Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Esperan que banco central de Brasil resista presión y suba las tasas esta semana

La mayoría de los analistas esperan que la Selic aumente 50 puntos básicos hasta 14,75%, su nivel más alto desde mediados del 2006. La entidad prioriza la inflación

Esperan que banco central de Brasil resista presión y suba las tasas esta semana

El Banco Central de Brasil elevará las tasas de interés a máximos de casi 10 años esta semana para mantener la meta de inflación al alcance, según un sondeo de Reuters, pese a advertencias de que un alza podría empeorar la crisis presupuestaria y profundizar la recesión económica.

De los 59 economistas encuestas 48 esperan un incremento de 50 puntos básicos de la tasa referencial Selic el 20 de enero, a 14,75 por ciento, llevándola a su nivel más alto desde mediados de 2006.

Dos economistas pronostican un alza menor, de 25 puntos básicos, y los restantes esperan que el comité de política monetaria del banco mantenga las tasas sin cambios.

De acuerdo a las proyecciones Brasil sufrirá la peor recesión y la tercera tasa más alta de inflación entre las economías del Grupo de los 20 en 2016, lo que deja al banco central en medio de un dilema.

El banco central está concentrado únicamente en la inflación, que ha superado con creces la meta oficial del 4,5 por ciento trepando hasta 10,67 por ciento a fines del 2015.

Como las expectativas inflacionarias siguen siendo alcistas, una respuesta clásica sería elevar más las tasas de interés, argumentan varios economistas.

Pero existe una creciente presión política sobre el banco central para que evite hacerle daño a una economía que perdió 1,5 millones de puestos de trabajo en 12 meses.

La presidenta Dilma Rousseff dijo el viernes que el banco tiene autonomía para establecer sus políticas, pero fuentes gubernamentales dijeron que están preocupados porque más alzas podrían enfriar una recuperación.

En comunicados recientes las autoridades del banco central brasileño han reiterado que están listos para hacer lo que sea necesario para bajar la inflación a 6,5 por ciento este año y 4,5 por ciento en 2017.