U$D

MARTES 23/04/2019

Gigante global ve "techo" en la inflación y "oportunidades" de inversión en Argentina

La firma global de inversiones Schroders recomienda bonos que ajustan por Cer. Sostiene que los bonos Badlar provinciales son preferibles a los soberanos y también apunta a los Bote.

Gigante global ve

El reflote inflacionario que sufrió la económica argentina luego de la devaluación fue más que significativo, ya que cambió completamente las expectativas iniciales y generó un embate sobre los resultados finalmente alcanzados. En concreto, el dólar se disparó y dio inicio a un proceso de corrida cambiaria, mientras que la inflación terminó mostrando una dinámica alcista importante, pudiendo superar incluso el 45% anual. Los cambios realizados recientemente por la nueva cúpula del Banco Central (BCRA) abren la puerta a la expectativa de que estén dando sus frutos y de que lo peor de la inflación ya haya pasado.

Desde el fondo global de inversiones Schroders llevaron a cabo un "call conference" con inversores para debatir sobre si la Argentina se encuentra frente a un punto de inflexión en la dinámica inflacionaria. Desde la compañía líder en inversiones a nivel global entienden que existen argumentos para pensar que lo peor ya lo vimos en materia inflacionaria.

Pedro Cavallo, Fund Manager de Schroders sostuvo que, aunque pasaron sólo 7 semanas desde que se anunció el nuevo acuerdo con el FMI, ya se pueden ver con mayor claridad los efectos de este proceso de ajuste macroeconómico que está transitando la Argentina. En el Call, el foco estuvo centrado en los efectos de la nueva política monetaria y en evaluar si finamente la economía Argentina se encuentra ante un punto de inflexión con respecto a la inflación.

Un driver determinante de la dinámica de precios fue la volatilidad del tipo de cambio. “Nuestros datos de alta frecuencia muestran que los precios reaccionaron en septiembre a la devaluación de fines de agosto, donde el tipo de cambio pasó de 31 a 41 en pocos días. En medio de dicha crisis, se anunciaron cambios en la dirección del BCRA y su política monetaria que le dieron estabilidad cambiaria en lo inmediato, y luego el dólar buscó una zona de mayor equilibrio”, sostuvo Cavallo.

Además, el Fund Manager de Schroders agregó que el nuevo programa logró frenar la espiral inflacionaria, gatillada por una suba no controlada del tipo de cambio. “La estrategia del BCRA en coordinación con el Tesoro y el FMI está logrando generar un anclaje más claro en las expectativas que luego van a ir impactando en el resto de las variables macroeconómicas. Los datos de alta frecuencia mostraron una reacción de los precios ante un contexto monetario más restrictivo y con cierta estabilidad cambiaria”.

El nuevo programa logró frenar la espiral inflacionaria, gatillada por una suba no controlada del tipo de cambio.

En cuanto a la evolución de la inflación, desde el fondo destacaron que ven una baja pronunciada desde el 4 de octubre. “Se observa  un cambio en la tendencia de corto y mediano plazo, debido a un cambio en la tendencia de la inflación a tres meses”, agregaron.

El segundo eje de análisis expuesto para clientes se orientó a observar efectos de política monetaria y en el cual el BCRA optó por un esquema de estricto control de agregados monetarios, comprometiéndose a no aumentar la base monetaria hasta junio de 2019.

Cavallo recordó que para ello, el BCRA realiza de manera diaria subastas de Leliq y, en un contexto en donde el dólar se mantuvo en una zona cercana de no intervención, durante la primera quincena de noviembre la tasa fue pronunciando un evolución decreciente.

Estamos viendo que el mercado está dispuesto a convalidar tasas más bajas en un contexto monetario más claro, con una dinámica de expectativas más ancladas y con mecanismos de transmisión de política monetaria más sencillos”, destacó.

Tercer eje de análisis del equipo de Schroders resaltó que el mismo está relacionado con la actividad y que tiene impactos en la dinámica de precios.

Vemos que hay un desplome en el nivel de actividad que tiene un efecto sobre la inflación. En octubre la industria cayó 11,5%, la construcción bajo 5%. En este sentido, los indicadores proxy del producto  apuntan a una merma del 6% interanual. Los datos de producción y venta de automóviles a octubre muestran una fuerte caída en las ventas con algún leve repunte en los datos de producción”, remarcó.

Hay que  resaltar la dinámica del poder adquisitivo del salario también se vio perjudicada, lo que complica el nivel de consumo y que en última instancia también generarán un freno en la dinámica de precios hacia adelante. “La paritaria y recomposición de salarios van a buscar acotar brecha entre inflación y salarios pero creemos que va a ser limitado con un gap de 18 puntos. Desde este frente la dinámica de precios podría estar acotada”

A modo de conclusión, Cavallo destacó que actualmente estamos en un contexto de actividad, de empleo y producción desafiante y le va a poner una cota a la dinámica de precios.

Dentro de este contexto y apuntando a inversiones en pesos para ganarle a la inflación en un proceso de desinflación, los analistas de Schroeders resaltaron cuales son los activos que mayor atractivo muestran. “En un escenario de corto plazo que busca maximizar el carry de portafolios en pesos, favorecemos posiciones en AF19. Se trata de un bono que ajusta por Cer y tiene retornos atractivos con datos de inflación ya conocidos. Justamente, gracias a estos datos, el bono luce atractivo en su retorno a un plazo de febrero de 2019”, afirmo Cavallo.

Ahora bien, buscando activos más largos, desde Schroders sostuvieron que, dentro de la curva en pesos ven que los bonos que ajustan por Badlar provinciales son preferibles a soberanos. “Esto es por su mayor spread y dentro de dichos activos, nos gustan los bonos de la provincia de Buenos Aires a aires 2022 y los del vencimiento a 2028 para aquellos que puedan apostar a mayor plazo. También vemos que la provincia de Mendoza viene publicando datos fiscales y presupuesto fiscal interesante para 2019, haciendo que sus bonos sean atractivos para aquellos que puedan tolerar un mayor grado de iliquidez”, apuntó.

Por último, para carteras direccionales que busquen posicionarse en escenario de des-inflación y apunten a lograr ganancias de capital, desde el fondo de inversión ven atractivo al Bote 2021. “Vemos que el Bote 2021 tiene retornos más que razonables en tasas de interés, contemplando un escenario de desinflación más rápido de lo esperado. Además, para aquellas carteras más activas, las estrategias sintéticas con dólar y Lete corta puede ser atractivo para el posicionamiento”

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés