U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Formar en ahorro a los niños es estratégico para el país

por  JORGE ALVAREZ

Director de Instituto Abierto para el Desarrollo y Estudio de Políticas Públicas (iadepp)
3
Formar en ahorro a los niños es estratégico para el país

Incluir el ahorro como materia obligatoria en la educación inicial y primaria de nuestros niños es de un valor estratégico para el país.

En primer lugar, la infancia y la niñez es el momento donde las personas adquirimos los conocimientos que van a condicionar o acompañarnos a lo largo de nuestra vida, es el momento de la vida humana con mayor capacidad de asimilación de conocimientos y es probable que sea el único con tantas oportunidades.

Por otro lado, al ser obligatoria la educación formal inicial y primaria es el sistema educativo el único que contiene de manera masiva a toda una corte de generaciones para poder recibir hoy un mensaje homogéneo.

Incluir el ahorro como materia obligatoria en la educación inicial y primaria de nuestros niños es de un valor estratégico para el país

Los niños además son formadores y educadores de sus padres, cada día mas los niños ganan espacio en las decisiones hogareñas, en particular en ser censores de lo que consideran que esta mal y por su peso en las decisiones son los que han logrado que se cambien hábitos en el hogar, como el fumar en lugares cerrados o inclusive mantener el vicio, son los que inciden en la conciencia ambiental, etc. Podríamos decir que formar niños es formar formadores.

Por todo lo expuesto claramente promocionar y formar en valores del ahorro a los niños nos ha de permitir a su vez, planificar el mundo que a ellos les va a tocar vivir con valores que incentiven el cuidado de los recursos naturales y los recursos materiales.

Los niños que hoy ingresan al sistema educativo están creciendo en el mundo On Demand, donde el consumo está racionalmente inducido y su alcance posible de acuerdo al gusto de los consumidores. Racionalmente la empresa se vuelve eficaz y reduce riesgos en sus costos, pero socialmente la cultura On Demand requiere de una educación previa, ya que lo que quiero lo puedo obtener ya. El mejor ejemplo es Netflix y su oferta de series cuyas temporadas se evaporan en la capacidad de consumir horas, sin necesidad de esperar al próximo capítulo la semana siguiente

No se registran aún grandes investigaciones sobre los posibles cambios institucionales, sociológicos o humanos que este tipo de prácticas puedan traer aparejadas en el futuro, pero sin dudas el “lo quiero ya y puedo obtenerlo” no aparece como buena noticia para el funcionamiento de una sociedad

Por ello estimular y educar en ahorro es preciso y necesario ya que el ahorro es por sobre todas las cosas el “Retraso de la satisfacción” y adquirir dicha capacidad requiere de ser incorporada en los primeros años de vida. Son innumerables los estudios que señalan que aquellas personas que de niños fueron educados en la demora de la gratificación obtuvieron resultados exitosos en sus carreras educativas, pero en especial en su salud fisica y psicologica

Ser capaz de retrasar la gratificación no solo es la base para comprender la dimensión del ahorro, sino que además permite forjar una personalidad con auto control y la fuerza de voluntad. Es sabido que sin esos atributos las personas se vuelven vulnerables, en muchos casos incapaces de sortear obstáculos, permeables al abandono del estudio y en

algunos casos vinculados a consumos problemáticos, sean estos de alcohol, drogas o ludopatías por señalar solo algunas.

Podríamos decir que nadie nos debe enseñar a gastar o consumir, basta contar con contar con recursos para poder hacerlo ya que la oferta de productos llegan a nuestras fibras íntimas motorizando nuestra voluntad de consumo. Ahora bien, si quisiéramos incentivar una conducta de ahorro, deberíamos promover previamente una práctica que nos enseñe sobre los beneficios de la espera

Por eso, enseñar a retrasar la gratificación es enseñar a ahorrar y enseñarle a ahorrar a un niño es ayudarle a formarse cognitivamente no solo como actor del capitalismo, sino como ciudadano y como ser humano capaz de administrar sus impulsos para una mejor convivencia social.

Formar en ahorro a nuestra niñez es también formar ciudadanos con capacidad de manejar su voluntad, incentivando la inteligencia emocional como un puntal para que pueda elegir su futuro, que no es poco.

Más notas de tu interés

Comentarios3
Pablo Bonavetti
Pablo Bonavetti 16/04/2018 09:10:30

mientras la mitad de los pibes siga en la pobreza veo dificil su proyecto sr. alvarez.... saquemoslos 1ro de ahi con una sociedad mas justa, equitativa donde se premie el trabajo y despues charlamos lo del ahorro....

Graciela Novillo
Graciela Novillo 16/04/2018 08:36:12

No se le puede mentir a un niño diciéndole que el ahorro (en este país) es la base de la fortuna, no hay derecho, no es justo.

Marcelo Degl Innocenti
Marcelo Degl Innocenti 16/04/2018 03:12:57

Excelente, totalmente de acuerdo.