Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Estiman que en un año ya podría adoptarse el pago de celular a celular

Aunque en Suecia los bancos no acepten más billetes, lo cierto es que en el mundo el efectivo lidera en un 75% las formas de pago. En Latinoamérica, el porcentaje alcanza el 80%. Sin embargo desde la industria financiera aseguran que por costos y seguridad, es necesario abandonar el efectivo. El recorrido todavía es largo pero se esperan cambios sustanciales para 2017

Estiman que en un año ya podría adoptarse el pago de celular a celular

La noticia sobre que los bancos suecos ya no aceptan más efectivo puede sonar surrealista en el mercado local, donde la ausencia de billetes está más relacionada a restricciones del gobierno derivadas de crisis financieras más que a medidas de avanzada propias del siglo XXI. Sin embargo, los especialistas aseguran que ese es el futuro, uno con menos billetes, y así, con menos costos y mayor seguridad.


A nivel mundial el efectivo todavía representa un 75%. En cuanto a la región, el uso del billete representa el 80% y Argentina no desentona con ese porcentaje. En definitiva, queda mucho recorrido por delante. Si bien el pago electrónico ya es un hecho, la revolución llegaría con el uso del celular como billetera digital, el pago de celular a celular. Aunque las transacciones sin efectivo tradicionales son las tarjetas de débito o crédito, ninguna logró destronar al billete. Cabe aclarar que en Suecia la batalla la ganaron un conjunto de medios electrónicos, no sólo los plásticos.


Según Marcelo Fondacaro, director comercial de VeriTran -compañía especializada en el desarrollo de soluciones para banca digital segura y pagos móviles-, Argentina podría empezar a pagar con el celular en un año: "Es cierto que la situación de Latinoamérica es distinta a la de Europa, pero pronto vamos a tener las mismas posibilidades. Esta tecnología podría llegar a la Argentina en 12 meses".


Por su parte, Prisma Medios de Pago -empresa que administra VISA, Banelco, Monedero y PagoMisCuentas-, aseguró que también se está adecuando a las nuevas tecnologías."Ya nos encontramos trabajando para encontrar los casos más representativos que justifiquen el uso del teléfono móvil y brindar soluciones que den respuesta a esas necesidades. Queremos ofrecer al usuario herramientas novedosas, fáciles de usar, seguras y disponibles", declararon.


En tanto, uno de los bancos con mayor cantera de clientes del país también defendió el cambio: "Los banco somos uno de los actores relevantes en el mercado de pagos, y creemos que todas las herramientas que incentiven los pagos electrónicos, que favorecen a la bancarización y disminuyen el uso de efectivo, son herramientas que deben ser incentivadas. El servicio de pagos persona a persona a través del celular es un ejemplo y seguramente estará próximamente dentro del menú de opciones habilitadas".


Es poco probable que, como en Suecia, los vendedores de revistas en situación de calle recauden más porque aceptan tarjetas de crédito y débito, o que en las iglesias, en lugar de pasar la canasta del diezmo compartan por pantalla gigante un número de cuenta para que los creyentes hagan las transferencias vía celular. No obstante, podrían resolverse cuestiones del día a día de los argentinos, como pagar un taxi o comprar una golosina en el kiosco.


De la mano de los teléfonos inteligentes es que podría cambiar el paradigma. En México, donde VeriTran pisa fuerte, existe más penetración del celular que en la banca online; en cambio, en Argentina todavía se usa más el homebanking que el mobile. Por eso es que Fondacaro estima que "para que en el país se dé una revolución en el pago electrónico es necesario que el argentino primero entre a la banca móvil antes que en el homebanking".
Hoy, según los principales bancos que operan en el sistema local, la penetración de la banca móvil es de entre un 15% y un 30%. Además, la mayoría de las entidades confirmaron que el uso se duplicó en 2015.


A diferencia de lo que podría creerse, el principal desafío no es la informalidad de la economía doméstica, o de la región, sino la falta de un ecosistema y de políticas de estado. "Es fundamental contar con un plan de inclusión social, de inclusión financiera por parte del estado", dijo Fondacaro. Señaló que en algunos países interesados en que el billete pierda adeptos, la distribución de, por ejemplo, un subsidio, es por medio del celular. No obstante, detalló que "después puede suceder que, si en la panadería de la esquina, el comercio no cuenta con el mismos sistema, el beneficiario del subsidio va a un cajero, retira el dinero y se pierde el rastro del efectivo, porque cae en la informalidad".


El director de VeriTran explicó que la gente "no sale del sistema por elección, sino porque no tiene otra alternativa". Por otro lado, los comerciantes chicos tampoco eligen no tener tarjetas, ya que el costo de cobro por por débito o crédito varían entre el 3% y el 10% y, por lo tanto, lo descartan; para que les rinda deben tener un nivel de facturación al que no llegan.


Desde Prisma indicaron que "no solo la elección de la tecnología cuenta sino la adopción por parte del usuario"; sostienen que, por ejemplo, en el transporte la dificultad de contar con monedas y los costos y riesgos operativos derivados de los altos volúmenes de recaudación concluyeron en el éxito de la tarjeta SUBE y el TAG Monedero.