válvula de ajuste son los depósitos a plazo.

Miguel Zielonka, director de Econviews, sostiene que los bancos están recomponiendo sus márgenes: "Pagan cada vez menos el plazo fijo porque no quieren que les obliguen a prestar en líneas de crédito productivo con tasa subsidiada. Prefieren caer en el tamaño del balance pero mantener o incrementar márgenes".

Gustavo Neffa, director de Research for Traders, considera que la baja de tasas de Leliq y de plazos fijos no tiene una relación directa con los préstamos: "Por eso que no se traslada de inmediato dicha baja a préstamos, tarjetas de crédito y cuentas corrientes. Como el plazo de los préstamos y créditos es más largo respecto a la de las Leliq y plazos fijos, los bancos esperan a que la tendencia a la baja se afirme. Pero más que nada, porque debajo de cierto nivel empiezan a perder contra la inflación".

A su juicio, mejor para el banco es bajar la tasa de plazos fijos, pues gana más así que bajando la de préstamos donde cobra menos.

El analista financiero Christian Buteler advierte que, normalmente, la tasa de depósito reacciona mucho más rápido que la de los créditos ante una modificación de la mismas. No tienen incentivo para hacerlo, ya que la mora está complicada".

Sergio Morales, presidente del Centro Latinoamericano de Inversiones, afirma que la tasa de préstamos sigue alta, porque el BCRA dispuso este mes una fuerte baja de la tasa de Leliq, y el dinero de las colocaciones estaba en buena medida ahí. "Como, probablemente, el nuevo gobierno lance líneas productivas, los bancos no tienen incentivos para captar depósitos a través de plazo fijos, por lo que otorgan una tasa de interés en estos mucho menor respecto de los créditos otorgados".

"Con una economía rota, nadie quiere prestar. No hay tasa. Los bancos están esperando definiciones del nuevo gobierno", dijo el consultor Martin Mazzeo.

Tags relacionados

Más de Finanzas y Mercados