U$D

JUEVES 18/04/2019

La Fed no subirá la tasa este año y le dio algo de aire a la Argentina

El banco central de los Estados Unidos mantuvo hoy la tasa sin cambios, como se esperaba. Pero además señalizó que no habrá subas este año, cuando el mercado esperaba al menos una. Esto es positivo para activos y monedas emergentes, como los argentinos

La Fed no subirá la tasa este año y le dio algo de aire a la Argentina

La Reserva Federal (Fed) mantuvo estables el miércoles las tasas de interés de referencia y sus funcionarios proyectaron que no habrá más alzas este año, porque anticipan una desaceleración de la economía estadounidense. En el mercado local el dato cayó después del cierre del mercado cambiario pero fue leído de inmediato como un aliciente para la Argentina, con subas de bonos y la consecuente caída del riesgo país. La incógnita que se va a develar hoy es si la señal alcista para activos emergentes puede darle al Banco Central (BCRA) una mejora en el frente cambiario que no logra obtener aspirando pesos y vendiendo dólar a futuro.

En un abrupto cambio de sus perspectivas, la Fed ahora espera solo una alza más del costo del crédito hasta 2021, y ya no anticipa la necesidad de prevenir la inflación con una política monetaria restrictiva.

“A mi juicio una noticia muy positiva desde la Fed. Estaba totalmente descontado que hoy no subía la tasa, pero en diciembre proyectaba hacer dos subas de un cuarto de punto cada una, mientras que ahora está proyectando mantener la tasa todo el año”, dijo Norberto Sosa director de invertir en bolsa.

Los bonos argentinos, que caían en torno a 1% antes de que se conociera la decisión del organismo estadounidense, pegaron la vuelta en plena rueda, llegaron a promediar subas de casi 0,5% y cerraron casi sin cambios.

Después de una reunión de dos días, la Fed también dijo que desaceleraría la reducción mensual de su cartera de bonos del Tesoro de u$s 30.000 millones a u$s 15.000 millones a partir de mayo. Otra señal de más laxitud monetaria.

El banco central de Estados Unidos dijo que terminaría de reducir su balance en septiembre, siempre que las condiciones de la economía y del mercado monetario evolucionen como se espera.

Los anuncios combinados implican que, tras endurecer la política monetaria cuatro veces el año pasado, ahora se está frenando en ambos frentes para ajustarse a un crecimiento mundial más débil y a una perspectiva algo más frágil en Estados Unidos.

“El crecimiento de la actividad económica se ha desacelerado desde la tasa sólida en el cuarto trimestre”, dijo la Fed en su comunicado.

La Fed había subido sus tasas de interés siete veces durante 2017 y 2018 hasta un rango de un 2,25% a 2,5%.

Entre los analistas, ayer era claro que el dato era favorable para emergentes. La duda, en todo caso, residía en ver si el mercado local -desenganchado de la suerte de los emergentes desde hace varias semanas- puede plegarse a esa mejoría.

“Lo que debería generar la señal de la Fed es una debilidad del dólar, favorecer la recuperación del euro y beneficiar a las monedas emergentes. Ahora, si uno mira los activos argentinos parecen estar más afectados por el tipo de cambio que por el contexto de global”, dijo Nicolás Kohn, estratega de Alberdi Partners. “Es cierto que el peso argentino siguió un camino divergente al del resto de las monedas emergentes desde mediados de febrero, pero creo que tiene que ver con un sendero de inflación que no estaba contemplado en ese momento, este dato sorpresivo debería ayudar a apaciguar al mercado cambiario”, agregó.

“La reacción de la reserva federal debería favorecer a una apertura mañana positiva en el mercado cambiario, después, tenemos que tener en cuenta que el peso es la moneda más volátil entre las emergentes”, dijo Diego Falcone de Cohen. “La tendencia para el peso es buena, pero el día a día puede ser volátil”, agregó.