Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La Reserva Federal no subiría la tasa, pero daría indicios de futuros aumentos

Hoy finaliza la reunión de política monetaria de EE.UU., de la cual se espera tan solo guiños sobre lo que pueda pasar en junio: creen que en un mes podría fijarse entre 1% y 1,25%

La Reserva Federal no subiría la tasa, pero daría indicios de futuros aumentos

Hoy culmina la reunión de dos días de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) y aunque no se esperan modificaciones en la tasa de referencia, el mercado sí estará pendiente de algún guiño del organismo sobre futuras subas.

Tras el último incremento realizado en marzo, la tasa se encuentra entre 0,75% y 1%. Los futuros dan una probabilidad de suba de 67% en la reunión de junio, con mayoría de posibilidades para el rango de 1% y 1,25%.

En diciembre pasado la Fed dio comienzo al primer ciclo de ajuste alcista en más de una década; la suba partió de una tasa mínima histórica de 0% y 0,25%. Y en los últimos meses fue el mismo organismo quien insistió en que el objetivo es proseguir con un ajuste monetario gradual, que implicarían dos subas más a lo largo del año.

No obstante, los inversores se preguntan si los datos débiles de crecimiento e inflación podrían condicionar la política de la autoridad monetaria. Es que el crecimiento económico del primer trimestre de 2017 se situó en una tasa anualizada del 0,7%, por debajo de las expectativas del mercado, mientras que la inflación subyacente, que excluye los indicadores más volátiles de energía y alimentos, bajó un 0,1%, el primer descenso de estos precios desde 2010.

Los miembros del banco central estadounidense también deben esperan para ver hasta qué punto las políticas del presidente Donald Trump sobre impuestos, gasto y regulación serán aprobadas por el Congreso, ya que un paquete de estímulo podría acelerar el ritmo de las subas.

Por otro lado, el mercado también ansía conocer los detalles de cómo y cuándo la Fed empezaría a reducir su enorme tenencia de bonos, activos adquiridos para estimular la economía luego del estallido de la crisis financiera: la cartera pasó de apenas un billón de dólares en 2008, antes de la crisis, a los u$s 4,5 billones actuales.

Desde hace varios años que el banco ya no compra activos, sin embargo sigue reinvirtiendo los beneficios obtenidos. Una de las posibilidades es que la Fed simplemente deje que estos activos venzan o que sean eliminados gradualmente.

Cabe aclarar que la jefa de la Fed, Janet Yellen, no dará una conferencia de prensa una vez finalizada la reunión. En cambio, sí lo hará sobre el final de la reunión de junio, que se celebra el 13 y el 14.

En cuanto a los mercados, tanto las acciones como los bonos terminaron con mayoría de alzas. Las bolsas, que registran marcas históricas en las últimas semanas y llevan acumuladas ganancias de hasta 12 % desde la victoria de Trump en noviembre, cerraron con subas leves, de un promedio de 0,2%. Los avances en los sectores tecnológico e industrial contrarrestaron la debilidad de los papeles de automotrices y energéticas.

Es que ayer se conoció un dato negativo sobre las automotrices: se reportaron caídas en las ventas de vehículos nuevos en abril. En consecuencia, las acciones de Ford se hundieron 4,4% y las de General Motors perdieron un 2,9%.

Por su parte, el precio de los bonos del Tesoro ascendieron. Los los bonos referenciales, aquellos a 10 años, pasaron a rendir 2,3%.

Finalmente, el Tesoro también anunciará hoy sus necesidades de financiación para los próximos dos trimestres. Los operadores se enfocarán en si el gobierno estadounidense dará algún nuevo detalle sobre posibles planes de emisiones de bonos de hasta 30 años de plazo.