Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La Fed evita sorpresas en previa electoral pero sugiere suba de tasas en diciembre

Es la séptima vez consecutiva que la Fed decide mantener sin cambios la tasa de interés, que elevó por última vez en diciembre de 2015 desde un mínimo histórico

La Fed evita sorpresas en previa electoral pero sugiere suba de tasas en diciembre

La Reserva Federal mantuvo estables las tasas de interés ayer, en la última decisión de política monetaria antes de las elecciones presidenciales del próximo martes en Estados Unidos. Así, la decisión de la autoridad monetaria estadounidense ratificó aquello que el mercado descontaba desde hacía tiempo: que la suba de tasas durante 2016 estaría más relacionada con la política que con los datos económicos.

Si bien Janet Yellen no realizó declaraciones a la prensa, el ente que preside emitió un comunicado al finalizar la reunión en el que señaló que el Comité Federal de Mercado Abierto decidió mantener el rango meta de la tasa de fondos federales entre un 0,25 y un 0,50%. "El Comité considera que los argumentos para un incremento en la tasa de fondos federales han seguido fortaleciéndose, pero ha decidido, por el momento, esperar para obtener más evidencia de un constante progreso hacia sus objetivos", explicó el banco central.

Los datos relevados por el informe de la Fed tuvieron resultados mixtos, lo que apoyó la decisión de la autoridad monetaria de no tocar la tasa de referencia. El mercado laboral sigue fortaleciéndose, según consignó la entidad: "Si bien la tasa de desempleo ha experimentado pocos cambios en los últimos meses, la creación de empleo ha sido sólida", dijo en el comunicado. Otro dato favorable fue el crecimiento de la actividad económica, que también mejoró desde el ritmo modesto visto durante el primer semestre del año.

Entre las cuestiones que todavía quedan por mejorar en la economía estadounidense, la Fed indicó que la inflación sigue sin alcanzar las expectativas de la entidad dirigida por Janet Yellen: aunque avanzó desde inicios de este año, todavía está por debajo del objetivo del 2% de largo plazo fijado por el Comité. Asimismo, la inversión fija de las empresas continúa siendo débil.

En su comunicado, la Fed expresó que espera que las condiciones económicas evolucionen de forma tal que permitan incrementos graduales de la tasa. Así, la autoridad monetaria dejó la puerta abierta para efectuar un eventual incremento en la reunión del mes próximo. Más allá de las expectativas del mercado, la Fed se mantuvo cauta en sus declaraciones: "La tasa de fondos federales probablemente permanecerá, por algún tiempo, por debajo de los niveles que se espera prevalezcan en el largo plazo. Sin embargo, la senda actual de la tasa de fondos federales dependerá de las perspectivas económicas y de los datos futuros".

Consultado sobre la decisión de la Fed, Luis Palma Cané, economista especializado en mercados internacionales, opinó: "Desde el punto de vista macroeconómico, no hay dudas de que ya están dadas las condiciones para una suba de la tasa. Está claro que la decisión de no retomar la suba responde a la tradicional y correcta política de la Fed de no modificar la tasa en víspera de elecciones. De mantenerse el actual escenario, tanto doméstico como internacional, consideramos que es altamente probable que la Fed retome la suba de tasa a partir del próximo diciembre, llevándola a un nivel no mayor al 0,75%".

La última suba de tasas de la Fed fue en diciembre de 2015. En ese momento, la entidad proyectaba que realizaría 4 incrementos de tasas en 2016, mientras que los inversores pronosticaban solo 2 subas para este año. Más allá de las intenciones, el aumento de un cuarto de punto a fines del año pasado, provocó una serie de efectos inesperados: las acciones se desplomaron, el dólar se apreció, cayeron los precios de las materias primas y las preocupaciones sobre la deuda se apoderaron de las economías emergentes.

Ese panorama, sumado al contexto electoral, hizo que el ente conducido por Janet Yellen aplazara 7 veces consecutivas la suba de tasas durante este año. A partir de ahora, las expectativas están puestas en la próxima reunión de la autoridad monetaria que será el 14 de diciembre, con la elección presidencial ya definida. Los mercados otorgan hoy un 75% de probabilidades al hecho de que la Fed realice la esperada suba en dicho encuentro.