Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La CNV y el Rofex buscan atenuar el impacto del impuesto al dólar futuro

En diciembre, la reforma del impuesto a las ganancias creó un nuevo tributo excepcional a las operaciones con dólar futuro. La medida había generado malestar en los inversores. Ahora, tanto el organismo regulador como el mayor mercado de futuros financieros de la Argentina intentan que la reglamentación, que preparan la AFIP y Hacienda, afecte lo menos posible a la operatoria de futuros

La CNV y el Rofex buscan atenuar el impacto del impuesto al dólar futuro

Tanto la CNV como el Rofex están expectantes por la reglamentación de la reforma a la ley de impuesto a las ganancias, que está en manos del Ministerio de Hacienda en conjunto con la AFIP, y esperan poder intervenir –al menos informalmente– para atenuar el efecto del impuesto especial al dólar futuro, según confirmaron fuentes de ambas instituciones.

La última modificación a la ley de impuesto a las ganancias creó una cantidad de nuevos tributos para solventar el costo de los cambios reclamados por la oposición. Entre ellos, se estableció un gravamen extraordinario del 15% sobre las ganancias por las operaciones "especulativas" con dólar futuro. "Lo único bueno del impuesto es que todavía no se reglamentó, por lo que no sabemos hasta dónde va a llegar. Pero, así como salió, no está claro y es muy malo para nuestro mercado", le dijo a este diario el Gerente General de Rofex, Diego Fernández, en el marco del Congreso Económico Argentino, realizado ayer junto con la Expo EFI en el Hotel Hilton.

Según el proyecto, el tributo se aplicará a las empresas y las personas que hayan obtenido utilidades de los contratos de futuros y "que no hubieren tenido como finalidad la cobertura respecto de una determinada operación de comercio exterior o financiera, denominada en moneda extranjera". Con la nueva norma, el comprador de dólar futuro, que ya tributa un 35% en concepto de impuesto a las ganancias, debería sumar otro 15% al costo fiscal de la operación.

La redacción de este punto había generado malhumor en el mercado, ya que no está claro cómo se determinará si una operación fue especulativa o de cobertura. Además, aunque la idea original de la oposición era gravar a quienes habían especulado con los contratos de dólar futuro a fines de 2015 –cuando la devaluación ya parecía inevitable–, la letra de la ley incluye al período fiscal 2016. "A algunos los puede agarrar una vez; a otros, dos", comentó Fernández.

En la CNV saben del malestar que generó la medida pero no creen que haya partido de una mala intención del Gobierno hacia el desarrollo del mercado de capitales. De hecho, el titular del organismo, Marcos Ayerra, dijo ayer en el Congreso Económico Argentino que "el desarrollo del mercado de capitales es uno de los 100 objetivos que se puso este Gobierno". En cambio, la CNV entiende que el impuesto surgió del juego político propio del Congreso.

El regulador del mercado está colaborando con funcionarios de Hacienda y de la AFIP para evaluar cómo atenuar el impacto de la norma para que el inversor y los mercados de futuros no sufran otro golpe (que se sumaría a la "corrección" de los contratos de dólar futuro que debió hacerse en diciembre de 2015). Fuentes del organismo conducido por Alberto Abad confirmaron que serán los responsables de la reglamentación pero argumentaron que la misma está demorada porque esperan por un decreto presidencial que saldría sobre el tema. En el Ministerio de Hacienda, en tanto, no pudieron confirmar la información.

Por su parte, los directivos de Rofex también se reunieron con las autoridades de nacionales que están encargadas de la reglamentación, sin resultados concretos. Mientras tanto, consultaron con sus asesores jurídicos acerca de la viabilidad de una acción de amparo: "Nos dijeron que si Rofex, en tanto mercado, iniciara la acción, la misma no prosperaría. Por lo tanto, el amparo lo tendría que activar un contribuyente que se vea afectado por la norma y, como mucho, nosotros podríamos ir en calidad de amicus curiae. De todos modos, como sería un proceso largo, nos aconsejaron esperar hasta que esté la reglamentación", comentó Diego Fernández.