Viernes  10 de Julio de 2020

Fintech: radiografía de una industria en constante evolución

El Covid-19 aceleró un proceso que ya estaba en marcha y las empresas se adaptaron bien a los cambios que se presentaron. Ahora, los desafíos pasan por mantener el piso de digitalización alto que deja la cuarentena y estar a la altura de las nuevas demandas.

Fintech: radiografía de una industria en constante evolución

La tecnología fue penetrando en distintas industrias de manera exponencial y, hoy, todos los segmentos de la economía están asociados a ella. En el caso de las finanzas, esta alianza ve su reflejo en un nuevo sector con dinamismo propio, el de las empresas fintech.

En la última década, la industria fintech viene evolucionando fuerte a nivel mundial y lo mismo sucede en Argentina, donde la cámara que nuclea a las empresas del sector está integrada por más de 200 socios, que suman alrededor de 10.000 empleados directos y forman parte de un ecosistema muy grande en el que más de 10 millones de clientes usan distintos tipos de servicios.

“Se trata de un sector tiene grandes posibilidades de crecimiento y está valuado como la industria del futuro. La intermediación financiera en América latina mueve alrededor de u$s 500.000 millones y, para digitalizar esa industria, hay que invertir cerca de un 10%, lo que equivale a u$s 50.000 millones anuales”, informa en diálogo con este medio Ignacio Plaza, quien desde hace dos meses preside la Cámara Argentina de Fintech.

Este sector de la economía abarca muchos verticales, desde servicios transaccionales y de gestión de inversiones, hasta los BtoB, y viene creciendo fuertemente, gracias a la ganancia en eficiencia que brinda al sector financiero la aplicación de la tecnología. Uno de los servicios que disponibiliza la industria fintech son las billeteras digitales. Ya hay en el país 6,5 millones de Clave Virtual Uniforme (CVU), número que habilita estas herramientas de pago, y, para fin de 2020, podrían llegar a ser 10 o 15 millones. Esto se debe a que la pandemia del Covid-19 aceleró la digitalización de todo este tipo de herramientas y les dio impulso para su desarrollo.

“Lo transaccional se multiplica porque la gente usa mucho más las cuentas remotas a raíz del aislamiento social. Y las herramientas de seguridad y provisión de infraestructura también se ven impulsadas a raíz de esto. Sin embargo, el área de los proveedores de crédito quizás tienen una mayor incertidumbre por la situación económica que atraviesan los tomadores”, describe Plaza.

Alejandro Melhem, Country Manager de MercadoPago, una de las principales plataformas de pagos online de la región y una de las empresas más emblemáticas del sector fintech en la Argentina, coincide con esta visión al señalar que “la inserción de los servicios financieros digitales viene experimentando una notable evolución, que se acentuó aún más en el contexto de pandemia”.

“La crisis mundial que estamos atravesando deja en evidencia la importancia de los servicios financieros digitales y de la utilización de herramientas seguras, ágiles y de bajo costo para los usuarios”, observa el ejecutivo. Si bien advierte que el nivel de bancarización en el país aún es bajo (49%), lo que refleja que hay un gran camino por recorrer en la materia, Melhem señala que el uso de la cuenta digital se volvió fundamental en este contexto porque ofrece a los comercios, emprendedores y pymes la posibilidad de transformar su forma de cobrar y seguir operando en este difícil contexto.

Los números de MercadoPago, en este sentido, son demostrativos de esta situación. Los usuarios de la cuenta digital generaron un 48% más de transacciones. Los envíos de dinero sin costo y sin moverse del hogar se duplicaron y los pagos en comercios de proximidad con código QR (como verdulerías, carnicerías, almacenes, supermercados y librerías) vienen registrando un crecimiento del 15% semana a semana, así como también los comercios de cercanía que cobran con link de pago crecieron un 200% y el abono de servicios e impuestos aumentó un 79%.

En la misma línea, Andrés Rodríguez Ledermann, gerente de Operaciones de Ualá, una app que brinda una tarjeta prepaga Mastercard y desde la cual se puede pagar cuentas y comprar en Internet y comercios, indica que ya se venían preparando para un mundo más digital, pero que la cuarentena los benefició porque los clientes empezaron a poder usar sus productos con otra perspectiva al no tener la posibilidad de ir a un lugar físico.

