Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La Fed no tocó la tasa pero avisó que podría subirla en septiembre

El Comité de la Reserva Federal decidió con nueve votos a favor y uno en contra que la tasa siga entre 0,25% y 0,5%. Pero dejó entrever que aumentar subir en septiembre

La Fed no tocó la tasa pero avisó que podría subirla en septiembre

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) decidió ayer, al cierre de su reunión mensual para determinar la política monetaria del país, mantener las tasas de interés entre el 0,25% y 0,50%, pero evaluó de manera positiva la evolución económica, abriendo así la puerta a una suba en septiembre.

Con nueve votos a favor y uno en contra, el Comité de Mercado Abierto de la Fed decidió mantener sin cambios el precio del dinero tras la suba de diciembre, que fue la primera en una década y supuso el fin de siete años de una política expansiva inédita por la crisis económica y financiera.

Tras su reunión de dos días, el banco emisor consideró que "los riesgos a corto plazo han disminuido" para la economía estadounidense, lo que podría indicar la predisposición de los miembros para un nuevo incremento de un cuarto de punto en septiembre, cuando la presidente de la Fed, Janet Yellen, realizará su comparecencia trimestral ante la prensa.

El comité monetario del banco central estadounidense consideró que "el mercado laboral se ha estado fortaleciendo y la actividad económica se está expandiendo a un ritmo moderado". Pese a todos estos signos positivos, la autoridad monetaria ha decidido mantener las tasas de interés al mismo nivel con solo una voz disidente entre sus diez miembros, la de la presidenta de la Reserva Federal de Kansas, Esther George, que pedía una suba de un cuarto de punto.

En el primer trimestre del año, el PBI de Estados Unidos aumentó a un modesto ritmo anualizado del 1,1 %, mientras que mañana se conocerá el dato preliminar del segundo trimestre, que los analistas esperan que supere el 2,5%.

Una de las razones que podría haber elevado la cautela de la Fed para no elevar las tasas es esperar a analizar la marcha de la economía global y en, concreto, el impacto de la victoria en junio pasado de los que pidieron en referéndum que el Reino Unido abandonara la Unión Europea (UE).
Asimismo, la marcha de la economía china y la devaluación del yuan son motivos de preocupación en los mercados internacionales, que, no obstante, parecen estar evitando los pánicos bursátiles veraniegos del pasado.

El comunicado emitido tras la reunión recuerda que la inflación sigue por debajo del objetivo del 2%, especialmente debido a la caída de los precios de la energía, pero está apuntando alzas moderadas que lo acercan a la cota deseable por el banco emisor.

La economía de EE.UU. se encuentra cercana al pleno empleo, con una tasa de desempleo del 4,9% y con una generación de puestos de trabajo consistente, pero con muestras de debilidad, como el dato de mayo, muy por debajo de lo esperado.

A su vez, la demanda interna, de la que dependen dos tercios de la economía estadounidense, ha mejorado en los últimos meses tras el estancamiento mostrado a comienzos de año, algo favorecido por un dólar relativamente más sólido frente a las principales divisas. Las plazas bursátiles experimentaron ayer una leve mejoría al conocer la decisión de la Fed, mientras que el oro y el dólar se fortalecieron.