Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La Legislatura trata esta semana la exención de Ingresos Brutos a los pases

La Legislatura trata esta semana la exención de Ingresos Brutos a los pases

El jueves llega finalmente al recinto de la Legislatura porteña el proyecto de ley que exime a los pases pasivos del Impuesto a los Ingresos Brutos, un elemento que le resta efectividad a la tasa de referencia de la política monetaria y hace que los bancos prefieran colocar su liquidez en letras Lebac. En la legislatura, el oficialismo cree contar con los 31 votos necesarios para aprobar una norma que, una vez aprobada, supondría una suba de hecho a la tasa.

Feriados y dificultades de labor parlamentaria alargaron al proceso más de lo esperado, pero esta semana finalmente llegará a ser tratado por los legisladores porteños el proyecto que el titular del Banco Central (BCRA), Federico Sturzenegger, le pidió al jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta. El distrito grava con Ingresos Brutos (IIBB) a las operaciones de pases pasivos que concertan los bancos con la autoridad monetaria.

Los pases pasivos son instrumentos de política monetaria similares a las Lebac, pero a plazos más cortos. Sin embargo, mientras que las letras están exentas del tributo que perciben la Ciudad y las Provincias, el pase si paga IIBB.

Como hasta fines del año pasado la tasa de referencia se fijaba en la Lebac a 35 días y los pases pasivos tenían un rol marginal, el problema no era relevante. Pero cuando en enero el BCRA empezó a usar el centro del corredor de pases –es decir, el punto equidistante entre la tasa que cobra la autoridad monetaria por lo pases pasivos y la que cobra por los pases activos– a 7 días de plazo como tasa de referencia, el tema empezó a ser incluido en los cálculos de los bancos.

Con la baja de la Lebac en baja –pasó de 24,75% a caer por debajo de 22%–, los primeros meses del año no fueron problema. El BCRA liberaba liquidez vía letras y, por comparación, el piso del corredor de pases se volvía atractivo con su 24% anual. Pero cuando se vieron señales de que el "trimestre delicado", de febrero a abril, mostraba números picantes de inflación más allá del efecto de las subas de tarifas la política monetaria se volvió más astringente y el tema se volvió central en las mesas privadas.

Así, cuando el 11 de abril último el BCRA llevó la tasa de referencia del 24,75% al 26,25%, la tasa que perciben los bancos por pactar pases pasivos pasó a un 25,50% nominal que luego del impuesto queda en 23,70%. En la última licitación la tasa de la Lebac a un mes estaba en 25,50%, 180 puntos básicos por encima de eso.

Eso generó una migración de pases a Lebac. Entre abril y mayo, el stock promedio de pases cayó $ 16.655 millones, mientras que el stock promedio de Lebac en manos de entidades financieras creció $ 28.309 millones (con datos al 24/5).

La norma que se trata este jueves en la Legislatura podría alterar ese equilibrio, ya que devolvería al piso del corredor de pases al 25,50%, una suba de tasas de hecho. En el oficialismo, que no tiene mayoría, creen que hay consenso para aprobar la norma. La reglamentación y puesta en vigencia, después, dependerá de que tanta urgencia tenga el BCRA.