Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Ilusionados con un salvataje europeo, se dispararon los bancos italianos

Trascendió que el banco central compraría más deuda de Italia. Los papeles bancarios, con caídas del 15% en las últimas dos semanas, tuvieron un respiro

Mario Draghi, titular del BCE

Mario Draghi, titular del BCE

Luego de vivir jornadas de fuertes bajas, el índice de las acciones de bancos de Italia subió un 4,1%, tras un reporte de la agencia Reuters que indicó que el Banco Central Europeo (BCE) está dispuesto a comprar más bonos italianos si se disparan los costos del país para tomar deuda luego del referéndum del próximo domingo.

Los mercados temen que, de triunfar el "No" a la reforma constitucional impulsada por el primer ministro italiano Matteo Renzi, caiga el Gobierno del Premier, quien ya anunció que renunciará en caso de que fracase su iniciativa –tal como pronostican las encuestas–. Los inversores redujeron su exposición a activos del país antes del plebiscito y el índice de bancos italianos cayó un 15% en las últimas dos semanas.

En ese contexto, el BCE salió a poner paños fríos a la situación. Según consignó Reuters, fuentes del ente monetario europeo afirmaron que el organismo podría usar su programa mensual de compra de bonos por 80.000 millones de euros (84.800 millones de dólares) para frenar un alza inmediata de los rendimientos de los bonos italianos tras la votación. Así, se suavizarían los movimientos de los mercados y se respaldaría la deuda italiana.

"El Consejo de Gobierno entiende que hay algo de espacio para ayudar a Italia, que será usado si es necesario. El programa de compra de activos tiene flexibilidad", dijo una de las fuentes. "La clave es que el BCE debe estar convencido de que la volatilidad puede superarse usando esta flexibilidad", agregó.

No obstante, los informantes subrayaron que esta estrategia estaría limitada a días o semanas, para frenar cualquier volatilidad inmediata del mercado, porque el programa de compra de activos no está diseñado para combatir crisis en países individuales. Esto significa que si Italia o sus bancos necesitan respaldo financiero a más largo plazo, Roma debería pedir ayuda formalmente.

Los trascendidos influyeron en las cotizaciones y cambiaron el humor de los mercados. Esto se reflejó principalmente en las alzas de los bancos italianos. Las acciones de UBI, Intesa Sanpaolo y UniCredit subieron entre un 3,1 y un 5,8% ayer, mientras que las de Monte dei Paschi di Siena se dispararon un 17,5%, borrando las pérdidas de 13,8% que había registrado el lunes. En la primera jornada bursátil de la semana, surgieron temores sobre la posibilidad de rescatar a esta última entidad.

El propio Monte dei Paschi, el banco más antiguo del mundo aún en funcionamiento, manifestó una "considerable incertidumbre" en torno a la iniciativa. La entidad alertó en un prospecto para una oferta de swap de deuda –uno de los pilares del salvataje financiero– que su plan de rescate por 5.000 millones de euros podría fracasar ante el riesgo que presentan demandas legales por más de 8.000 millones de euros, un descenso de su liquidez y la potencial amortización de más préstamos incobrables.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar