Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Inglaterra descolocó al mantener la tasa y la libra se fortaleció 2%

Si bien el mercado daba por hecho un recorte de la tasa desde el mínimo de 0,5%, la autoridad monetaria inglesa optó por esperar al menos hasta agosto para lanzar un plan de estímulo que le permita al país evitar el impacto del Brexit.

Inglaterra descolocó al mantener la tasa y la libra se fortaleció 2%

El Banco de Inglaterra desconcertó a los inversores al mantener estables las tasas de interés en su reunión de política monetaria de ayer, aunque sí ratificó la posibilidad de que pronto habrá un paquete de estímulo para ayudar al Reino Unido a lidiar con su decisión de dejar la Unión Europea, conocido como Brexit. De esta manera el banco central dejó su tasa interbancaria en 0,5%, pese a las expectativas generales de que bajaría el costo del crédito por primera vez en más de siete años.


Como no podía ser de otra manera, la libra esterlina reaccionó a la noticia con un fortalecimiento de más de 2%. La moneda británica se había disparado inicialmente hasta alcanzar máximos en 1,3463 por dólar, su nivel más alto desde el 30 de junio, para después situarse a 1,3357 por dólar, lo que significó un cierre alcista de 1,6%. Cabe recordar que tras el voto en favor del Brexit se depreció hasta su valor más bajo desde 1985.


El gobernador del banco, Mark Carney, dijo que hace 15 días él esperaba que la institución brindara a la economía más ayuda a lo largo del verano boreal. Pero ayer Carney y sus colegas señalaron que esperarán tres semanas más para medir la intensidad del impacto del Brexit sobre la economía antes de decidir la necesidad de nuevos estímulos.


"Ante la ausencia de un mayor empeoramiento en el equilibrio entre respaldar el crecimiento y volver la inflación a la meta sobre una base sostenible, la mayoría de los miembros del comité prevé que la política monetaria sea relajada en agosto", afirmó el banco en las minutas de su reunión de julio.


En la misma línea, la entidad agregó: "La magnitud exacta y la naturaleza de cualquier medida de estímulo serán determinadas durante la ronda de previsión de agosto y del reporte de inflación". Por otro lado, el Banco de Inglaterra decidió mantener intacto su programa de expansión cuantitativa, plan que introdujo en marzo de 2009 y que está congelado desde noviembre de 2012 en 375.000 millones de libras (unos 445.000 millones de euros).
En aquella oportunidad, la institución rebajó las tasas a su nivel actual y mínimo histórico, del 0,5%, con el propósito de estimular la economía tras el estallido de la crisis financiera global.


De los nueve miembros del banco que fijan las tasas de interés sólo uno, Jan Vlieghe, quien se había mostrado cada vez más favorable a brindar más ayuda a la economía, votó a favor de un recorte. Chris Williamson, economista jefe de datos financieros de la firma Markit, sostuvo que el banco central había optado por no apurarse y evitar "una reacción abrupta" a la votación del referendum.


Por su parte, la mayoría de los economistas consultados en un sondeo de Reuters habían proyectado que el banco central inglés iba a reducir su tasa de interés principal a un 0,25% para proteger a la economía del impacto del Brexit.