Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Gracias a una inyección de u$s 20.000 millones, China aplaca la ola de ventas

Después de que durante la primera jornada del año se vendieran unos u$s 590.000 millones, el Banco Popular de China intervino con casi u$s 20.000 millones en fondos a corto plazo

Gracias a una inyección de u$s 20.000 millones, China aplaca la ola de ventas

Luego de que en el desplome del lunes se contabilizaran ventas por u$s 590.000 millones, el Banco Popular de China (PBOC, banco central) inyectó 130.000 millones de yuanes -casi u$s 20.000 millones-en fondos a corto plazo para "calmar" a los inversores, según aseguró en un comunicado.


Así, las bolsas del gigante asiático mostraron ayer menos nerviosismo. Si bien la volatilidad continuó, los índices Shangai y Shenzhen cerraron a la baja, pero 0,3% y 1,9% cada una; se tratan de pérdidas menos profundas que el 6,9% y 8,2% que habían mostrado, respectivamente, en la rueda previa.


Por su parte, el índice por el cual se define la suspensión del mercado -norma que rige desde el lunes- avanzó 0,3%. El CSI300, que agrupa resultados de las 300 principales cotizadas en estas dos bolsas chinas, cerró con una muy leve alza pese a que había llegado a caer más de 2% durante la jornada. El nuevo límite, el que termina la suspensión, es de 7%, y fue porque el CSI300 se había hundido 7% que la rueda finalizó anticipadamente el lunes.


El derrumbe y cierre prematuro del mercado chino se había contagiado al resto de los mercados en el comienzo de semana, sin embargo, ayer tanto las bolsas de Asia, como de Europa y América tuvieron una sesión más amena, en línea con lo que sucedió en China. Hong Kong cedió 0,65%, pero en el Viejo continente sobraron las subas: el FTSE de Italia fue el que más sumó, el 1,2%. Mientras tanto, en Wall Street hubo un giro en la tendencia negativa y el Dow Jones y el S&P500 pudieron terminar con signos positivos, el primero subió 0,1% y el segundo ascendió 0,2%. En cambio, el Nasdaq se mantuvo en rojo y cayó 0,25% al cierre.


Aunque en la región los saldos fueron mixtos, el Bovespa ganó 0,6% y el Merval subió 0,1%. La burbuja china ya había explotado seis meses atrás, y desde aquel momento que el gobierno se encarga de modificar las regulaciones para evitar nuevas corridas. Sin embargo, fue evidente, tras el desplome del lunes, que no habrá estabilidad genuina al menos en lo inmediato.


"El mercado ha tenido alguna ayuda de los fondos estatales y eso sostendrá las acciones a corto plazo", dijo Wang Zheng, jefe de inversiones en Shangai en Jingxi Investment Management, no obstante, aclaró que, a largo plazo, el mercado necesitará su propia fortaleza para mantenerse. "No puede confiar siempre en el equipo nacional", agregó el experto.


El Banco Popular de China ofreció ayer los fondos en las llamadas operaciones de recompra a siete días a una tasa de interés del 2,25%. La decisión se tomó después de que la institución optara el lunes por no renovar una línea de crédito por la misma cantidad al Banco de Desarrollo de China ya que consideró que la liquidez en el mercado era amplia. Sin embargo, esa medida hizo que los inversores pensaran que el banco central tenía intención de endurecer la política monetaria.


Por otro lado, un organismo público chino procedió también ayer a comprar acciones, un tipo de intervención ya utilizado en la crisis bursátil de julio pasado. De aquella ola de ofertas es que nació la restricción temporaria de prohibir la venta de acciones a las compañías que tuvieran más del 5% de una empresa cotizante. Se esperaba un levantamiento de esta medida el viernes, pero ante el resurgimiento de la volatilidad, la Comisión de regulación de mercados financieros (CSRC) anunció que no será así, sino que se hará "próximamente", hasta la entrada en vigencia de una nueva norma que restrinja las ventas.