Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Estrategias para blanquear: bonos para recuperar multa ya treparon hasta 6,5%

Aunque muchos no blanquearon, al menos no todavía, los títulos recomendados para cubrir la penalidad se dispararon en el último mes. Dicen que aún hay margen de suba

Estrategias para  blanquear: bonos para recuperar multa ya treparon hasta 6,5%

A un mes del blanqueo, mucho se habla sobre las chances del Gobierno de cumplir con las expectativas trazadas. Mientras tanto, el mercado aprovechó la oportunidad y los inversores movieron sus portafolios comprando los bonos que ofrecían una vía de recuperar de forma relativamente rápida la penalidad del 10%. Así es como el Bonar 2046 mostró a lo largo del último mes una suba del orden del 6,5%, generando una compresión del rendimiento de 55 puntos básicos. Algo similar ocurrió con el Discount ley argentina (DICA), con una baja del spread de 43 puntos básicos y una ganancia ajustada por duration de 3,4%. En el caso del Par ley Nueva York (PARY), esa compresión del retorno fue de 25 puntos básicos y la ganancia de 3%. Similar fue la evolución de los bonos más cortos como el Bonar 2024, así como los de menor duration como el Bonar 2019 y Bonar 2017. Ahora bien, ¿siguen siendo atractivos como estrategia para recuperar la multa del blanqueo?

Colasurdo Giselle, Research analist de Bull Market Brokers S.A sostiene que efectivamente hemos visto una compresión de spreads en los bonos más largos y según su visión, la mejor opción para recuperar pronto la multa del blanqueo sigue siendo pagar la penalidad e invertir en bonos largos en dólares como por ejemplo el DICA, PARA y el Bonar 2046. "En la actualidad no hay instrumentos que nos brinden mejores retornos con un nivel similar de riesgo", asegura. Por otro lado, dado que probablemente pasemos próximamente a ser clasificados como mercado emergente, podemos comparar nuestra curva de bonos soberanos con la de Perú, que es la que está en el último lugar del ranking de emergentes de América latina para tenerla de referencia, y en ese sentido, aún hay lugar para una compresión spreads, por lo que podría recuperarse la multa del blanqueo con la renta y con el potencial de suba de precio.

Miguel Zielonka, CFA y Director asociado de Econviews sostiene que aun hay espacio para una mayor compresión de spreads. Menos que hace un mes pero que aún existe ese potencial. De todos modos es importante señalar que tanto el DICA como el AA46 (en especial el AA46) tienen cupones corrientes importantes y a partir de los cuales se logra recuperar la multa en 18 meses, aún sin compresión de spreads. Igualmente el inversor deberá saber que obviamente siempre existe un riesgo de precio en el bono.

"Argentina tradicionalmente no sirvió para el buy and hold con lo cual no me quedaría con el AA46 para cobrarlo pero el ciclo es favorable para emergentes en general y para Argentina en particular aún con suba gradual de tasas en EE.UU. De modo que aun me gusta la duration Argentina".

Federico Furiase, Economista y profesor en la Maestría de Finanzas en UTDT sostiene que si bien la baja de tasas de los bonos en dólares locales achica el terreno de compresión de yields que queda por delante, los rendimientos de estos bonos todavía lucen atractivos dada la baja deuda que flota en el mercado y el exceso de liquidez global en busca de historias financieras frente a las tasas negativas de los países desarrollados.

El ‘talón de Aquiles‘ es el elevado déficit fiscal de partida (4,8% la meta fiscal para fines de este año) y la incertidumbre en torno al cumplimiento del sendero de metas fiscales pautado para los próximos años, apunta Furiase. De todas formas, dada la baja relación deuda pública a PIB que flota en el mercado (17,2% la proyección a diciembre de 2016), en el corto plazo, la estabilidad de la corriente de capitales que sostiene el precio de los bonos depende más del escenario de liquidez en el mundo (dólar débil y tasas bajas) frente a los obstáculos que tiene la Fed para apurar el ciclo de suba de tasas y de las expectativas de continuidad política del gobierno, que de la consistencia fiscal.

"Combinando bonos en dólares del segmento largo de la curva para captar una eventual compresión adicional de tasas dado el recorrido que todavía queda hasta llegar a las tasas de Brasil (el bono Brasil 2027 rinde en torno a 4,4% anual): el DICAD rinde cerca de 6,5% anual y tiene duration en torno a 8, si las tasas bajaran 100 puntos básicos la ganancia de capital se ubicaría en torno al 8%. Con bonos en dólares del tramo medio o más corto de la curva para moderar la exposición al riesgo de tasa de interés y al mismo tiempo devengar un cupón atractivo (por ejemplo, el Bonar 2024 D rinde en torno a 5,1% anual y tiene duration cerca de 4). Vale recordar el efecto positivo que generan el cupón y el potencial roll a favor (por el paso del tiempo -todo lo demás constante- luego de la normalización de la pendiente de la curva de rendimientos) sobre todo en los bonos del segmento medio y largo de la curva", explica.

"En el corto plazo, el anclaje de las expectativas de devaluación sigue favoreciendo el carry trade vía Lebac en un contexto de desaceleración de la inflación. Frente al margen que tiene el BCRA para seguir bajando tasas, una opción es estirar los plazos hacia el tramo medio/largo de la curva de Lebacs para colocarse en tasas nominales atractivas (la Lebac a 119 días tiene un rendimiento en torno a 26% de TNA) aprovechando la tranquilidad cambiaria que se espera para el período por el ingreso de dólares financieros (la tasa implícita en los contratos de dólar futuro a diciembre se ubica en torno a 21,6%/23,2% anualizada al cierre del viernes 9 de septiembre) y el sobrante de tasa real esperada que pagan estas letras vs las expectativas de inflación, incluso por encima de la tasa real que rinden los bonos CER (en torno a 2,7% el PR13). El armado de sintéticos combinando la compra de Letras del Tesoro en dólares (3,06% TNA a 119 días) o bonos dollar-linked con la venta de futuros de dólar ajustando el monto y la maturity al activo en dólares puede funcionar como un vehículo para fijar tasas atractivas en pesos según las oportunidades de arbitraje en relación a los precios de los futuros y al tipo de cambio de referencia utilizado para la compra, en el caso de la LeTe en USD, asumiendo en el intradiario un riesgo por reposición de garantías".

Por último, no hay que perder de vista el concepto de diversificación frente a riesgos potenciales, como podría ser alguna corrección del tipo de cambio. En este sentido, el experto apunta que "un bono dollar-linked de la parte corta/media de la curva (como el AM 18, con un rendimiento en la zona de 5,1% anual más el aumento del tipo de cambio y que amortiza el capital al vencimiento en marzo de 2018), o bien, un activo en dólares de liquidez y baja exposición al riesgo de tasa (como una LeTe en USD) podrían funcionar para balancear riesgos".