Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Hasta Santander y BBVA quieren el Citi:vale entre u$s 400 y u$s 600 millones

El proceso de venta, que es manejado directamente desde los headquarters del Citi en Nueva York, está abierto hasta el 25 de mayo, pero puede llegar a extenderse unos días

Hasta Santander y BBVA quieren el Citi:vale entre u$s 400 y u$s 600 millones

"Hay que hacer una valuación precisa, pero según el análisis de situación y de activos que hicimos, el Citi no vale menos de u$s 400 millones ni más de u$s 600 millones", aseguran en uno de los bancos que se anotaron para participar en la oferta no vinculante para quedarse con la entidad.

El proceso, que es manejado directamente desde los headquarters del Citi en Nueva York, está abierto hasta el 25 de mayo, pero puede llegar a extenderse unos días más.

"Nosotros tenemos un plan A (quedarnos con el banco) y, en caso de que no lo logremos, tenemos un plan B, que es competir fuerte para tratar de quedarnos con los clientes y las empresas que tiene el Citi", reconocen en una de las entidades que está en carrera.

En esta non-binding offer se anotaron el Santander, el BBVA Francés, el HSBC, el ICBC, Macro, Galicia y Supervielle.

Según pudo saber este diario, el Itaú también se sumará para tener una información preliminar de los números, en el marco de un non disclosure agreement (es un acuerdo de confidencialidad que se usa en las transacciones para que las partes no revelen información). Los finalistas participarán dentro de tres meses en el due dilligence, momento en el cual el Citi abre sus libros.

Apuestas por los finalistas

En el mercado creen que en esta etapa decisiva pueden estar el HSBC, el Itaú y los bancos españoles, ya que para el Santander y el BBVA la forma de crecer es comprando un banco de estas características.

El Itaú Unibanco podría quedarse con las filiales de Argentina y Colombia, según anticipó el vicepresidente de Itaú para América Latina, Ricardo Marino, miembro de una de las familias que controla el banco con sede en Sao Paulo, el mayor del sector privado de Brasil.

Itaú busca que sus operaciones fuera de Brasil representen al menos un 20% de sus ingresos para el final de la década, frente a menos del 15% actual, como parte de una estrategia para diversificarse.

Según el mapeo de sucursales, el que se ve más favorecido es el Macro, cuyas sucursales son las que menos se superponen. Incluso, lanzaron su segmento de renta alta, Selecta, y les vendría bien complementar con los del Citi Gold. De todos modos, el impedimento es que deberían endeudarse mucho para poder adquirir el banco.
En el caso del ICBC, la contra que tendrían es que los ejecutivos chinos que están en la Argentina no se sientirían del todo cómodos acá, tan lejos de su país de origen.

En el caso de los bancos nacionales, necesitarían capitalizarse, a diferencia de los internacionales que ya tienen el cash para hacerlo. El Banco Hipotecario, por ejemplo, hizo su análisis y se dio de baja por motus propio: iban a comprar sucursales y los clientes se les podían llegar a ir a otro banco.

Incluso, las empresas que tienen payroll (cuentas sueldo) en el Citi pueden irse a otros bancos, ya que sería extraño tener una entidad para la banca empresas y otra distinta para el pay roll. Un solo banco que acapare todo seguramente le hará mejor precio y le terminará compitiendo.

El mayor inconveniente para los bancos más masivos, como el Galicia, el Santander y el BBVA Francés es la superposición de sucursales y qué hacer con tantos empleados, que además se superponen en las áreas centrales y que será difícil desprenderse, ya que La Bancaria es un gremio muy fuerte y que ya está marcando el territorio en este aspecto.

La gente más valiosa de la banca minorista quizás vaya a parar al segmento mayorista del Citi, que se quedará en el país. Es más, desde que muchos Citibankers se enteraron que el banco se vendía, fueron a buscar nuevos horizontes laborales entre los competidores, y muchos ya lo consiguieron.

En rigor, entre los 200 nuevos empleados que sumó el HSBC en lo que va del año, hay varios del Citi, y podrán sumarse varios más en las 60 búsquedas activas que tienen. En HSBC, Andrés Hammar dejó su puesto de gerente general (lo hizo para reemplazar a Gabriel Martino en forma interina, cuando fue suspendido por el BCRA) para volver a ser head de la banca retail. Quien se fue del HSBC fue el jefe de la mesa de dinero, Fernando Terrile, que desechó varios ofrecimientos y se retiró de la actividad bancaria el mismo día en que se casó su hijo mayor.

Luego de 31 años de trabajo en el banco, a los 54 dijo basta y su sueño, ahora, es convertirse en periodista deportivo, así que quiere ponerse a estudiar esa carrera terciaria a modo de hobby. Como tesorero, lo reemplaza Martín Pérez Ibañez, que viene de Chile y hace 17 años está en HSBC.

El Macro fue otro de los que se rodeó de Citibankers: Gustavo Manriquez es el nuevo subgerente general, quien había sido director de la banca retail en el Citi. Mientras, Guillermo Goldberg, el actual subgerente general financiero, también viene del Citi, al igual que los dos nuevos directores: Damián Pozzoli y Carlos Giovanelli.

Más notas de tu interés

Comentarios3
Aurelio Hernandez
Aurelio Hernandez 13/05/2016 09:27:34

Ademas del trato humillante a que fui sometido

Aurelio Hernandez
Aurelio Hernandez 13/05/2016 09:26:23

Me vi obligado a iniciarle un sumario en el BCRA al banco al gerente y al oficial de cuenta ampliada hoy a la justicia por cerrarme las cuentas argumentando la circular “Conozca su Cliente” mal aplicada y con gruesos errores de procedimiento.

Aurelio Hernandez
Aurelio Hernandez 13/05/2016 09:24:21

El que compre este banco compra un banco desprestigiado con gerentes y oficiales prepotentes y sin preparación.