Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Fondos cerrados serán "fiscalmente transparentes"

Junto con la eliminación del artículo 20 de la Ley de Mercado de Capitales que permitía intervenir empresas sin orden judicial el otro eje del proyecto de Ley es la reforma de la Ley de Fondos Comunes de Inversión. Según explican en Hacienda y la CNV desde que empezaron a trabajar en la ley, el espíritu del proyecto de ley es el de "ayudar al sector productivo, que el mercado de capitales sirva para la economía real y no para la especulación como lo asocia el imaginario de la gente".
En esa línea, buena parte de la redacción está dedicada al impulso a fondos comunes cerrados, que a diferencia de los fondos comunes de inversión tradicionales emiten una cantidad de cuotapartes limitadas y se suelen destinar a activos más ilíquidos, como inversiones inmobiliarias, de infraestructura o productivas. Los fondos cerrados, muy desarrollados en otros países, son poco utilizados en la Argentina por trabas impositivas: tributaban Ganancias, a diferencia de los fondos abiertos.
Los fondos comunes cerrados son una de las alternativas que dio el Gobierno para ahorrarse el 10% de multa del blanqueo a cambio de inmovilizar el dinero cinco años. Las mejoras tributarias resultan indispensables para que esos fondos del blanqueo tengan algún grado de éxito.
El principio detrás de la Ley es que ahora es que no estén gravados por Ganancias y sean "fiscalmente transparentes" para quienes inviertan en ellos. Esto quiere decir que de si los activos en los que se invierta el fondo están gravados, sus cuotapartistas podrán deberán pagar Ganancias por los resultados. En caso de que los activos no estén gravados, quedarán exentos. La "transparencia" implica que el hecho de que un fondo actúe como intermediario no cambia la imposición, si el cuotapartista hiciera la misma inversión pero por su cuenta, estaría sujeto a las mismas normas. Esto es menos de lo que esperaba la industria.
Los fondos también estarán exentos de IVA para las distintas prestaciones financieras que implican su negociación.
La norma fija los mecanismos para la suscripción inicial de fondos cerrados y, ante la imposibilidad de rescatar las cuotapartes de estos vehículos de inversión, contempla la existencia de un mercado secundario en el que se compren y vendan.
Otros beneficios para fondos comunes, abiertos o cerrados por igual, es que ya no deberán inscribirse en la Inspección General de Justicia y la CNV: alcanzará con esta última. Las sociedades gerentes de fondos podrán actuar, como actividad secundaria, como administradoras de carteras.
Una novedad bastante esperada es que el proyecto de ley busca permitir la creación, por parte de las sociedades gerentes, de fondos que repliquen el comportamiento de índices o activos específicos. Estos fondos con cotización de mercado, conocidos como exchange traded funds (ETF), son algunos de los activos más utilizados por inversores en todo el mundo. Hay, incluso, ETF orientados a índices argentinos, pero se ofrecen fuera del país.
Por último, además, la industria podrá crear fondos comunes orientados a inversores calificados. Estos se diferencian de los comunes en que invierten en activos de mucho mayor riesgo y también mejor potencial de ganancias, gracias a contar con muchas menos restricciones en materia de límites a sus exposiciones máximas a ciertos activos.