Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Este año, brasileños retiraron cifra récord de sus cajas de ahorro en los bancos

Desde comienzos de año, los bancos de Brasil experimentan una histórica salida de capitales en las cuentas minoristas. La crisis económica y las tasas altas, entre las causas

Este año, brasileños retiraron cifra récord de sus cajas de ahorro en los bancos

La crisis política y económica de Brasil no cede y sus ciudadanos continúan retirando el dinero de sus cuentas de ahorro. Cerca de 5.379 millones de reales fueron sacados de las entidades bancarias por pequeños ahorristas el mes pasado.
En lo que va del año, la cifra acumulada asciende al récord de 24.000 millones de reales. Según datos del Banco Central de Brasil, se trata del peor trimestre desde 1995, momento en que la entidad comenzó a difundirlos.

El año pasado, los retiros de este tipo de cuenta superaron los depósitos por 53.567 millones de reales. Analistas advirtieron que los datos de marzo podrían haber sido peores, pero que el último día hábil del mes hubo un ingreso de 4.229 millones de reales.

Mientras la presidenta del país Dilma Roussef hace frente a un vendaval político, los ahorristas brasileños escapan de los bancos. El contexto es desalentador: elevada inflación, aumento del desempleo, menor crecimiento de los salarios y suba de las tarifas y los combustibles. Los brasileños ahora se han volcado a destinar sus ahorros para cubrir estos incrementos de sus gastos corrientes, explicaron analistas.

Por otra parte, la fuga de los recursos que los brasileños destinan a cuentas de ahorro se debe en buena medida a las tasas de referencia del país, que actualmente se encuentran en torno al 14,25% anual y que convirtieron al ahorro en una opción menos atractiva en comparación con otros instrumentos de inversión.

El año pasado los bancos pagaron un 8,07 % de intereses por los recursos que los brasileños depositan en sus cuentas de ahorro, mientras que el interés promedio de los fondos de inversión llegó a cerca del 12,0 % anual. La tasa de interés está congelada desde julio de 2015 cuando el Banco Central aplicó su séptimo aumento consecutivo para combatir la subida de los precios. Brasil terminó el año pasado con su tasa de inflación más alta desde 2002, de 10,67%, lejos del techo de 6,5% establecido como meta anual.

A medida de que la salida de los recursos fue mayor de los ingresos de 3.901 reales, cayeron los activos totales de ahorro, hacia fines de mayo de 2015, el Banco Central brasileño cambió las reglas de reserva en el ahorro, con el objetivo de poner los recursos en el segmento que es responsable de la mayoría de las hipotecas .

La economía del país que en agosto acogerá los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro caería entre 3,7% y 4,1% este año, según las previsiones más recientes del gobierno y del Banco Central, lo que produciría el primer bienio recesivo desde los años 30.