Durante la cuarentena, incrementamos la cantidad de altas. El usuario se inclinó mucho más al uso de las herramientas fintech y vemos un mayor uso de las transacciones digitales. Lo mismo sucede con el Fondo Común de Inversión (FCI) que ofrecemos a nuestros clientes”, relata el ejecutivo de Ualá, que cuenta con 2 millones de clientes. Y esto se ve reflejado en los números, ya que en el inicio de la cuarentena, aun cuando toda la actividad de las inversiones se vio afectada, el fondo creció un 25% y, ahora, está estable, pero creciendo. Así las cosas, cuenta que lanzaron la conexión a través de Ualá hace seis meses y, en ese lapso, se abrieron medio millón de cuentas nuevas en ese FCI.

“Hemos tenido un muy buen nivel de crecimiento. Hubo una aceleración muy fuerte de estos productos. Hace tres años, la industria de fondos de inversión de personas físicas era de 80.000 cuentas”, advierte Rodríguez Ledermann.

“Ya hacía unos años que esto venía creciendo y el coronavirus  hizo que explotara”, dice, por su parte, Gastón Irigoyen, CEO de Naranja X, otra de las fintechs de mayor crecimiento en el último tiempo, respecto de lo que está sucediendo en el sector por estos días. El ejecutivo indica que esta situación obligó a todas las personas a digitalizarse y que eso favoreció mucho al sector fintech.

En 10 semanas se dio una evolución que, habitualmente, tarda entre tres o cinco años en suceder. El Covid-19 generó una aceleración impresionante de la penetración de los servicios tecnológicos en la vida de las personas”, describe. Irigoyen informa que Naranja X opera en distintos verticales, pero que decidieron poner el foco, principalmente, en lo que es operación de comercios como cuentapropistas, personas con actividad comercial, monotributistas y pymes.

“Vimos una adopción impresionante durante la pandemia en ese segmento de nuestra solución Naranja Pos. Tenemos unos 70.000 clientes activos de estas herramientas a través del link de pago y del hardware”, apunta. Es así como lograron un récord de crecimiento en mayo, mes en el que el uso del link de pago creció un 120% (en total un 200% entre mayo y abril). “En los últimos tres meses logramos un volumen de cobros equivalente al de los 15 meses prepandemia”, detalla.

Los datos hablan por sí solos y sirven para demostrar que los pequeños comercios se están volcando cada vez más a los medios de cobro electrónico y a la venta a distancia. “Cada vez vamos a una modalidad en la que el comercio viene al cliente y no a la inversa. Creemos que la penetración del efectivo va a ir disminuyendo y eso se va a volcar a medios de cobro electrónico”, agrega Irigoyen, quien anticipa que todas las tecnologías contactless serán cada vez más relevantes y que la penetración del efectivo va a disminuir notoriamente.

En lo que respecta a la industria fintech en general, destaca que nuestro país está por detrás de la evolución de otros mercados en lo que es tecnologías como las contactless, pero es bastante innovador en otros temas, como el uso de QR interoperable, que solo existe en la Argentina, y la implementación de la CVU, una innovación local que se gestó entre el BCRA y el sector.

Otra empresa que se vio impulsada por la llegada de Covid-19 es Quiena, una plataforma de inversión 100% online. Su CEO, Nicolás Galarza, reporta que “subió mucho la demanda de inversiones y esto hizo que, de enero a la fecha, hayamos captado más de 1000 clientes nuevos”.

El ejecutivo cuenta que en el país hay menos del 1% de la población invirtiendo en el mercado de capitales, pero hay muchos ahorristas con plazos fijos y con dólares que vienen de décadas de perder dinero por distintos motivos y que esto hace que a las empresas les sea muy difícil conseguir financiamiento en el mercado de capitales. “Nosotros podemos ayudar a unir estos dos mundos”, asegura. Galarza se muestra muy optimista dado que considera que “el coronavirus ha servido para realizar cambios estructurales que hacían falta y ayudó a impulsar muchísimo el uso de las billeteras digitales y todas las verticales del sector fintech”.

