Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Frente a un vencimiento récord de Lebac, el BCRA tuvo que inyectar $ 4500 millones

Vencían casi $ 70.000 millones resultado de la fuerte colocación de letras pasada. La tasa se mantiene en 38% anual a 35 días, a falta de señales bajistas en el nivel de inflación

Frente a un vencimiento récord de Lebac, el BCRA tuvo que inyectar $ 4500 millones

El Banco Central (BCRA) inyectó $ 4583 millones ayer como resultado de su licitación de letras y notas con las que regula la masa monetaria. La entidad que conduce Federico Sturzenegger obtuvo ese resultado en un día de vencimientos récord de letras por casi $ 70.000 millones. Lejos de ver señales de desaceleración de la inflación, la autoridad monetaria sostuvo la tasa de la letra a 35 días en el 38% anual en el que la mantiene desde inicios del mes pasado.

Cada semana el BCRA licita letras entre bancos –y cada vez más, también entre particulares– que colocan así depósitos que no logran dirigir a crédito. La operación tiene efecto monetario: cuando las nuevas colocaciones superan en monto a los vencimientos la cantidad de pesos en la economía se reduce, mientras que cuando los vencimientos superan a las nuevas emisiones la masa monetaria se expande.

Hasta marzo, el uso de esta "aspiradora" de pesos fue vital para el objetivo de reducir la inflación que es prioridad para la autoridad monetaria. Desde entonces, Sturzenegger decidió pasar a usar la tasa de interés como herramienta antiinflacionaria, dada la acumulación de vencimientos. La aspiradora logró reducir el ritmo de expansión de la base monetaria de cerca del 45% que mostraba en diciembre al 27,1% al que se movía el pasado 8 de abril. Lo logró al retirar casi $ 95.000 millones de la calle entre diciembre y febrero pasados a través de sus colocaciones semanales de letras.

El problema fue que para lograrlo recurrió a una curva invertida -–las letras de plazos más cortos pagan mejores tasas que las letras emitidas a largo plazo-– con lo cual pocas semanas después de retirar dinero del mercado Sturzenegger se ve obligado a atraerlo de nuevo a sus letras. El vencimiento de esta semana es récord histórico, $ 69.181 millones fueron los que debió atender ayer el BCRA. El 11 de mayo próximo Sturzenegger se las verá aún más complicada cuando venzan $ 76.800 millones.

Aunque como explica Sturzenegger en sus apariciones públicas, ya el éxito de las licitaciones de letras no tiene que ver con su efecto monetario. Ahora es la tasa la que carga con el peso de la política monetaria.

Ahora el problema que enfrenta la entidad es buscar alguna forma de devolver esos pesos a la calle en forma gradual para que un crecimiento abrupto de los agregados monetarios no dispare una tasa de inflación que los sindicatos calculan en el 37% anual.

"El sostenimiento de la tasa y la inyección de pesos era un poco lo que esperábamos", dijeron en un fondo. "Ya el BCRA aclaró que no va a relajar la tasa hasta que aflojen los precios, lo que preocupa ahora es el costo que está pagando Sturzenegger en intereses y qué está pensando para desarmar la bola de nieve de vencimientos que tiene que volver a enfrentar cada semana", agregaron. La colocación de un bono voluntario del Tesoro a un plazo más largo es la principal apuesta. Pero no antes de que aflojen los precios.

Leve baja del dólar

El dólar minorista cerró ayer sin cambios a $ 14,740 para la venta, al tiempo que perdió cuatro centavos en el mercado mayorista hasta cerrar en $ $ 14,45.