Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Hasta Goldman rompe con Trump y se vuelve contra la Casa Blanca

El banco de inversión, que tiene una histórica relación con la Casa Blanca, advirtió que el decreto que prohibe entrar musulmanes en EE.UU. presenta "un riesgo para la firma"

Hasta Goldman rompe con Trump y se vuelve contra la Casa Blanca

La prohibición del ingreso de musulmanes a Estados Unidos, le trajo un nuevo dolor de cabeza a su creador, Donald Trump. Además del rechazo de decenas de grandes compañías, especialmente de la industria tecnológica, ahora hasta el propio Goldman Sachs se volvió en su contra.

La relación del tradicional banco de inversión y la Casa Blanca es históricamente tan cercana, que muchas veces la banca ha recibido el mote de "Government Sachs". Incluso, muchos ex ejecutivos de la firma ocupan actualmente cargos clave en el gobierno de Trump, como su jefe de estrategia del mandatario Steve Bannon y la cabeza del Departamento del Tesoro, Steve Mnuchin.

"No apoyamos esta medida", manifestó el director general de la institución, Lloyd Blankfein, en un mensaje de audio interno enviado el domingo a sus casi 35 mil empleados acerca de la orden de Trump, que impide el ingreso de personas de Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen a EE.UU. por los próximos tres meses.

"Si esta medida se aplica, reconozco que hay un riesgo potencial de alteración para la firma, especialmente para algunos de nuestros empleados y sus familias", sostuvo, aunque recordó que cuatro jueces federales ya emitieron fallos para detener las deportaciones.

Blankfein asegura que Goldman Sachs hará todo lo que sea legalmente posible para minimizar las consecuencias para la compañía y sus trabajadores, aunque no dio pistas de qué pasos podría dar.

El banco de inversión, uno de los más importantes del mundo, aconseja y ofrece servicios a gobiernos, multinacionales y grandes fortunas.

Otras firmas de Wall Street ya se pronunciaron contra el decreto de Trump.

Por un lado, el director general de JPMorgan Chase, Jamie Dimon, manifestó el domingo que el primer banco estadounidense en activos se prepara para encontrar una solución para sus empleados afectados por la medida.

Con menos fuerza, en Wells Fargo & Co. y Morgan Stanley dijeron que estaban monitoreando el impacto de la prohibición sobre sus empleados.

El veto migratorio impactó fuertemente en la bolsa de Nueva York que ayer se movió a la baja. El índice Dow Jones, su principal indicador, perdió 0,6% y se alejó del máximo de 20.000 puntos que supo alcanzar el jueves pasado.

Al mismo tiempo, la tasa del bono Tesoro americano a 10 años volvió a subir a 2,49%. El dólar cayó 0,3% y los inversores se refugiaron el oro, que avanzó 0,6% hasta los u$s 1.197, la onza.