Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Cómo es el impacto de la nueva tasa de referencia del Banco Central

Luego de un año de política monetaria basada en las Lebac, Sturzenegger viró hacia los préstamos semanales entre la autoridad monetaria y los bancos. Algunas posibles consecuencias. 

Sin los aportes del Banco Central el déficit hubiese sido peor

Sin los aportes del Banco Central el déficit hubiese sido peor

Luego de un año de política monetaria basada en las Letras del Banco Central como la principal sistema de regulación de la tasa de interés de referencia, la semana pasada el BCRA cambió de herramienta.

La nueva referencia se basará en la tasa de interés resultante de préstamos semanales entre la autoridad monetaria y los bancos: el centro del corredor de pases a 7 días.

Entre los "pases pasivos" (cuando el Banco Central vende) y los "pases activos" (cuando el Banco Central compra) se forma un corredor donde se determina la tasa de referencia semanal.

“La lógica es similar a las operaciones de mercado abierto ‘de manual’”, destaca Adrián Ravier, profesor en UNLPAM y ESEADE.

El académico se refirió a que, ahora, el Banco Central puede comprar o vender bonos a los bancos comerciales, inyectando o quitando liquidez del mercado cuando lo cree conveniente y, además, puede asistir a los bancos cuando tienen situaciones de iliquidez. “Algo parecido al método que utiliza la Reserva Federal de Estados Unidos”.

 

Los economistas coincidieron en que el cambio a una política monetaria basada en la tasa del corredor de pases tiene que ver con tranquilizar la política monetaria.

“En ningún país del mundo, el público -industriales, sindicalistas, sistema financiero, empresarios- está pendiente todas las semanas sobre qué va hacer el banquero central”, explicó Diego Giacomini, Director de Economía y Regiones.

En el sistema de las Lebac, el mercado es abierto, y compra el que quiere. En el corredor de pases solo actúa el sistema bancario. Al virar a los pases, se deja afuera de las operaciones a muchos actores económicos, y esto le quita ruido y le da más tranquilidad a la política monetaria.

En segundo lugar, los pases vienen a ser instrumentos de deuda más cortos en términos de liquidez.

Aldo Abram, Director Ejecutivo de la fundación Libertad y Progreso, opina que si el Banco Central quiere manejar la liquidez en el corto plazo, debe trabajar con instrumentos de deuda que sean efectivos para ese objetivo temporal.   

No tiene sentido emitir títulos largos para manejar la liquidez de hoy. Por eso más razonable manejar la liquidez con algo corto, yo usaría incluso pases a un día”, explicó. Además, esto implicaría manejar tasas de interés más bajas, porque el largo plazo es más incierto.

Diego Giacomini destacó también la importancia de los cambios en el mercado Lebac, en donde, por el contrario, se extendieron los plazos de vencimiento y las licitaciones pasarán a ser mensuales.

Al ser una vez por mes, se estaría fomentando el desarrollo del mercado secundario.

“Si hay licitaciones de Lebac todas las semanas, todos lo martes los actores pueden elegir entrar o salir. En cambio, si la entrada y salida es a un mes, si uno quiere desprenderse o comprar antes de la licitación, tendrá que ir al mercado secundario”, destacó Giacomini.  

Esto le habilita al Banco Central un mercado secundario de mayor volumen, al cual puede acceder y recomprar las Letras en forma más barata.

Además, el mercado secundario va a generar una tasa de interés de mercado, y eso “eficientiza las señales de tasa de interés”.

Por otro lado, hacer las licitaciones de las Lebac una vez por mes permite alargar la curva, extender los plazos de vencimiento.

Si se licita todas las semanas, la gente se concentra en el tramo de 35 días, y todos los martes te vence el 70/75% del stock, (el 70% de los vencimientos es de las a 35 días), y así se dificulta bajar la tasa de interés. 

Ahora la banca puede ofrecer papeles con vida promedio más larga. Es un incentivo para que se invierta a más largo plazo , y le da aire al Central.

Para el BCRA, "la expansión monetaria asociada a las transferencias al sector público será inferior al aumento de la demanda de dinero esperado, por lo que sería posible reducir los pasivos no monetarios (pases pasivos, LEBAC y NOBAC).

Pasivos no monetarios en % de la base monetaria

 

En definitiva, para Giacomini, esta transición permite “vehiculzar de manera más eficiente las medidas de política monetaria, para que impacten sobre las expectativas de inflación”.

Al año de Sturzenegger, finalmente se está descomprimiendo la presión de las expectativas inflacionarias en el corto plazo. Utilizar como referencia el corredor de pases a 7 días, sumado a la licitación mensual de Lebac, permitirá “poder influenciar sobre las expectativas hacia el mediano y largo plazo”, concluyó Giacomini. 

Por otro lado, la nueva herramienta pareció ser efectiva. El BCRA logró reducir la masa monetaria -que hace casi dos meses no bajaba- en $ 14.609 millones en la última licitación de Lebac, (y en $ 16.028 millones en total si se cuentan las intervenciones en el mercado secundario).

Los tres economistas concluyeron que Sturzenegger podría cumplir con la meta del 17% de inflación anual para el 20017. 

Porque, como dijo Abram, "el esfuerzo es mínimo". Es pasar de un promedio de 1,5% de inflación mensual en el segundo semestre del 2016, a un 1,3% en 2017.