Efecto regulatorio

Un golpe fuerte que acusó el sector fintech, en particular para los Proveedores de Servicios de Pago (PSP), a comienzos de año fue la llegada de nuevas regulaciones para el sector implementadas por parte del BCRA en búsqueda de establecer reglas de juego claras para los jugadores del sector y ponerlos en una situación de mayor igualdad para competir con las entidades financieras tradicionales.

A través de la Comunicación “A” 6859, el regulador dispuso que “los fondos de los clientes acreditados en cuentas de pago ofrecidas por los PSP deberán encontrarse en cuentas a la vista, en pesos, en entidades financieras del país y, en todo momento, disponibles con carácter inmediato ante su requerimiento, por un monto al menos equivalente al que fue acreditado en la cuenta de pago”.

De este modo, se privó a las fintech de hacer inversiones con esos fondos, aunque se permitió que los saldos de las billeteras electrónicas puedan ser derivados a fondos comunes de inversión. Posiblemente por tratarse de medidas que están alineadas con lo que viene sucediendo en otras partes del mundo, las fintech parecen haberlas tomado con buena predisposición y aseguran que no se sorprendieron con su llegada.

“Hemos tenido un trato muy cordial con el regulador y la relación con el sistema financiero es cada vez más complementaria. Darnos una figura regulada, como PSP, clarificó las cosas”, dice Rodríguez Ledermann sobre este viraje normativo.

En este sentido, cuenta que “el producto de inversión de la empresa ya operaba con los fondos fijados por la regulación para los PSP, los fondos de los usuarios ya estaban a la vista y tenían separados el saldo transaccional del de inversiones”. Esto hizo que la adoptaran sin mayor problema. La experiencia de Naranja X sobre este tema es similar, dado que Irigoyen sostiene que “las regulaciones del BCRA en materia de PSP no han impactado muy fuertemente en nuestra operatoria”.

Indica, así, que siempre han estado alineados con el nuevo marco regulatorio y que los servicios que proveían ya estaban dentro del marco normativo implementado. No obstante, opina que es importante que las regulaciones que ya están vigentes se implementen correctamente y asegura que una deuda pendiente en este sentido es la interoperabilidad de los códigos QR. “Hace tiempo que se viene hablando de esto, pero aún no vio la luz en la práctica”, asegura.

Desde MercadoPago, Melhem considera, por su parte, que la regulación va en un buen sentido, pero que “hay puntos mejorables” en pos de lograr un mejor acompañamiento del incremento de la inclusión financiera. Al igual que sus colegas, señala que la empresa ya se había autoimpuesto la regla del encaje de dinero de sus usuarios y, por tal motivo, la seguridad y la liquidez de los fondos no se modificaron.

En esa línea, aclara que “el dinero que ofreció y seguirá ofreciendo MercadoPago en créditos a consumidores y pymes resulta de recursos propios o que proviene de fideicomisos regulados y securitizados” y resalta que el Régimen de Inscripción para Proveedores de Servicio de Pagos que definió el BCRA y las exigencias de información constituyen módulos de regulación lógicos y positivos ya que ordenan la nueva figura de PSP y le permiten mayor acceso a información y transparencia al regulador.

Diferente es el caso de Quiena, que no fue afectado por estas regulaciones específicas para PSPs del Central, pero sí por las medidas tendientes a controlar la cotización del dólar que se implementaron en el último tiempo. “Que los clientes no puedan comprar dólares es un golpe durísimo y que ya no puedan girar divisas al exterior también nos afectó, pero nuestro plan de trabajo de este año ya preveía que se iba a poner un límite a la renta de la moneda estadounidense”, indica Galarza.

El especialista en inversiones señala que en el último tiempo las regulaciones monetarias se volvieron “más nacionalistas, cerradas y proteccionistas” no solo en la Argentina, sino en el mundo, y anticipa que se van a seguir moviendo en esa dirección. Con esto en mente, explica que tienen puesto el foco de su negocio en los próximos 10 años y que están moviendo la cartera a las economías locales a fin de que su propuesta encaje correctamente en las nuevas medidas regulatorias.

La mirada en el futuro

Sin dudas, la pandemia precipitó la digitalización y esto hace que el futuro para las fintechs se presente aún como más alentador de lo que sería sin la llegada del coronavirus, según indican la mayoría de los actores del mercado. No obstante, desde la cámara que los nuclea, Plaza advierte que son conscientes de que “si no se recupera la economía, no va a prosperar ninguna industria” y eso los incluye. “Hicimos un sacrificio muy fuerte para sobrellevar la crisis de la pandemia y la clave va a estar en dónde apuntamos los esfuerzos después”, vaticina.

En ese marco, considera que la inclusión digital de todas las personas es un punto clave en el que se debe concentrar ese esfuerzo y sostiene que es lo que más valor les puede dar a los ciudadanos argentinos. “Hay que juntar los esfuerzos para construir las infraestructuras digitales que permitan contar con la infraestructura necesaria para garantizar cada vez un mejor funcionamiento de las herramientas financieras”, asevera Plaza.

Por otro lado, opina que los sectores que tienen mayor dinamismo hoy en su industria son el crédito, el comercio electrónico y los pagos digitales y tal es el potencial que observa que afirma que “cada variable de la industria tiene capacidad de multiplicarse por diez en relación al tamaño de la economía”. Irigoyen también se atreve a delinear cómo podrá ser la etapa postcuarentena.

“Hay cosas que llegaron para quedarse en el sector fintech. Hemos subido dramáticamente la cantidad de transacciones. Lo que antes parecía un techo, ahora se convirtió en un nuevo piso y, de ahí en más, iremos construyendo”, asegura. En esta línea, anticipa que, después de todo este proceso, veremos un menor uso del efectivo y mucho de contactless. Con eso en mente, Naranja X planea futuros lanzamientos, como el pago de servicios y de impuestos, y desarrollos en materia de soluciones de pago y cobro electrónico para individuos y comercios.

“Lo importante es que esta nueva normalidad nos trajo aparejada una enseñanza en favor de las cuentas digitales, de los pagos y cobros a distancia (son miles y miles las pymes y comercios que lograron seguir operando con estas herramientas), del ahorro, del acceso al crédito y de las facilidades que brindan estas herramientas”, sostiene el representante de MercadoPago.

El ejecutivo anticipa que “luego de la pandemia se establecerá un nuevo piso más alto del que veíamos antes”, pero advierte que todavía queda mucho camino por recorrer porque gran parte del comercio en América latina se realiza en la informalidad. “La pandemia del coronavirus cambió la agenda mundial hacia una nueva normalidad todavía en ciernes, con un impacto socioeconómico en pleno desarrollo.

En ese nuevo contexto, nuestra plataforma de pagos y cobros digitales resulta una herramienta clave en el camino hacia la recuperación de miles de pymes, emprendedores y profesionales de América latina para ayudar entre todos a sobrellevar las consecuencias económicas de la pandemia”, prevé Melhem.

Galarza coincide con sus colegas al señalar que “cada vez las personas se le animan más a lo digital” y considera que el escaso nivel de personas que se atreven a invertir significa que hay muchísimo trabajo por hacer, pero que a la vez representa una gran oportunidad de crecimiento.

Rodríguez Ledermann observa que, una vez que el usuario probó la experiencia digital va a ser muy difícil que vuelva atrás. “Es momento de aprovechar la tendencia a la digitalización, las empresas del sector debemos estar a la altura de las necesidades de los clientes. Es una oportunidad para dar al usuario mejores servicios”, subraya, y asegura que será imposible escapar a los cambios en la economía, que afectan a todos los actores por igual y reconoce que “la pandemia es un acontecimiento inoportuno, pero que posicionó a las fintechs en una situación mejor y que las entidades tradicionales también están poniendo foco en desarrollar sus servicios digitales”.

Así, el sector que más creció con la pandemia enfrenta el futuro y se prepara para seguir creciendo sin cesar, como dese hace años lo viene haciendo, en un mundo en el que lo digital es cada vez más fuerte y tracciona cada vez más como centro de todas las estrategias económicas y de negocio de las empresas.

Desafíos pendientes

Las empresas que brindan servicios de consultoría de negocios, gestión de proyectos y automatización robótica de procesos (RPA) son grandes aliadas del sector fintech en su carrera de desarrollo y su mirada es clave para anticipar hacia donde irá el destino de esta industria.

“La Argentina es uno de los ecosistemas más importantes de la región, junto con Colombia, Brasil y México. En este contexto, creemos que el próximo paso será que se generen nuevas regulaciones gubernamentales que continúen ampliando el campo de acción de estas empresas”, declara Daniel Marconi, Líder del Mercado de Servicios Financieros de Practia.

El experto agrega que la alta penetración de teléfonos móviles por habitante en el país (cerca de 130 líneas cada 100) es una gran dinamizadora del sector, que –según su perspectiva- seguirá creciendo exponencialmente a mediano y largo plazo, sobre todo teniendo en cuenta que en la Argentina más de la mitad de la población económicamente activa no está bancarizada.

“Las fintechs tienen un gran terreno para desarrollar propuestas digitales que aumentan la oferta de servicios financieros a un precio más competitivo que el de las instituciones financieras tradicionales, así como educación financiera para los segmentos no bancarizados y semi bancarizados de la población”, asegura Marconi.

Desde The Eye, una empresa especializada en automatización procesos, destacan también que “las tendencias que aparecieron en la cuarentena se mantendrán porque esta etapa permitió ver el fruto de la inversión y la necesidad de la tecnología en las empresas”.

No obstante, de cara a este proceso, recomiendan que la comunicación con los clientes es un factor fundamental que se debe mejorar para afianzar su relación con ellos. “Mantener al público informado, generar empatía y personalizar los mensajes es clave”, aseguran. Con esto en mente, prevén que, a mediano plazo, se va a incrementar la inversión en tecnología y servicio y que las personas van a evaluar al banco tradicional o fintech por su experiencia como usuario digital.

“La importancia de que los sistemas funcionen bien, rápido y sean sencillos puede ser el diferencial para que un cliente no deje de serlo de un día para el otro”, afirman.

Mercado exportador

El sector fintech es un importante generador de divisas para el país. Según datos de la cámara que lo representa, la Argentina exporta cerca de u$s 7000 millones en este tipo de servicios y esta tendencia promete consolidarse, sobre todo una vez que entre en pleno funcionamiento la del Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento. “Esperamos que ese proceso termine pronto para poder destrabar las inversiones en el sector”, augura el presidente del organismo, Plaza, quien sostiene que gran parte de la generación de divisas para la Argentina hoy pasan por la exportación de talentos y servicios digitales. 

La Ley en cuestión (Ley 27.506), sancionada por el Congreso argentino en 2019, prevé un incentivo a los productores a través de la garantía de estabilidad fiscal (no verán aumentada la carga tributaria impuesta) con el principal objetivo de impulsar el desarrollo de actividades económicas y productivas con uso intensivo de tecnología y capital humano altamente calificado. Así, establece que hasta 2029 los beneficios que otorga habrán alcanzado a un total de 11.000 empresas y se habrán logrado aumentar las exportaciones en u$s 15.000 millones.

Actualmente, esa regulación está en pleno debate en el Congreso a raíz de la suspensión de su implementación y la presentación de un nuevo proyecto del Gobierno que busca modificarla y que ya tiene dictamen en la Cámara baja. El mismo propone revisiones al texto aprobado, según consta en los fundamentos, a fin de ampliar los beneficios previstos. Sin embargo, hay quienes critican la iniciativa y sostienen que va en contra de ese objetivo.


Este artículo fue publicado en la edición especial de julio de la Guía de Finanzas Personales

Shopping

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000071,750076,7500
DÓLAR BLUE1,5385128,0000132,0000
DÓLAR CDO C/LIQ3,8296-124,0394
EURO-0,011586,283086,3094
REAL0,060213,627713,6359
BITCOIN0,854911.848,020011.855,7400
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS-2,092129,2500
C.MONEY PRIV 1RA 1D-21,621614,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-20,512815,5000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000031,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)2,7523112,00109,00
CUPÓN PBI EN PESOS-2,34742,082,13
DISC USD NY-0,847576,0576,70
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL0,175050.994,4300
BOVESPA1,2900102.801,7600
DOW JONES0,680027.201,5200
S&P 500 INDEX0,64283.327,7700
NASDAQ1,000010.998,3980
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-0,0567323,8958324,0795
TRIGO CHICAGO-1,5174184,8209187,6685
MAIZ CHICAGO0,1608122,6329122,4360
SOJA ROSARIO0,0000241,00000,0000
PETROLEO BRENT-0,199245,080045,1700
PETROLEO WTI-0,663741,910042,1900
ORO1,33922.058,30002.031,1000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology