Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La apreciación cambiaria, entre los principales riesgos para la Argentina según el IIF

Reconocen los avances del Gobierno para normalizar la economía pero advierten la necesidad de un triunfo oficialista en las legislativas para consolidar el rumbo

La apreciación cambiaria, entre los principales riesgos para la Argentina según el IIF

Una apreciación del tipo de cambio real más allá de lo esperado es uno de los tres principales riesgos para la Argentina, junto con la posibilidad de un shock externo y la de un aumento de tensiones sociales si la economía no arranca. Así lo consignó el Instituto Internacional de Finanzas en su último informe.

"Los grandes desafíos permanecen", afirmó la entidad que si bien reconoció que el acceso a financiamiento internacional en los últimos quince meses permitió una salida gradual que comienza a verse en una baja de la inflación y una reactivación de la actividad, sostuvo que un resultado positivo para Cambiemos en las elecciones legislativas de octubre resulta clave para que la recuperación económica se consolide.

Si bien el organismo reconoció que las condiciones macroeconómicas han comenzado lentamente a recuperarse, advirtió que en los próximos meses la tendencia de crecimiento será puesta a prueba a partir de presiones sociales y políticas.

"La estrategia se ha centrado en mantener una política monetaria restrictiva, dependiendo de la financiación externa para reducir al mínimo el ajuste fiscal y avanzar en reformas en el Congreso para mejorar el clima social. Creemos que este enfoque podría ayudar a lograr una recuperación de la actividad para 2017 y una reducción de la inflación".

La entidad prevé una recuperación del nivel de actividad de 2,5% del PBI para este año, por debajo de las proyecciones oficiales y privadas. Recién en 2018 la economía argentina alcanzaría un crecimiento de 3%.

La velocidad de esta recuperación será clave para el futuro político del país a partir de las elecciones de octubre. "Sin una mayoría en el Congreso, un resultado positivo para el partido gobernante en octubre es fundamental para conseguir el apoyo necesario para realizar las reformas políticas para reducir el costo de hacer negocios. Hacer progresos en estos frentes ayudará para consolidar el crecimiento más allá de 2017", remarcó.

La entidad además ponderó la reducción de la inflación en los últimos meses, aunque advirtió que las proyecciones para este año se mantienen por encima de la meta del Banco Central. "Con la necesidad política de acelerar el crecimiento, la independencia del BCRA será puesta a prueba ya que la meta de alcanzar el objetivo inflacionario requiere todavía tasas altas", afirmó el informe.

En este sentido, el IIF sostuvo que los esfuerzos de Federico Sturzenegger por mantener altas las tasas del mercado y así limitar la expansión de la inflación también han servido para atraer inversores internacionales que ganaron con el carry trade.

Para consolidar el crecimiento más allá de 2017, el Gobierno deberá controlar su nivel de gasto. "Si se disipa el riesgo de déficit fiscal crónico puede ayudar a recortar aún más los costos para hacer negocios y a su vez mantener la inflación a la baja", señaló el escrito.

"Una combinación de políticas más equilibradas además reforzaría el papel del tipo de cambio como estabilizador, lo que resulta clave para la efectividad de un régimen de inflation targeting", sostuvo.

Entre las medidas que le reclama la institución a la administración de Mauricio Macri para consolidar la recuperación económica y aumentar la productividad se encuentra la profundización del mercado de capitales local, el fomento del comercio, la mejora de la infraestructura y la restructuración del sistema de pensiones.

La entidad hizo hincapié en la necesaria reforma del sistema tributario, a fin de alivianar la presión fiscal y conseguir una estructura más eficiente de gastos. "Esto reforzaría la inversión privada e impulsaría la competitividad externa y apoyaría al crecimiento a largo plazo", cerró.