U$D

VIERNES 14/12/2018
Dólar Banco Nación
/
Merval

"Hoy es difícil desalentar las expectativas de devaluación"

El Gobierno busca mantener el status quo hasta el final del mandato. La idea es desalentar las expectativas de devaluación, aclara el economista, cuando todas las variables muestran lo contrario

–¿Cuál es su análisis de las medidas que implementó el gobierno para quitar presión al dólar?
–Todo es una consecuencia de cómo está el mercado de cambios actualmente. Hay presiones sobre el tipo de cambio en el mercado de spot y en el mercado de futuros. Hay un solo vendedor en el mercado de dólares, el BCRA, y muchos compradores. En cierta forma, es lógico desde el punto de vista político, con una administración que termina su mandato y busca mantener statu quo para que las variables no se disparen.

–¿Cuáles son los desequilibrios principales que refleja el mercado cambiario?
–El desequilibrio que existe en el tipo de cambio es parecido al de un dique contenido por parches que no alcanzan a resolver el problema de fondo. Es un mercado en el que el peso compite con el dólar y el gobierno intenta hacer más atractivo el peso con mecanismos de protección, como la suba de las tasas de interés. En cuanto al dólar a futuro, la sensación es que está barato y la idea es desalentar las expectativas de devaluación cuando todas las variables muestran lo contrario.

–¿Cómo evalúa la suba de tasas?
–Si la expectativa de devaluación es del 30% las tasas no alcanzan desde punto de vista del arbitraje financiero y es por esto que tarde o temprano se empiezan a ver medidas para tratar a estimular la demanda de pesos. La única forma de sostener el peso atractivo es manteniéndolas altas, teniendo en cuenta que la cantidad de Lebacs vienen creciendo muchísimo. Para que el BCRA pueda mantener tanto pasivo acumulado, también es necesario subir la tasa.

–¿Cree que podrían darse más medidas como éstas?
–Todas estas medidas son consistentes con una defensa del peso frente a una expectativa de devaluación cuya tendencia es dolarizarse y más en un contexto electoral. La pregunta es hasta cuándo se lo puede defender, cuando hay un conjunto de medidas que empujan hacia un desequilibrio. El mayor problema es que un proceso devaluatorio es exitoso cuando es inesperado.Cuando el factor sorpresa no está, termina afectando a las variables que deben reacomodarse, generando un efecto pass through.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés