Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Europa ahora compra deuda de empresas para estimular la economía

Ya sin demasiadas herramientas para impulsar la actividad, el jefe del BCE, Mario Draghi, anunció que la entidad adquirirá deuda corporativa a partir de junio. El organismo va a comprar bonos emitidos por empresas que no sean bancos, incluidas compañías aseguradoras, con grado de inversión y con un vencimiento mínimo de seis meses y máximo de hasta 30 años. Asimismo, mantuvo la tasa de interés en el 0%

Europa ahora compra deuda de empresas para estimular la economía

Después de años de políticas de estímulos que incluyen tasas de interés en 0%, compra de deuda por hasta 80.000 millones de euros y el cobro de de 0,4% a los depósitos, el Banco Central Europeo (BCE) necesita dar un paso más para reactivar la economía de la zona euro; por eso ayer anunció que a partir de junio empezará a comprar bonos corporativos, también los emitidos por aseguradoras.

El presidente del BCE, Mario Draghi, explicó en una rueda de prensa tras la reunión del consejo de gobierno que las nuevas compras de deuda deben pertenecer a empresas con grado de inversión y que en junio también se va a acometer la primera de las nuevas operaciones de refinanciación a muy largo plazo, a cuatro años, a un tipo de interés del 0%.

Draghi señaló que la entidad va a comprar deuda emitida por empresas que no sean bancos, incluidas compañías aseguradoras, con grado de inversión y con un vencimiento mínimo de seis meses y máximo de hasta 30 años.

El límite de compra máximo, que acometerán seis bancos centrales nacionales, entre ellos el Banco de España, coordinados por el BCE, será de un 70% por cada emisor o, incluso, menos en el caso de empresas públicas que serán tratadas como en el programa de compra de deuda pública.

Los bancos centrales que realizarán las compras son: el Nationale Bank van België/Banque Nationale de Belgique, el Bundesbank, el Banco de España, el Banque de France, la Banca d’Italia y el Suomen Pankki de Finlandia.

Previamente, el consejo de gobierno del BCE dejó el costo del dinero en el 0% y decidió seguir cobrando a los bancos un 0,4% por los depósitos a un día en la entidad monetaria.

"En combinación con otras medidas no convencionales, el programa proporcionará una expansión monetaria mayor y ayudará a que las tasas de inflación vuelvan a niveles por debajo pero cercanos al 2% a mediano plazo", indicó el BCE.

Las compras se realizarán en los mercados primario y secundario, es decir emisiones iniciales y títulos de deuda que ya están en el mercado. El volumen de deuda corporativa denominada en euros y con grado de inversión que existe en el mercado es de unos 1,1 billones de euros, y la mayor parte corresponde a empresas de Francia, Alemania, Italia y España, en ese orden. Francia es el mayor emisor de deuda corporativa en la zona del euro y podría ser uno de los países que más se beneficie de esta medida.

En terreno contrario, sigue la protesta de Alemania. El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, insiste en que las políticas del BCE están provocando problemas "extraordinarios" para su país y que el banco era en parte responsable por la bonanza del grupo de derecha y antiinmigración Alternativa para Alemania.

Sin embargo, Draghi ratificó su política y aseguró que las tasas de interés seguirán en "el nivel actual o más bajo durante un periodo de tiempo prolongado". Según recopiló Bloomberg, el consenso de los analistas aplaza cualquier modificación a la reunión de septiembre.

Para entonces, la opción más probable sería una ampliación en el programa de compra de deuda más allá de marzo de 2017, como está fijado actualmente.

En cuanto a la reacción del mercado, las acciones europeas llegaron a perder más de 1% pero luego recortaron pérdidas y cerraron con leves bajas.