Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Frente a una reducción gradual de las tasas, recomiendan invertir en el cupón PBI en moneda local

El período de caída de tasas ya fue anticipado por el Banco Central

El período de caída de tasas ya fue anticipado por el Banco Central

El período de caída de tasas ya fue anticipado por el Banco Central (BCRA) y en el mercado creen que el foco del interés ahora pasa por buscar instrumentos de más larga duración en pesos y que permitan cerrar rendimientos atractivos.

En este sentido, para Delphos los cupones PBI en moneda local son un "canal de particular interés para posiciones en pesos". Desde la consultora creen que, en caso de esperarse una caída del 1% en el PBI real en 2016 y un crecimiento superior al 3% anual en 2017, el cupón PBI en pesos pagaría gran parte de los $ 24,6 que le restan, alcanzando un rendimiento entre 38-42% anual.

Según los cálculos de la consultora, el cupón pagará esta suma porque a fines de 2016 se acumularán 5 años seguidos sin pago alguno. "No se paga, pero el diferencial entre PBI real publicado por Indec y el PBI real Base (detallado por la estructura de cupón) continua ampliándose, siendo un factor positivo para el cupón. En ninguna otra ocasión se habían acumulado tantos años seguidos sin pago", indicó un informe reciente de Delphos.

Sin embargo, la consultora destaca que la principal contingencia que existe en este instrumento constituye la revisión que el Indec realizaría sobre el PBI real, la potencial determinación de un nuevo año base así como la revisión de inflación.

En el eventual caso en que el año 2015 se tomara como base y se reestimara el PBI real, incluso sin ajuste por inflación, se abonarían $ 20 por cada $100 en 2018 con crecimiento del -1% en 2016 y del 3,5% en 2017. En este sentido, el rendimiento sería del 38,1% anual de terminar abonando los $ 4,5 restantes en años posteriores. Así, la tasa interna de retorno (TIR) disminuiría 300 puntos básicos.

En caso de ajustarse a la baja el PBI y al alza la inflación, el total adeudado por $ 24,6 sería pagado en 2017 – bajo los mismos supuestos de crecimientos estimados para 2016 y 2017 – y el rendimiento alcanzaría 43% anual en pesos.
"Así, creemos que el verdadero riesgo que importa consiste en el crecimiento estimado de 2017 y no tanto la reestimación de PBI. Entonces, de no crecer más del 3% anual en 2017 y recién materializarse dicho crecimiento en 2018 y 2019, el rendimiento exigido caería hacia 27,4%, bajo un escenario de revisión del PBI real y no de inflación, y hacia 29,5% bajo un escenario de revisión de ambas variables", sostuvo la consultora.